Tag Archives: violencia de Estado

Violencia no es estar arrecho, violencia es estar armado.

El problema de Venezuela no es la falta de diálogo, sino que está gobernada por una dictadura. José Miguel Vivanco,

Cuando ya usted se encuentra a nivel de justificar la muerte de otro ser humano teniendo como principal motivación una ideología, el diagnóstico es uno solo: es usted un instrumento de la barbarie, la ignominia y la impiedad… Adriana Ponte Guía

Protegido detrás de una reja un guardia nacional bolivariano asesino a un joven que intentaba arrojar una piedra. No es uso indebido de arma de fuego. Es asesinato. Y cobardía. Gustavo Valle

Si los cuerpos armados de un país consideran que un niño con una piedra en la mano y detrás de una reja puede ser una amenaza tal que requiera asesinarlo a quemarropa después de 18 años de lucha intensa contra el imperio y de la posibilidad de ser invadidos por sus marines, no sé, algo huele a azufre ¿no? Ana Chin A Loy

Hoy Basil Da Costa se llama José David Vallenilla, 22 años, asesinado en el distribuidor Altamira. Que no haya muerto en vano. Boris Muñoz

Mi insomnio quiere que ese muchacho corra, corra, corra, que sea feliz, se enamore, vaya a la playa, se enamore, diga tonterías. Margarita Arribas

… y uno se queda mudo ante tanto horror. Porque la vida sigue con la sensación de estar mutilado. Matan a los chamos y con ellos mueren sus madres, sus padres, sus hermanos, sus amigos, sus afectos. Con ellos, todos morimos un poco. Cargaremos con esta historia, viviremos bajo su sombra y estaremos obligados, de por vida, a luchar para que no se repita. Marie Claire Kushfe

Seguir lanzando jóvenes a la salvaje molienda de los perros defensores del gobierno no tiene sentido. Esta estrategia hay que cambiarla ya! Tom Monasterios

Nicolás, amigo, conociste a mi hijo en Plaza Venezuela, fui tu jefe en el Metro. David Vallenilla

Es un esfuerzo heroico que hay que aplaudir, sin armas de fuego están prohibidas, sin escopetas de perdigones están prohibidas, con agua y el “gasecito” lacrimógeno que están permitidos, solamente, eso es heroico y eso debería resaltarse de esa forma Nicolás Maduro

Bonuscrack
La primera gran rebelión popular latinoamericana del siglo XXI les está pasando al lado y ni se enteraron. Magdalena López

Recopilación realizada por Guaritoto González

°Titulo Aleisa Mondolfi

El Robo es su divisa

“Cuando la tiranía se hace ley, la rebelión es un derecho” Simón Bolívar… ¡agárrate Nikolai! Vicente Corostola

El verdadero hombre nuevo es el Guardia Nacional. Fedosy Santaella

El honor no se divisa… lo que se ve son choros uniformados. Jorge Sayegh

Ni el Ejército, la Armada y la Aviación han hecho algo por detener el proceder de la GNB. Su silencio debe registrarse en la historia. Andrés F. Guevara B.

Si el resto de las FANB no reaccionan con la actuación hoy de la GNB son tan delincuentes como ellos. Fran Monroy Moret

Policías y ladrones. Sin diferenciarse como en el juego infantil, hoy los mismos uniformados jugaron ambos roles a placer. Naky Soto Parra

Al hambre y al hampa (común y administrada); a la corrupción y al narcotráfico; a la desnutrición y a la difteria, se suma la GNB ladrona. Francamente. Jesús Peñalver

En cualquier parte del mundo un camión, carro, o lo que sea, se lleva por el medio a un poco de gente, es un acto terrorista. Aquí el terrorista es el que se “atravesó” a una tanqueta del ejército. Mal parao pues. Adriana Morreo

Alguna diferencia entre los terroristas que atropellan personas en la calle y los GNB en tanquetas que hacen lo mismo? Alex Delarge

Alguna diferencia entre la GNB y los colectivos paramilitares? Ibéyise Pacheco

Este debe ser el único país del mundo en el que “las fuerzas del orden” asaltan mientras reprimen. Roban celulares, cámaras, lentes, carteras, hasta pantalones y zapatos, a la vista de todos. No lo ocultan, debe ser parte de los alicientes que les da el gobierno por su ferocidad. Germán Cabrera T

