Tag Archives: UCV

Una apuesta muy costosa de Naky Soto Parra

Contexto
El día comenzó con la noticia del asesinato de la cantante criolla Elisa Guerrero, en Tinaquillo. También asesinaron a un militar -luego de atarlo a un árbol- en la vía a Güigüe. A mitad de mañana se conoció de una situación de rehenes en el Banco de Venezuela de Bello Monte, y, de una joyería del CCCT, se robaron 7 kilos en oro. Mientras tanto, por la partidización de la Fuerza Armada, se conmemoraron los 40 años de graduado del finado, y el ministro de la Defensa entregó la medalla “Hugo Chávez” por alta fidelidad bolivariana. La Contraloría ratificó la inhabilitación política de Daniel Ceballos, y el ministro de Finanzas, celebró el envío desde Uruguay de 265 mil toneladas de alimentos que pagaremos con más petróleo. La UCV declaró paro indefinido por incumplimiento del contrato colectivo. Las lluvias en Apure continúan afectando a más personas.

Las líneas de Chombur
Con ese prólogo y con 4 horas de retraso, llegó Nicolás a la Asamblea Nacional. Venía con el alma renovada por haber hablado con Alexis Tsipras. Ahora Grecia es el ejemplo a seguir, el default es la traducción “del coraje y la dignidad del pueblo griego que no se deja doblegar por los poderes financieros del mundo”. Lo dice con un dólar paralelo a 519 bolívares, y después que Aristóbulo Istúriz ratificara en su discurso, que el control cambiario es una medida política y no económica.

Nicolás denunció “una grave campaña, promoviendo el odio, la desconfianza, elementos negativos sobre el carácter y el ser venezolano”, pero no hablaba de la línea editorial de VTV contra los opositores, ni de autoridades venezolanas contra defensores de Derechos Humanos. Nicolás quería denunciar una escalada del conflicto con Guyana, la que finalmente protagonizó, haciendo evidente el uso electoral del tema del Esequibo. Pero hasta el chauvinismo reclama talento.

“Hay una operación política, mediática, económica, contra Venezuela (…) una operación tenaza para implantar conflictos de alta intensidad”, denunció a gritos. Habló de los intereses geo-ideológicos, geo-económicos y geo-estratégicos contra su mandato; pero reconoció que Obama es chévere, que el canal diplomático con EEUU está aceitado; aunque 15 minutos después acusara al Pentágono y a la Exxon Mobil de ser los artífices de la campaña de Guyana contra Venezuela. Because, fuck logic.

Declaró írrito el tratado de París (1899) y a todo el show de indignación, no fue capaz de agregar información de Guyana como beneficiario directo de Petrocaribe. En cambio, y como si se tratara de un bachiller en una exposición de Geografía económica, utilizó más de una hora en leer -mal- el material que el equipo de Cancillería le preparó sobre el Esequibo. Tantos minutos desperdiciados para explicar las líneas de Chombur (sic), porque Schomburgk no lo iba a decir jamás.

Las acciones
Además de tratar de convertir en popular y nacional un conflicto diplomático, anunció que:
1. Llamará a consulta a la embajadora venezolana en Guyana.
2. Reducirá el personal diplomático en Guyana.
3. Revisarán integralmente la relación con Guyana.
4. Irán a la ONU, Celac y Unasur -con Delcy como Canciller- a denunciar las agresiones de Guyana.
5. Llamará a Ban Ki-moon, no se ha enterado que David Granger le lleva una larga ventaja.
6. Realizarán una gira por el Caribe y América Latina para explicar la postura de Venezuela, justo ahora, en plena bonanza petrol… oh, wait!
7. Mañana sale en Gaceta Oficial el Decreto 1859 -que sustituye al decreto 1787- en el que resume “la postura de Venezuela”. Me queda la duda con la explicación que brindó, si rectificó los términos del 1787 con Colombia.
8. Vía Ley Habilitante, crea la Comisión Presidencial para asuntos limítrofes, que será dirigida por Jorge Arreaza.

