Tag Archives: plebiscito

EN VENEZUELA, LA TIRANÍA DEL CLAN MADURO

Le Monde, Editorial 22.7.2017

Traducción de Juan Luis Delmont

Foto de Andrés  Martínez Casares / REUTERS

Un pueblo agotado, un país desangrado, presa del caos y la miseria, bajo la bota de un régimen que cayó en el hamponismo: ¿cuánto tiempo más puede durar la tragedia venezolana? Heredero del “chavismo”, vale decir de un desastre económico y social de proporciones históricas, el presidente Nicolás Maduro se aferra al poder, en una huída hacia adelante en la que la violencia de Estado es el pan de cada día de los ciudadanos.

Pero los ciudadanos plebiscitaron a la oposición al régimen el domingo 16 de julio durante un referendum informal y simbólico organizado por el parlamento, controlado por los oponentes. Desde su derrota en las legislativas de diciembre de 2015, el sucesor del ex presidente Hugo Chávez (1999-2013) aplazó sine die todos los escrutinios previstos por la ley. El poder chavista, durante mucho tiempo inderrotable en las urnas, es ahora minoritario en el electorado, pero se niega a la alternancia.

Anda con rodeos, busca derivativos. Como la convocatoria de una asamblea constituyente, que debe ser designada el 30 de julio según un modo de escrutinio corporativo, contrario al sufragio universal y a la propia Constitución chavista. Esta constituyente está destinada a remplazar las instituciones que escapan del poder del ejecutivo, como el parlamento.

Desde abril, los venezolanos le dicen “¡basta!” a la supuesta “revolución bolivariana”, que arruinó a una nación riquísima en petróleo. La ruina de la economía no la provocó la caída de los precios del petróleo, sino el despilfarro populista, la estatización de los sectores clave, muchas veces confiados a militares incompetentes, la corrupción en proporciones nunca antes vistas: la mitad de la renta petrolera de los últimos veinte años desapareció sin dejar huella.

El “chavismo” es la máscara de un Estado mafioso, involucrado en todos los tráficos, desde las drogas hasta las armas. El país es una de las principales plataformas de exportación de estupefacientes hacia Europa. Último pilar del régimen, las fuerzas armadas tienen en sus manos una tercera parte de los ministerios y una parte de la economía. Algunos sectores militares hacen negocios jugosos gracias, entre otras cosas, a un control de cambios instituido desde hace unos quince años.

El destino de los venezolanos es menos envidiable. Recesión, hiperinflación, devaluación de la moneda y pérdida vertiginosa del poder de compra: el empobrecimiento es general. El 16 de julio, los 7.5 millones de participantes en el referendum provenían tanto de las zonas de clase media como de los suburbios y barrios más pobres.

A la oposición que exige elecciones libres anticipadas, Maduro responde con una represión brutal, el uso desproporcionado de la fuerza, detenciones masivas y el recurso a los tribunales militares contra civiles. Desde mayo la soldadesca del régimen abatió con disparos de bala a un centenar de manifestantes. Dos jóvenes más fueron asesinados durante las manifestaciones que acompañaron, el jueves 20 de julio, una jornada de huelga general en el país.
En ese enfrentamiento desigual, los oponentes necesitan la solidaridad internacional. Los grandes vecinos de Venezuela, como Colombia, deben imponer una mediación y, luego, una retirada ordenada del clan Maduro. No hay otra solución. El populismo versión Hugo Chávez devastó al país, arruinó a sus habitantes, desgarró un tejido social ya frágil. Es una alianza entre la incompetencia y el bandolerismo de Estado sobre un fondo de tiranía política. Es eso y nada más.

Versión original: http://www.lemonde.fr/idees/article/2017/07/21/au-venezuela-la-tyrannie-du-camp-maduro_5163360_3232.html

EL PAÍS TOMA LA PALABRA

Por: Leonardo Padrón

Usted puede darle el nombre que quiera. Puede decirle consulta popular. O soberana. O, como dicta la tradición, llamarlo plebiscito. También puede asumirlo como la gran encuesta nacional, la que recogerá la opinión de todo el país electoral, el país que tiene edad para votar y elegir, para respaldar o rechazar, para elegir otro destino o persistir en la pesadilla. En realidad no importa el nombre que le de. Importa el sentido que tiene ese día. Importa que todos nos hemos puesto de acuerdo para -en un mismo domingo- expresar nuestra opinión, para responder tres preguntas que contienen el talante definitivo de nuestro futuro. Importa que la democracia, a pesar de lo sangrante y herida que está, le pide hoy a los ciudadanos que la invoquen, que digan lo que piensan sobre sus gobernantes, que lo expresen de la forma más sencilla posible: con un lápiz, con su cédula laminada y su verdad. Para que el mundo, y nosotros mismos, y los hombres que rumian su poder en Miraflores, oigamos la opinión de todos y cada uno de los que forman parte de un mapa, un gentilicio, una razón de ser llamada Venezuela.