Guardias y policías robando zapatos, morrales, celulares. Así de bajo han caído. Leonardo Padrón

A nadie puede extrañar que la GNB mate, robe, aprese a cualquiera, torture a detenidos y “siembre”, ellos son como sus jefes. Thays Peñalver

La oposición es tan violenta que el Estado ha tenido que matar a sesenta de ellos. Camilo Ernesto Reyes Rodríguez & Mirco Ferri

La reunión de la OEA fue suspendida hasta dentro de doscientos muertos. Yahaira Espadas
 

Bonuscrack
No volveremos a ser el país que fuimos hace meses, años o décadas. Seremos, quizás, lo que nos de la gana, porque estamos trabajando para eso. Luis Carlos Díaz Vázquez

Recopilación realizada por Guaritoto González

Usted es mercancía ya negociada

Para el que tiene buen olfato, el culo siempre queda demasiado arriba. Siento la nariz saturada hasta el punto de casi estar insensible al hedor de la conspiración. Ni siquiera los aireados pasillos que flanquean el hemiciclo de la Asamblea logran despejar el aletazo fétido de la traición. El estancamiento de nuestras esperanzas como país se puede otear en el ambiente bajo el olor del plomo y lacrimógenas. No tengo certezas, pero sí corazonadas. También tengo “gente”. Desde adentro y desde afuera, mucho periodista, mucho político, mucho intelectual, mucho amigo, comenta escondido tras el trago, lo que siente, piensa y a veces hasta lo que sabe, y a diferencia de tanto articulado comentarista de los medios, lejos de decir lo que dicen todos –no sin antes hacer un recuento histórico, como si repasar la cagada que pusimos nos fuera a exorcizar del fantasma que nos tiene presos–, dicen otra cosa. Lo que dicen, lo dicen encapillados, porque es lo que casi nadie se atreve a decir. Lo mismo que yo creo sentir y saber: Nos vendieron.

Entonces su dolor y el de la familia venezolana se ha hecho susceptible de regateos de mercado y de las rebatiñas desprolijas de los bachaqueros de la miseria humana, que en este caso son sus propios representantes electos. Mientras familias enteras pasan hambre, niños mueren en los hospitales y padres de familia son asesinados a sangre fría por ejercer su legítimo derecho a la protesta pacífica, la agenda que se está empujando no es la sacar al presidente y tomar el poder de manera inmediata para implementar los dolorosos correctivos necesarios para superar la crisis. La verdad es que nadie quiere tomar las riendas del caballito brioso que de tanto dar, terminó por reventarse. Nadie quiera sentarse en el cojín apestado con los gases corpóreos del mórbido obeso en la silla de Miraflores. Nadie quiere tomar este perol viejo para tratar de hacerlo volver a funcionar. Al menos no “por ahora”. Por ahora es mejor tomar opciones blandas, half measures y correr la arruga. Para asegurarse quién sabe que dádivas contractuales. Quién sabe que causas legales remendadas. Quién sabe que cambures manipulados por los genetistas de la política nacional. Así, ante la vista apacible de los lagos artificiales –o de la cancha de Polo–, bajo cocoteros como los nuestros –pero extranjeros– entre aromáticos vinos de cosechas inaccesibles, los rones más amaderados del Caribe y whiskys de añadas ancestrales, las cabezas de los venezolanos se sirven en bandejas plateadas para ser disfrutadas como exóticos condumios.

Usted y yo somos mercancía ya negociada y llevamos en la frente un numerito que indica, entre otras cosas, la fecha en que caducaremos, ya sea por enfermedad –que no podremos tratar–, hambre –que no se saciará–, tiro, puñalada o arresto cardíaco producto de alguna arrechera mal administrada. También corremos el riesgo de caducar como ciudadanos de nuestra nación, y tengamos que sufrir las indignidades del exilio forzado y los desamores de pelar bola lejos de tus amigos y familiares como cualquier fugee. No quiero ni empezar con las ciertas posibilidades de una secesión que acabe con el país tal y como lo conocemos.