¿Y ahora?
Nicolás tiene difícil hacer del conflicto con Guyana su nueva campaña “No somos amenaza, somos esperanza”. Guyana no ha agredido a los venezolanos, sino que ha criticado con solvencia la postura del Estado venezolano con la emisión del Decreto 1787, por eso logró el apoyo pleno del Caricom. En consecuencia, la gestión de la unidad para defender la soberanía nacional es una locura. 2 años después, Nicolás recordó que es Presidente de todos los venezolanos, incluso de los que se le oponen, y sueña con el diálogo y el entendimiento después de 16 años de agresiones y a pesar de haber amenazado con acciones de calle, ante el escenario probable de una victoria opositora en las elecciones del 6 de diciembre.

Como objetivos de cierre planteó: “garantizar la paz, defender los derechos sobre el Esequibo y proteger la unión de la América Latina”. No puede garantizar la paz en el país, es incapaz de defender los derechos de sus conciudadanos y fomenta la polarización, pero quiere la unidad de todos ante el riesgo de una supuesta amenaza bélica. La peor cortina de humo para tapar nuestra crisis, una apuesta muy costosa.

Naky Soto Parra

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

http://zaperoqueando.blogspot.fr/

OPSU y el cerro de Graisa Molina

El profesor de Castellano I, O. Díaz Punceles, en el primer semestre de la ECS de la UCV, entró a nuestra segunda o tercera clase y antes de repartir las prácticas que habíamos hecho en la anterior, nos dio lo que para mi fue una lección irrefutable de vida y resumen de mi paso por la universidad. Palabras más palabras menos nos dijo: “Aquí se acabó el cerro. Se acabó la latica de agua en la espalda para llevarla al rancho. Se acabó el “yo soy pobre”, se acabó el liceo público donde se decía “haiga y jugábanos”. Ya llegaron a la universidad y aquí todos somos iguales, y todos estudiamos para ser periodistas, profesionales. El que no tuvo la suerte de ir a un buen colegio, póngase a trabajar, busque ayuda, arrímese al que lo puede ayudar, hable con nosotros que estamos para ayudarlos. La marginalidad llegó hasta aquí, porque cuando ustedes vayan a buscar trabajo en un periódico no van a poner de excusa que en su liceo no le enseñaron a construir una oración correcta o a acentuar palabras porque son pobres, ahora el responsable porque ustedes escriban bien o no, soy yo, y yo no educo periodistas mediocres”.

Todo ese discurso que podría ser tomado hoy día como clasista, ofensivo o despectivo, fue dicho con una sinceridad, calidez, amor y una fuerza tan grandes, que estoy segura de que, recordándolo o no, se quedó metido en la cabeza de muchos de nosotros a los 17 o 18 años.
En la UCV estudié en hogares en Prados del Este, El Valle, Sebucán, Las Acacias o El Paraíso. No veíamos quién era quién, no pedíamos pedigrí a los amigos, no entendíamos de Mercedes Benz con chófer y carrito por puesto. Simplemente estudiábamos y nos ayudábamos y ciertamente, vi como a mis amigos de clases más bajas que venían de liceos públicos se les hacía más difícil, porque aunque tuvieran el promedio para la carrera, su educación había sido muy deficiente; pero había notas, calificaciones que demostraban que se habían esforzado, que dentro de su universo socioeconómico, habían puesto de su parte para llegar allí.

El OPSU es un retroceso grave. No por la tesis “reduccionista” de que los niñitos de colegios privados pueden pagarse una universidad privada, si no porque le entrega a las universidades públicas del país una camada de bachilleres mediocres para ejercer carreras de alta demanda en capacidades y conocimiento.
Me atrevería a decir que el OPSU es el ejercicio más clasista que ha tenido la educación en Venezuela hasta hoy. Se acabó la educación de altura en el país y ya con eso nos terminaremos de ir por el barranco. Adiós país.

Graisa Molina
Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

http://elestimulo.com/climax/un-cupo-universitario-por-mediocridad/