Ellos dicen que no es legal, ni vinculante, que es sedicioso, que solo procura violencia, que si el CNE no participa no vale, que necesita el visto bueno del TSJ, de los hermanitos Rodríguez, del Contralor, del Foro de Sao Paulo en pleno, y hasta algún gesto inequívoco del eterno. Ellos andan nerviosos, inquietos, desajustados. No duermen bien, botan el café, se tropiezan con las vocales. Buscan esquinas oscuras en la constitución, le tuercen la oreja a los artículos, inventan leyes y sentencias de última hora. Quisieran saltarse el domingo 16 de julio, expropiarlo, que sea declarado un día postizo, inexistente, falso en el calendario. Ruegan por un milagro que los ayude a frenar la avalancha, el tsunami, la tormenta. Porque lo que asoma en el horizonte para Nicolás Maduro y su siniestro régimen es un desastre natural de enormes proporciones. Estamos hablando de millones y millones de personas, venezolanos todos, que expresarán de forma cívica, pacífica y organizada su ya basta, su no queremos más dictadura, su exigimos democracia y elecciones libres. Gente en todos los municipios y rincones, en todos los estados y esquinas, en decenas de ciudades en el resto del planeta, que marcará tres veces sí. Sí para expresar su rechazo a la Constituyente. Sí para demandar a la Fuerza Armada Nacional obediencia a la constitución y respaldo a la Asamblea Nacional que nosotros mismos elegimos. Sí para renovar los Poderes Públicos, para conformar un Gobierno de Todos, para realizar elecciones libres, para restituir el vapuleado orden constitucional. Tres veces sí para ser enfáticos, para que no queden dudas, para dejarle claro a la dictadura nuestro multitudinario deseo de volver a vivir en democracia.

Todos los muertos que han caído bajo la metralla del régimen, todos los que han recibido perdigones y bombas lacrimógenas en sus ojos, piernas y rostros, todos los que se llenan de oscuridad y oprobio en las cárceles, todos los que han recibido patadas y golpes en su dignidad, todos los ultrajados y robados por los colectivos y la Guardia Nacional, todos los que se tuvieron que ir del país, todos los que se quedaron sin presente ni sospecha de futuro, todos los que han sido saqueados, allanados, violados, humillados, amenazados, intimidados, burlados, todos, absolutamente todos, tendrán la oportunidad de expresar su opinión. Incluso los indiferentes, los temerosos, los replegados. ¿Acaso hay algo más vinculante que el sentir del propio país expresado en cada uno de sus individuos? ¿Hay algo más democrático y honesto que pedirle a todos los ciudadanos que manifiesten su opinión, sin manipularlos, sin obligarlos o amenazarlos con despedirlos de su trabajo o no darles la limosna de los CLAP?

Eso es lo que va a pasar el domingo 16 de julio, en más de dos mil puntos soberanos y más de catorce mil mesas de votación en toda Venezuela. Eso es lo que va a pasar en más de 70 países del mundo y 430 ciudades del exterior, por donde andan tantos venezolanos, errantes y melancólicos, huérfanos de país y de rumbo, con la nostalgia atragantada en el alma. Es imposible no participar en el evento más democrático de los últimos tiempos. Es un nuevo e inmejorable chance para ser protagonistas de nuestra historia. Es un gesto colectivo que expresará nuestra aspiración de volver a ser un país normal y decente, y no la región más sórdida del continente. Hemos marchado sin descanso. Hemos dejado la piel en la calle. Hemos manifestado de todas las formas posibles. Han sido más de cien días de protesta febril, más de noventa muertes dolorosísimas, mas de mil heridos y cientos de presos políticos. Ahora nos toca enfrentar una cifra más pequeña pero decisiva. Nos toca decir tres veces SÍ. Tres veces en una planilla. Millones y millones de personas diciendo tres veces SÍ.

Y que se exprese el deseo multitudinario de los ciudadanos. Que el país tome la palabra. Que la dictadura termine de entender que se ha vencido su tiempo. Que es el momento de irse y darle el paso de nuevo a la democracia.

Es hora de levantar el sol.

De atizar la dignidad.

De volver a empezar todos de nuevo.

Tomado de: caraotadigital.net

“El Pacto de Ramo Verde”

Díganme optimista, hasta ingenua, pero a mi me huele a libertad… Aitzbea Ramos Barreda

Lo mas hermoso que he visto en estos días, es ver como se organizan los venezolanos en el exterior para la jornada del domingo. Gabriela Santander Hulian

Somos algo así como 32 millones de venezolanos, unos 15 millones menores de 18 años. Según el gobierno hay 14 millones con carnet de la patria que ellos aseguran irán a votar por la constituyente. La oposición calcula unos 10 millones de participantes en el plebiscito …. Hay una cuenta que no me da! Ileana Iribarren

Leopoldo en casa sorpresa para todos… Nico, aún 400 casas más para sorprender y si además acabas con las colas, aparecen medicinas, y desaparecen los malandros, me cago. Nos vemos el 16! Jon Bilbao

¿Triste? Triste es ser Pedro Carreño, coprófago de las cagadas de Nicolás y Diosdado para poder usar corbatas de marca. ¡Eso es triste! Golcar Rojas