Este es mi parecer y es lo que me dice la cabeza –también el corazón–. Una cosa. No deje de actuar en pro del objetivo, porque es sano y las cosas, en la vida –y en la política–, cambian todos los días. Vaya y confirme su firma, pero vaya a sabiendas de que, por lo pronto, lo que va a hacer es validar la entrada de Aristóbulo a la historia republicana –de una república perdida–.

Espero, luego de este ejercicio expiatorio, los comentarios sobre “cuanto daño estoy haciendo al decir esto”, pero –y esto lo escuché por ahí y se me quedó pegado como un chicle– pienso que el que crea que la ciudadanía es demasiado inmadura para enfrentar la verdad, es demasiado inmaduro para asumir la política. La verdad siempre te hará libre. Me rehúso a permitir que otros negocien con lo que es mío y aunque ya esté facturado, aún me siento libre.
¿Tú qué?

Cesar Oropeza

Derechos de publicación cedidos por el autor a InfoVzla.

Optimista crónica

La madurez me alcanza en un país con una de las tasas de homicidios más altas del mundo, con miles de emigrantes jóvenes tratando de buscar una vida sin la amenaza de la violencia, ahora con escasez de alimentos, carestía, dificultades para encontrar medicamentos.

Creo que solo nos faltan las bombas para ser un real estado de guerra, pero tenemos la granadas. Esta semana dos jóvenes delincuentes que operaban en un secuestro murieron dentro del carro porque se les activo accidentalmente la granada que llevaban para el caso. Se preguntarán qué se puede hacer con una granada si ya se tiene una pistola? Así de absurda es la guerra. Días después en un operativo policial con el fin de liberar a un militar y en operación contra un barrio donde opera una de las bandas delictivas o varias de ellas de mayor poder, crecida bajo la vista gorda de este gobierno y ahora tan poderosa como ingobernable, una mujer de 20 años, una muchacha pues, embarazada, murió en respuesta de los efectivos a los que les lanzó una granada en defensa de odio contra la invasión, la muchacha era hampa, probablemente el policía de otros 20 años también.

La vida continua, ponen los renos del CCCT, la gente va en lycras ridículas bajo el sol al gym, las guacamayas pasan, los cines atiborrados, aunque pasen apenas una mísera variedad de películas.

Yo me encuentro en el punto que nunca temí pero ahora temo, muy joven para la entrega sosegada de la vejez pero ya sin los ímpetus juveniles de arriesgar la vida por una cuba libre. Conozco mi ciudad, la pateo, de día, rápido, zagas me muevo, de noche me agazapo.

Mis amanecidas son con azulejos que me visitan buscando cambures. Mis libros, lo que no pude regalar después de leer y ahora releo. No hice hallacas, no puse arbolito, amigos queridos me regalaron matas de Navidad y un alegre rojo que se esparce por mi pequeño apartamento me recuerda que es navidad, que no me da la tristeza para celebrar, que esto es una bomba de tiempo porque me alcanzó a mi. Celebren el 6 D con toda la magnificencia de ese logro, pero se viene los estertores de la guerra, donde peores cosas nos tocará ver.

Sueno como un profeta apocalíptico, pero soy una optimista crónica, por eso sigo aquí.

Monito Underwood

Derechos de publicación cedidos por la autora a InfoVzla.

Más violencia

Tarek sigue con su triste campaña de victimización, pero le falta emocionalidad para conmover a otros, humildad para entender la extraordinaria oportunidad de esta coyuntura para hablar de DDHH; y le faltaron palabras esta mañana cuando le preguntaron si estimaba que esta agresión era por su condición de Defensor o por la de militante del Psuv, esa que perdió apenas 2 días antes de su nombramiento. Porque en Venezuela, Tarek puede agredir a un periodista, y no pasa nada. Tarek es más audaz como victimario que como víctima.

Y un preso puede casarse dentro del penal donde paga condena, hacer una fiesta y gozar de una reseña en diario local. Aquí, una candidata a diputada puede burlarse de la escasez indicando que las colas son sabrosas y un gobernador puede prometer que comeremos piedras si es necesario. El presidente de la Asamblea Nacional, que mantiene un programa de televisión especializado en delaciones y amenazas, puede afirmar que el gobierno jamás ha perseguido a nadie, y volver al manido argumento de que la oposición quiere ganar la mayoría en la Asamblea Nacional para derrocar a Nicolás con un golpe de Estado. Para él, la mejor manera de evitar la violencia es ganar las elecciones el 6 de diciembre. Es una relación errada, pues bajo su victoria anterior, el fin de semana cerró con más de 30 asesinados -solo en Caracas-, hoy incautaron dos granadas más y mataron a un delincuente a plena luz del día en Altamira.

Censurados
El vicepresidente regional de la Sociedad Interamericana de Prensa, Asdrúbal Aguiar, habló en la 71ª asamblea de la SIP pidiendo que la organización dicte una resolución declarando la manifiesta y final ruptura de la libertad de expresión y de prensa en Venezuela: “la columna vertebral, el periodismo independiente y la fuerza modeladora de la opinión, se encuentra fracturada, imponiéndose un totalitarismo comunicacional de Estado”. Señaló como principales victimarios a Nicolás y a Diosdado, no solo por los ataques y amenazas contra la prensa libre sino también por el bajo acceso a la información pública. Pidió por los presos políticos, por la necesaria observación internacional para las elecciones parlamentarias y por el seguimiento a la anomalía que el estado de excepción en frontera puede sumar al escenario electoral.

Edinson Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, denunció ante la SIP que en Venezuela hay “hostigamiento permanente de los pocos medios independientes que quedan”, cuestionando la concentración del Estado sobre los medios de comunicación, explicando cómo el Gobierno hostiga medios priavdos, logra comprarlos y los transforma en una herramienta más de propaganda oficial; cómo se ha construido un Sibci descomunal que solo sirve a los intereses del Psuv, no del país.

Pruebas
Desirée Santos Amaral fue sustituida de la presidencia de VTV por el periodista Luis José Marcano, según consta en un tuit de Nicolás. Sigue siendo ministra de Información y Comunicación y desde este cargo aseguró hoy que el Gobierno jamás ha impuesto censura a los medios, retando a todos a que le busquen una prueba de esta acusación. En su criterio, la única exigencia de Nicolás a los medios es que digan la verdad, pero ni de broma se quejarían si lo criticasen. Para Desirée, la libertad es una premisa del chavismo sobre todo el periodismo. Cara ‘e tabla.

Económicos
Se necesitan 10,6 salarios mínimos para pagar el costo que alcanzó la Canasta Alimentaria Familiar en el mes de agosto: 78.612 bolívares. Sáquenlo por el precio de una lata de atún: la de 140 gramos pasó de 45 a 350 bolívares, un aumento que supera 800% solo en 2015. El dólar negro se mantiene impulverizable por encima de los 800 bolívares, y la Cepal estima que la economía venezolana cerrará el año con una baja de 6,7%, adelantando una caída de 7% para 2016. La mayoría de los economistas que sigo calificó el cálculo de la Cepal como discreto, de igual modo que el 200% para la inflación de 2015, ya la calculan de 230 a 260%. Y no hay manera de creer que unos tipos preocupados por recordar la cantidad de meses de muerto del finado tengan algún interés en revertir las condiciones que nos trajeron hasta aquí. No mientras trivializan las colas, la escasez, mientras amenazan con más violencia a un país que vive en violencia. Más granadas, y no pasa nada. La guerra no es económica.

Por Naky Soto Parra

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

http://zaperoqueando.blogspot.fr/

El pan del pueblo

Por Torkins Delgado

El parling:

Para empezar, voy a hablar del gobiernito zombi, porque vivimos en un país en el que el Estado, específicamente los militares, tiene el monopolio de las armas y las putas balas son hechas por la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM) perteneciente al estado y regentada por las Fuerzas Armadas Bolivarianas Patriotas Antimperialistas y Chavistas. En USA, por ejemplo, si eres un maldito loco asesino tienes el derecho constitucional de armarte con bombas de hidrógeno si te da la gana.

Vivimos en un país donde los delincuentes son entrenados y, muchas veces, financiados por el partido de gobierno, y sus fuerzas de seguridad son una mafia que cobra vacuna para que no te roben, secuestren, invadan, expropien o maten, cuando no hacen el doble papel de pacos y choros, a veces en el mismo tiempo y espacio.