Tibisay Lucena ha hecho todo para merecer su ingreso al Panteón Nacional. Ahorita. Luis Yslas Prado

Lo que falta es que salga Diosdado a decir que el es como es por culpa de Luisa Ortega. Tom Monasterio

El peo no es si Lilian. El peo es que usted le para bola. Cesar Oropeza

Me ladilla ver/leer a Orlando Urdaneta, Kiko Bautista y Napoleón Bravo criticar a Lilian, hablar de Venezuela, meterse con Capriles o joder a Maduro, cuando los tres le besaron el culo a Chavez. Hans Graf

Lilian es otro legado de Chavez. Alejo Antonitaborda

Sólo diré que, desde hace ya bastante, bauticé el asunto como “El Pacto de Ramo Verde”… Vaya. Ana Chin A Loy

Como nadie puede pronunciar plebiscito se cambió a consulta, como ir diciendo coño e madre es poco elegante se dice chavista. Como todos estamos privados de libertad volvemos a usar la palabra preso. MADURO PÚDRETE. Claudia González Avendaño

Nicolás Maduro debería venirse para Berlín.. Tiene mas seguidores en el Mauer Park que en toda Venezuela… Y todos saben mejor que uno lo que pasa en Venezuela. Esta es, sin duda alguna, la sede mundial del izquierdismo infantil!! Cayetano Ramírez

Supongo que los presidentes de países reciben llamadas todos los días, pero que la página del Kremlin diga que Maduro llamó a Putin es raro. Fran Monroy Moret

BonusCrack
Lo que más me emociona de votar el domingo es que será un acto por completo civil. No habrá un militar mandándome a hacer una cola y pretendiendo ser garante de mi democrático derecho al voto. Monito Underwood

Recopilación y edición por Guaritoto González

Se dice: ASALTO PARAMILITAR

Los objetivos de Chávez han sido cumplidos. Claudia González Avendaño

Aviso oficial para los pocos amigos chavistas que aún me siguen: Chávez no vive un coño de madre. Está ardiendo en el infierno. Claudia Domingo

Venezuela: dos vicefiscales, pero leche no hay. Celalba Rivera Colomina

72% de los jóvenes venezolanos entre 18 y 21 años [NO SON BACHILLERES] Kiki Pertiñez Heidenreich

No se dice: hechos violentos. Se dice: ASALTO PARAMILITAR. Marcel Rasquin

“Lo que no se pudo con los votos, lo haríamos con las armas”. Nicolás. Por ejemplo, la Asamblea Nacional. El Rafa León

Ni la soberanía popular ni la investidura de los diputados se borran con exhibición de violencia nazi del régimen. Al contrario, se subrayan. Collette Capriles

Y Luisa Ortega cierra su discurso con un frase del presidente Chávez. Hay que ser una parranda de pendejos en verdad. Cesar Oropeza

Luisa aunque se vista de seda, chavista se queda. Gustavo Alemán

Afín de cuentas Carreño es el mejor portavoz del chavismo, porque representa la barbarie, la deshonra y la más idiota incompetencia..!! Javier Rojas

Exigir al Defensor del Pueblo que cumpla con su obligación no es una ingenuidad, es subirle el costo a su miserable actitud. Juan Manuel Raffalli

En la Venezuela de Maduro y el PSUV los estudiantes van presos y los delincuentes son condecorados. No haber acabado con la educación les da mucha arrechera. Marie Claire Kushfe

No más militares. Clara Machado

¿En serio? ¿El tal Oscar Pérez no solo no es un monigote, sino que ahora resulta que va a ser instrumental en la caída de la dictadura? Nelson Matamoros

¿Qué será de la vida del coronel Macario? Joaquin Ortega

¿Que parte de que esto es una guerra a muerte no han entendió la gente de la MUD? Aqui no hay ni va a haber piedad ni derechos humanos que valgan por parte del Estado. Cesar Cordido

¡Que no es una guerra, coño, que son los malandros castrofarcnarcomiltares asesinando venezolanos! ¡A ver si se enteran de una puta vez! Juan Carlos Chirinos

Mí suegra francesa, me pregunta impresionada y preocupada por qué la comunidad internacional no termina de intervenir!? Yo le respondo que por la plata baila el mono… Esta guerra es de los venezolanos. Daniela Aldrey

El Plebiscito si no está bien hecho y respaldado, será como salir a firmar un papel toilette. Julio Alonso

La ONU aparece cuando lo que queda es un tizón. Martín A Guzmán

Bonuscrack
No hables porque no estabas ahí.
No hables porque no tienes derecho.
No hables porque serás censurado, señalado y sentenciado.
No hables porque los que podemos hablar somos nosotros.
No hables porque no importa lo que digas no estaremos de acuerdo.
No hables porque no es correcto, te lo decimos nosotros, los correctos, que sabemos de eso más que nadie.
No hables, es por tu bien, te lo prohibimos en nombre de la libertad. José Urriola

Recopilación y edición por Guaritoto González