Vivimos en un país donde existen infinitos proyectos de seguridad ciudadana, todos incumplidos, todos fracasados; donde la impunidad campea, y junto con la muerte son de las únicas cosas de las que podemos estar seguros los venezolanos. Vivimos en un país donde la justicia depende de cuánto real tengas y de cuánto estés dispuesto a dar. Por ejemplo, de nada sirve que se anuncie que tal trámite es gratuito, cuando los funcionarios burócratas por conveniencia te lo hacen inalcanzable hasta obligarte a usar un gestor “que tiene a alguien dentro y te lo saca rapidito”, pues ya todo esto es violencia de estado.

Y es que cuando el fulano mafioso sale en televisión pública con grabaciones ilegales de conversaciones, adquiridas sin debido proceso, para denigrar, burlarse o acusar a tal o cual opositor desde el delito, es violencia de estado. Cuando todo el mundo sabe de manejos irregulares en la administración pública y no existe contralor constitucionalmente electo e independiente, es violencia de estado. Cuando un juez es provisorio o interino, y se le niega la garantía de estabilidad laboral y con eso la independencia de sus decisiones, es violencia de estado. Pero es que si necesitas un mínimo de tres días de siete horas de cola para conseguir la cesta básica/básica sin marcas o control de calidad específico, sólo de productos digamos plain, (para los que creen todavía en la tesis de la guerra económica, sepan que quien determina dónde cuándo y con cuánto van a ir los camiones de distribución de TODOS los productos que se venden en el país es la Guardia Nacional Bolivariana) eso, eso también es violencia de estado.

La historia de X y Y

X era un mecánico natural, de esos panas que no entienden de nada que no sea de motores, para los que no hay otra cosa aparte que le interese que una jeva y unas cervezas (no necesariamente en ese orden). No le importa una mierda la política y siempre dijo su mantra favorito, aprendido de su abuelo que llegó a Caracas a mediados de los cincuenta a trabajar en las soluciones habitacionales del banco obrero: “Si no trabajo no como”. Su hermano Y tampoco estudió completo, pero siempre se movía bien con las ventas, hasta que le quitaron “su” pedazo de acera e indignado gritaba que le era vulnerado su derecho al trabajo, X se reía, porque consideraba que comprar vainas a los chinos y venderlas en la calle no era trabajo, en cambio él no tenía taller, pero podía resolver cualquier problema con una manguera, un destornillador y un martillo en cualquier calle. Una tarde después de matar un tigre en el barrio, X se dedica a su propio carro, un bichito francoitaliano coveadito, rines y cauchos nuevos, carburador y empacaduras recientes y como era de esperarse un equipo de sonido más caro que el motor. Nada combina mejor con el aceite de carro que la cerveza, pero ya menguado el sol y la vejiga dinámica es mejor el ron o en su defecto el juvenil anís. Cuando se tiene carro siempre hay algún güevon que llevar bien lejos y mientras más amigo, más compadre, más lejos vive, en un barrio perdido en la periferia de Cúa por ejemplo…allá con una botella caminera y los agudos en su siseo palpablemente acompasado dejó a su compadre.

Allá también le quitaron la vida inexplicablemente, sólo le despojaron de unos pocos dineros, sólo le robaron un celular viejo, le sacaron lo que quedaba de botella y lo mataron porque seguramente erró la curva para salir del laberinto mirandino. Allí estuvo hasta la rigidez, hasta confundirse con el contenedor lleno de huelgas sospechosas y desidia vecinal, hasta empollar los huevos de moscas tornasol en su vientre abierto dentro de su carro tornasol. La ensalada de parlantes – Rockford, mtx, bose, infiniti, jl – estaba intacta en la maleta así como las puertas y cuanto lugar libre había donde pasar un cable, también su repro pioneer y lo más importante y costoso: su talega de herramientas obrada y macerada a lo largo de 25 años de grasa y gasolina. Todo allí en el carro tornasol sin aire acondicionado estacionado en la tragedia.

Pasadas las 5 la esposa de X llamo a Y, su compadre le aviso donde estaban los restos de X, que no había nevera que viniera a Caracas, pero que alguien tenía que ir a Cúa a tratar de recuperar lo único que le había dejado a sus cuatro hijos, una discoteca rodante y unas cuantas herramientas, con eso podían pagar el entierro y serviría de ayuda mientras conseguía un sucesor, Y se empujó pa’ Cúa en transporte público, triste y arrecho, cansado y concentrado, sabía que tenía el carro de su hermano y lo volátil que son las herramientas y los equipos de sonido en los estacionamientos de tránsito, vapor al ser enganchados en la grúa. Al llegar ya había pasado la hora del portón y no tenía suficiente dinero para materializar la llave, volver a Caracas resignado del destino de la herencia. Al volver, a correr hasta la morgue donde no ha llegado el cuerpo pero se entera de que no lo van a entregar por ser asesinato, a no ser… suspira… que se pague a alguien cerca de cinco mil para liberar el cuerpo, de resto tienen que esperar porque hay gente importante y los que ya pagaron primero… hoy Y le cuenta a quien lo escuche que su hermano no cayó en ningún ajuste de cuentas, y que él tiene que ajustar unas cuantas cuentas con la nación que lo violenta todo los días todo el tiempo, con sus ciudadanos alcahuetas.

El portugués

Cincuenta años en un país es mucho país en la piel, en las arrugas, en la retina, en los intestinos. Cincuenta años de Venezuela tenía el señor José en su portuguesa humanidad de setenta y siete años. Emboscado en la puerta de su comercio, ejercía la más noble y espiritual profesión que las manos y el fuego pueden gestar: panadero.

Asesinado en la mañana, cuando no se ha vendido ni una canilla.

Asesinado sin motivo, cuando el horno todavía está frio.

¿Para robarle qué? ¿El trocado del día anterior? ¿Para que no echara paja? ¿Porque no pagó vacuna?

Conocí al señor José, no solo era mi vecino, también comí del pan que hicieron sus manos, lo compré casi todos los días desde hace más de ocho años; como seguramente lo hicieron alguna vez sus asesinos, alguna mañana en que su madre salió del trabajo y les llevó de desayuno pan de El Faro. La familia me reconfortó con cariño y amistad en mis lutos y celebró la llegada de mi hijo con alegría y aprecio.

Me pesa tanto tener que hablar de la violencia como política de estado y que sea uno de los ejemplos de nuestra terrible indefensión, de la mierda que nos cerca…es inminente que la sangre de todas estas víctimas salpica a quienes detentan el poder, ahí está en la espalda de la señora fiscal cómplice de cerca de cinco mil muertes sólo en lo que va de año.

Como decía Chateubriand: “la justicia es el pan del pueblo, siempre esta hambriento de ella.”

 

Por Torkins Delgado para #infoVnzla

@infoVnzl

 

“En Venezuela, la violencia de Estado se ha convertido en la norma.”

Por Axel Gyldén, publicado el 09/05/2014 y actualizado el 14/05/2014

Al tiempo que Human Rights Watch (HRW) publica un reporte abrumador sobre la violencia de Estado en Venezuela, la abogada de los derechos humanos Delphine Patétif estima que el presidente Maduro se embarcó en una espiral represiva infernal.

¿El abrumador reporte de HRW, difundido el 5 de mayo de 2014, que reporta la violación “sistemática” de los derechos humanos en Venezuela, corresponde a la realidad? 

Lamentablemente si. (Leer y descargar el reporte de HRW aquí). La situación es extremadamente grave. Desde el inicio de las manifestaciones el 4 de febrero (hasta la fecha de esta publicación el 14/5/2014), se han reportado 2700 detenciones arbitrarias, 43 muertos y 80 casos de tortura. Se cuentan 361 detenidos políticos. Finalmente, fueron destituidos de sus cargos tres funcionarios electos: la diputada de oposición María Corina Machado, y los alcaldes de San Cristóbal y de San Antonio del Táchira, en el oeste del país. Somos testigos también de procesos judiciales “resumen” que duran apenas dos horas: el tiempo que les toma a los jueces que sirven al poder de ejecutar decisiones dictadas directamente por el palacio presidencial.

La violencia de Estado se ha convertido en la norma, siendo el ejemplo más reciente  la vasta operación de la policía llevada a cabo ayer jueves 8 de mayo. Dos días antes, otra acción igualmente atroz tuvo lugar: el 6 de mayo el ejército irrumpió dentro de la segunda universidad del país, la Universidad Católica Andrés Bello (la cual, contrariamente a lo que su nombre indica, es laica) disparando  balas de vidrio y dejando un saldo de 9 heridos graves, uno de los cuales se debate entre la vida y la muerte.

Justo antes de ésta intervención, hombres del gobierno allanaron a las 4:00 a.m. la residencia de una joven pareja con el fin de detenerlos (ella embarazada de 8 meses). Y todo ello sin ninguna orden oficial. La justicia, si se le puede llamar así, tardó apenas dos horas para decidir que la joven sería condenada a tres años de prisión. Fue recluida embarazada en la prisión de mujeres mas peligrosa del país, el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF). A su marido, a quien señalaron como “terrorista” solo por el hecho de manifestar, aun haciéndolo pacíficamente, lo detuvieron por tres años en la prisión de Yare III, ubicada igualmente cerca de Caracas.

¿Se trata de un caso aislado?

No. Este es sólo un ejemplo entre miles, incluyendo muchos de ellos a menores de edad. La particularidad de éstos arrestos es que los agraviados son mantenidos ocultos durante periodos más o menos largos, aislados de todo, de sus familias y abogados. Jurídicamente se pueden catalogar como “desaparecidos”. A veces reaparecen después de diez días de aislamiento. Se trata de una tortura moral, que se suma a todas las demás violaciones de derechos humanos ya descritas.

La gente es maltratada frecuentemente. Los defensores de derechos humanos han registrado 80 casos de tortura (de hecho existen 500 pero sólo 80 se han atrevido a declarar) y 1500 victimas de  malos tratos.  Se obliga a la gente a  mantenerse de pie “en el rincón” durante horas, sin agua, siendo golpeados fuertemente, incluso sobre heridas ya existentes. Se utilizan también ciertos métodos del ejército israelí como por ejemplo hacerlos circular por horas dentro camiones con la finalidad de desorientarlos.

Todos los casos de los que hablo están plenamente documentados. Por citar algunos casos trágicos, evocaré el caso de Geraldine Moreno, 22 años, ejecutada de una bala en la frente disparada a 50 cm de su cara ; el de José Alejandro Márquez, ingeniero de 34 años torturado a muerte (cuyo expediente llevamos ante la ONU); el de la buhonera Marvinia Jiménez, 30 años, abatida a golpes (con un casco de motorizado) en el suelo, por una funcionaria de la policía bolivariana. Marvinia conserva graves secuelas de éste hecho.

Hay muchos otros ejemplos, como el de Juan Manuel Carrasco, 18 años, detenido por la policía y violado por un cañón de fusil… Su caso fue llevado igualmente a la instancia de “Procedimientos Especiales” del Alto Comisariado de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

¿Son eficaces éste tipo de mecanismos?

Hasta cierto punto sí, ya que tienen un pequeño efecto disuasivo. Cada vez que presentamos un informe delante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en Washington o delante de la ONU, en Ginebra, la violencia policial se calma temporalmente: durante una semana el gobierno venezolano se ocupa más de criticar estas instancias (diciendo que son auspiciadas por la Casa Blanca) que de torturar o matar estudiantes. Pese a esto, la cobertura mediática de la crisis venezolana es, en Francia, mínima. Aun pasando hechos graves. Tratándose del gobierno francés,  supuesto representante de los derechos humanos, su silencio es, desde mi punto vista, grave, y tiende a enviar el mensaje de la complicidad de facto. En Derecho el silencio es equivalente a consentimiento.

El mes pasado Jean-Luc Melenchon se expresó para decir  básicamente que los estudiantes provienen sólo de clases privilegiadas y que son auspiciados por los fascistas …

El primer signo de honestidad intelectual sería el venir en persona,  para vivir in situ lo que esta sucediendo. Y hacerlo no en carácter de diputado invitado sino como ciudadano común, y absteniéndose de comentar y criticar la situación públicamente según lo que le informa  el gobierno venezolano. De cualquier manera, sus declaraciones demuestran lo poco que conoce de la historia de Venezuela, de la estructura de su sociedad y del perfil político de los manifestantes. De los 43 muertos (de los cuales 9 pertenecían a fuerzas del orden), 35 pertenecen a la clase media-baja.

La gente que protesta en Caracas y en el resto del país son estudiantes universitarios que pagan el equivalente a 180 euros de escolaridad por semestre. Para darles un equivalente francés, yo diría que el perfil sociológico de los estudiantes que protestan corresponde mucho más a la Facultad de Nanterre que a la de Dauphine.

Si ciertos observadores fuesen menos superficiales y tuvieran un mejor conocimiento de Venezuela, sabrían que la aplastante mayoría de la población venezolana es culturalmente el resultado de influencias políticas que van del centro, centro-izquierda a la social-democracia.  Y esto por reacción al régimen dictatorial de derecha que los venezolanos conocieron hasta 1958. De hecho, en Venezuela, no hay una derecha como la de Chile o Francia, por ejemplo.

Una última precisión: la mayoría de la gente verdaderamente rica que estaba en desacuerdo con Hugo Chávez, y aún menos con su sucesor Nicolás Maduro, han ido abandonando Venezuela para instalarse en Paris, Madrid o los E.E.U.U.

En cuanto a mi, yo defiendo los derechos humanos. Si mañana es la oposición la responsable de atrocidades similares a las cometidas por el gobierno actual, su policía y su ejército, las denunciaría con la misma fuerza.

¿Cómo ves el futuro?

Mas bien oscuro. Asistimos a una escalada de represión. La prueba: la mitad de los 2500 detenidos a los que hacía referencia tuvieron lugar durante el último mes. Pero la situación es cada vez mas incontrolable por causa de la escasez de alimentos y la falta de medicamentos en los hospitales, como por ejemplo, los antirretrovirales. Esta escasez alcanza, en efecto, a todos por igual, sean chavistas o no.

En los barrios mas pobres, cada vez más gente que alguna vez apoyara -y hasta idolatrara- a Chávez, están hoy descontentos. Por primera vez, una encuesta publicada esta semana indica que más del 60% de la población rechaza la manera en la que el gobierno de Maduro ha gestionado la crisis. Más que nunca, Venezuela es hoy en día un polvorín. Es por esto sin duda que, el pasado 28 de abril la Corte Suprema limitó el derecho de protesta, reforzando aún mas los poderes ya ilimitados de la policía y el ejército. La represión no se debilitará.

¿Cuál es la diferencia entre Maduro y Chávez?

Chávez era mucho mas humano: por ejemplo, permitía que el Comité  Internacional de la Cruz Roja Internacional (CICR) accediera a las prisiones, porque él mismo se había beneficiado de su ayuda  estando preso de 1992 a 1994, después de su intento fallido de golpe de estado el 4 de febrero de 1992. El presidente Maduro no permite el acceso del CICR a las cárceles.

Tomemos el caso de Iván Simonovis, un antiguo comisario de policía que se encuentra preso desde hace ya 9 años, quien sufre de osteoporosis porque no ha visto el sol más de dos horas en 10 años, y que actualmente esta agonizando. Sus abogados, médicos e incluso Amnistía Internacional han pedido que se le autoricen visitas y ayuda médica por “razones humanitarias.” En diciembre Maduro hizo conocer su respuesta diciendo: “Yo no creo en medidas humanitarias”.

Es por esto que deseo fervientemente que Francia utilice su influencia para hacer cesar la masacre y que se respeten los derechos humanos en Venezuela.

 

Fuente Original: Gyldén, Axel.” Au Venezuela, la violence d’Etat est devenue la norme” Amérique du Sud. Mayo 09, 2014. L’Express. Mayo 21, 2014.

http://www.lexpress.fr/actualite/monde/amerique/venezuela-hugo-chavez-etait-plus-humain-que-l-actuel-president-nicolas-maduro_1536905.html

Foto: Caracas, el 8 de mayo 2014. Desde el comienzo de las protestas el 4 de febrero, se han registrado 2700 detenciones arbitrarias, 43 muertos y 80 casos de tortura, según HRW.  Reuters/Carlos García Rawlins

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzla