Tag Archives: Luisa Ortega

“El Pacto de Ramo Verde”

Díganme optimista, hasta ingenua, pero a mi me huele a libertad… Aitzbea Ramos Barreda

Lo mas hermoso que he visto en estos días, es ver como se organizan los venezolanos en el exterior para la jornada del domingo. Gabriela Santander Hulian

Somos algo así como 32 millones de venezolanos, unos 15 millones menores de 18 años. Según el gobierno hay 14 millones con carnet de la patria que ellos aseguran irán a votar por la constituyente. La oposición calcula unos 10 millones de participantes en el plebiscito …. Hay una cuenta que no me da! Ileana Iribarren

Leopoldo en casa sorpresa para todos… Nico, aún 400 casas más para sorprender y si además acabas con las colas, aparecen medicinas, y desaparecen los malandros, me cago. Nos vemos el 16! Jon Bilbao

¿Triste? Triste es ser Pedro Carreño, coprófago de las cagadas de Nicolás y Diosdado para poder usar corbatas de marca. ¡Eso es triste! Golcar Rojas

Tibisay Lucena ha hecho todo para merecer su ingreso al Panteón Nacional. Ahorita. Luis Yslas Prado

Lo que falta es que salga Diosdado a decir que el es como es por culpa de Luisa Ortega. Tom Monasterio

El peo no es si Lilian. El peo es que usted le para bola. Cesar Oropeza

Me ladilla ver/leer a Orlando Urdaneta, Kiko Bautista y Napoleón Bravo criticar a Lilian, hablar de Venezuela, meterse con Capriles o joder a Maduro, cuando los tres le besaron el culo a Chavez. Hans Graf

Lilian es otro legado de Chavez. Alejo Antonitaborda

Sólo diré que, desde hace ya bastante, bauticé el asunto como “El Pacto de Ramo Verde”… Vaya. Ana Chin A Loy

Como nadie puede pronunciar plebiscito se cambió a consulta, como ir diciendo coño e madre es poco elegante se dice chavista. Como todos estamos privados de libertad volvemos a usar la palabra preso. MADURO PÚDRETE. Claudia González Avendaño

Nicolás Maduro debería venirse para Berlín.. Tiene mas seguidores en el Mauer Park que en toda Venezuela… Y todos saben mejor que uno lo que pasa en Venezuela. Esta es, sin duda alguna, la sede mundial del izquierdismo infantil!! Cayetano Ramírez

Supongo que los presidentes de países reciben llamadas todos los días, pero que la página del Kremlin diga que Maduro llamó a Putin es raro. Fran Monroy Moret

BonusCrack
Lo que más me emociona de votar el domingo es que será un acto por completo civil. No habrá un militar mandándome a hacer una cola y pretendiendo ser garante de mi democrático derecho al voto. Monito Underwood

Recopilación y edición por Guaritoto González

Mintiendo en Ginebra Naky Soto Parra

La segunda sesión del Examen de Venezuela ante el Comité de DDHH de la ONU, necesitó que los miembros del Comité explicaran a la delegación venezolana que sus preocupaciones y preguntas no responden a posturas políticas, y que su metodología de evaluación es igual con todos los Estados. Añadieron que la exposición de tantas preguntas responde a la carestía de datos en el informe del Estado. El comportamiento de los voceros oficiales ayudó al Comité a proyectar cómo se conducen las autoridades contra los defensores de DDHH si a ellos mismos, en el marco de la evaluación, los maltrataban y los acusaban de complot. Estimó Fabián Salvioli, presidente del Comité, que tras tantos años sin dialogar con la ONU, probablemente las autoridades no saben cómo hacerlo, resaltando que ellos solo supervisan el cumplimiento de las obligaciones derivadas del Pacto, pues los órganos de tutela están para marcar lo que falta, lo que está mal hecho.

¿Qué dijeron los delegados venezolanos?

1. Luisa Ortega Díaz, Fiscal General 
Brindó datos sobre las manifestaciones de 2014. Aclaró que la tasa oficial de homicidios en 2014 fue de 62 homicidios por cada 100 mil habitantes. Por primera vez el Estado establece esta cifra, que guarda una diferencia ostensible con la otorgada por el entonces ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres. Ratificó que los órganos de seguridad ciudadana son de carácter civil, y que la GNB ejerce transitoriamente funciones de orden público mientras se despliega la PNB.

2. Carmen Zuleta, magistrada del TSJ
Dijo que el TSJ debe ajustar el ordenamiento jurídico a la Constitución de 1999. Con la sentencia 203 del año 2014, que interpreta el artículo 236 de la Constitución Nacional, explicó que se ampliaron las atribuciones para que el Presidente dicte decretos ley y leyes orgánicas con base en una Ley habilitante. El TSJ eliminó con esa sentencia el principio de reserva legal. Zuleta olvidó responder lo que le preguntaron sobre otras leyes, y sobre la independencia de poderes.

3. Sandra Oblitas, rectora del CNE
Habló del reciente reglamento para la igualdad de género que estableció el CNE cuando ya se habían celebrado las primarias opositoras. Lo importante es poder garantizar el derecho a la participación política paritaria. Mencionó datos sobre la participación de la mujer en cargos públicos.

Los expertos preguntaron
Nigel Rodley afirmó: “Aunque podría pensarse que algunos temas en sí mismos no son muy serios, su acumulación sí lo es”.  Abordaron estos temas:

  • Jueces: porcentaje de provisionales y suplentes. Especificar el procedimiento para su nombramiento y las garantías de estabilidad para asegurar la independencia de la justicia. El experto Vardzelashvili refirió con detalle el caso de la juez María Lourdes Afiuni.
  • Fiscales: Solo 5% de los fiscales han sido nombrados siguiendo procedimiento; también ha habido persecución de abogados. Preguntaron por el arresto de José Amalio Graterol.
  • Registro militar obligatorio: ¿Cuál es el alcance de la objeción de conciencia y el registro militar obligatorio? ¿Cuáles son las garantías de ejercicio de libertad de conciencia? ¿Por qué la Ley de Alistamiento afecta este derecho incluso para organizaciones civiles?
  • Libertad de expresión: los expertos expresaron su preocupación por las restricciones a libertad de expresión, bajo argumentos discrecionales: causar zozobra, o, alterar orden público. Pidieron detalles sobre el bloqueo a sitios web, sacada del aire de canales, el control del papel por parte del Estado y las atribuciones del Ejecutivo para suspender transmisiones.
  • Defensores de DDHH: preguntaron por la situación de Rodrigo Diamanti, Humberto Prado y Marianela Sánchez; comentando la hostilidad del entorno público, ejemplificada en el programa de Diosdado Cabello. Olivier De Frouville pidió a la delegación protección para la integridad de los defensores de DDHH a su regreso al país.
  • Derecho a manifestar: ¿Cuál es la razón de la Ley de Zonas de seguridad? ¿Por qué interpretar de manera restrictiva el derecho a manifestar?

4. Luisa, otra vez

La molestia de Luisa Ortega Díaz por las preguntas del Comité fue evidente. Reclamó el abordaje del diálogo, lamentó las expresiones de los expertos y exigió respeto, pues el Comité se comportaba como un tribunal que avala una campaña contra Venezuela, con informaciones falsas y difamantes. Búsquense un tilo para leer lo que sigue.

5. William Castillo, Director de Conatel
Cuestionó la metodología de los expertos y los datos recibidos. Afirmó que las preguntas del Comité estuvieron basadas en premisas falsas, con información sesgada, sin sustento. Enumeró la propiedad de los medios de comunicación, aclarando que el espectro radioeléctrico es patrimonio público y el Estado lo administra. Afirmó que en Venezuela se aplican procedimientos administrativos para la protección de la sociedad, entonces:
– En Venezuela nunca como ahora hubo tanta libertad de expresión.
– No es una política de Estado bloquear sitios web, pero, legalmente 1060 sitios han sido bloqueados por requerimiento de otras autoridades.
– No cierran medios, solo se acaban concesiones y no las renuevan.
– Los medios de comunicación no pueden ser para transmitir el odio y la discriminación, pero, eso no aplica a la línea editorial del PSUV.
– Los únicos cierres de medios que ha habido en Venezuela ocurrieron en abril de 2002.
– La salida de las grillas de programación del canal NT24, responde a la promoción de la agitación social.
– El Estado controla el papel porque los periódicos lo compraban y lo revendían.
Aunque no lo haya planificado así, con la hostilidad de sus respuestas y la imprecisión de sus datos, Castillo ratificó el planteamiento de los expertos: la restricción de la libertad de expresión es arbitraria.

6. Larry Devoe, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de DDHH

Usó la manida técnica de comparar el presente la situación carcelaria del año 1998.
– El 87 % de las cárceles tienen un nuevo régimen, donde no hay armas, ni control por parte de los presos.
– No es cierto que se aplica la instrucción militar en las cárceles.
– No hay hacinamiento en las cárceles venezolanas.
– No es cierto que las cárceles venezolanas sean las más violentas de la región, aunque solo en 2015, suman 111 presos fallecidos.
Devoe marcó una diferencia monumental entre la realidad y la narración del Estado.

Los expertos otra vez

  • Pidieron aclaración sobre los datos que están en el informe de Conatel, porque hay discrepancias entre lo narrado y lo reportado.
  • Recordaron la importancia del acceso a la información pública y que el Estado permita la colaboración de la ONU.
  • Indicaron que el Estado no envió información suficiente.
  • Volvieron a expresar su preocupación por la situación de defensores y abogados, por los casos concretos de amenazas.
  • Admitieron no entender “la pedagogía revolucionaria”.
  • Pidieron explicación sobre las competencias de los tribunales militares y civiles.
  • Explicaron que la única razón por la que habían tantas preguntas es porque no hay mucha información.
7. Marjorie Calderon, juez
Afirmó que hay 2331 jueces, y que la titularidad es del 34 % del total. El último concurso se hizo en el año 2005, pues los concursos no son sencillos, no pueden hacerlos fácilmente. La Comisión Judicial del TSJ es la que nombra a los jueces. Sobre José Amalio Graterol, afirmó que estuvo un día preso -no una semana, como es sabido-.

8. Rubén Molina, director de Asuntos Multilaterales de la Cancillería
Explicó que el Estado venezolano había hecho señalamientos sobre la conducta sesgada y la politización del Sistema Interamericano de DDHH, incluyendo que en 2002, avaló el golpe de Estado. Definió al venezolano como un Estado serio. Afirmó que las ONGs no son neutrales, que son organizaciones políticas y que por eso se les responde como organizaciones políticas. Cerró con otra agresión al Comité, diciendo que “cobran y se dan el vuelto”, que hacen juicios de valor, son parciales y tienen posiciones políticas. Salvioli, presidente del Comité. indicó que Luisa Ortega Díaz le dijo que las afirmaciones de Molina eran opiniones personales, y que no eran compartidas por la delegación.

El que se desacostumbra a rendir cuentas, queda descolocado ante estas pruebas. Fue un desempeño mediocre, aislado de la realidad, de una realidad comprobable, con el contrapeso de las ONGs; porque el mundo no se restringe a mensajes clave de propaganda oficial. La distancia entre los datos y la realidad, marcó significativamente el abordaje de los expertos. La delegación oficial no salió bien librada mintiendo en Ginebra.

Naky Soto Parra

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

http://zaperoqueando.blogspot.fr/

Estamos mucho peor

ELIZABETH ARAUJO/ FOTO JOSÉ MIGUEL MENESES.

Tal Cual. 9 agosto 2014

Entradilla:

Para el psicólogo y estudioso de la conducta humana, Axel Capriles, el país experimenta una “pranocracia” y define al actual como un “gobierno de pranes”, al punto de que son los mismos venezolanos los que tienen que protegerse del Estado. Aunque reconoce los aportes de la MUD cree que en la oposición hay dirigentes con orientación clásicamente populista, que incluso “imitan muchas de las prácticas chavistas”.

–Sorprendido habrá quedado usted –al igual que quienes leyeron la noticia– de su condición de columnista indeseado en El Universal. ¿De qué trataba el artículo para que los nuevos dueños de este diario lo consideraran inapropiado?
–El artículo era sobre el affaire Carvajal, sobre los manejos oscuros del poder, el cinismo y la hipocresía de un poder que habla de amor mientras, manipula y presiona en torno a un caso vinculado con terrorismo y narcotráfico. Trataba, en ese sentido, sobre la hipocresía y la disociación entre la palabra y la acción.

–¿Ahora sí se podrá hablar de hegemonía comunicacional de la que tanto alardeó el otrora ministro de Información, Andrés Izarra?
–Sí, la hegemonía comunicacional es un hecho cumplido. Los medios de comunicación libres pueden ser contados con los dedos de una sola mano y ya son irrelevantes. Los pocos que quedan en manos privadas se autocensuran. Si algo sabe el gobierno, no es generar bienestar sino ejercer poder.

–Cómo psicólogo, cree que este tipo de respuestas autoritarias tienen más su motivación en la demostración de fuerza que en la de ocultar el miedo?
–Es el afán totalitario de querer controlarlo todo. El dominio revolucionario se fundamenta, primero y principal, en el dominio de la mente, en la explotación de las necesidades de la población, en la confusión, la ilusión y el manejo de la propaganda. Para mantener el poder, necesitan ocultar la realidad, vender, a como dé lugar, la imagen de un mundo ficticio que les permita cierto apoyo popular. La imagen que tenemos de las cosas tiene más peso que la cosa en sí. Al depender tanto de la propaganda para su existencia, el control de los medios de comunicación se hace indispensable. En la mentalidad revolucionaria, si no lo dicen los medios, no existe. Por eso su desesperación por ser siempre noticia. Por el inalterable cinismo ante el doble mensaje ante la muchas veces descarada negación de la realidad que vemos con nuestros propios ojos.

–Hay quienes desde hace tiempo alertan de que el país se desliza hacia una dictadura. Otros, sin embargo, no ven más que signos de un gobierno improvisado, torpe, ansioso de asomar el mazo para amedrentar a la disidencia. ¿Cómo lo observa usted?
–Pienso que el gobierno es mucho menos improvisado y torpe de lo que en ocasiones se piensa. Responde a una de las inteligencias políticas más grandes del siglo XX que es la de los hermanos Castro. Es un proyecto que va más allá de nuestras fronteras. Hay toda una planificación muy sesuda, una manera de actuar que cala y mueve fibras muy hondas en el alma latinoamericana. Es toda una inteligencia volcada únicamente a la obtención y manutención del poder. Por eso parece improvisada porque no les preocupa la destrucción o el fracaso en cualquier otro orden de la realidad.

–Otro rasgo que confunde es el “asalto” al poder de los militares de las instituciones del Estado. No hay ministerio u oficina pública donde no aparezca en el mando un coronel o un general. ¿Un gobierno militarista, para qué?
–Si la gestión económica es mala (pensemos en la inflación crónica o la escasez), si la gestión social es mala (pensemos en el número de homicidios), si no hay realizaciones reales y concretas, ¿qué puede mantener al gobierno en el poder? Llega un momento en que la imagen impuesta por la propaganda produce disonancia con la vida real.  El asalto de los militares responde, entonces, a la estrategia de largo aliento, al fondo del asunto, a que la meta de la revolución no es el bienestar de la gente sino única y exclusivamente la obtención del poder, un poder que no se concibe como realización o logro sino como dominio o fuerza. Sostener la fuerza a cualquier precio más allá del descontento y el fracaso. Desde este punto de vista, tener el monopolio de las armas de su lado es sumamente útil. Por otra parte, la bota del militar con boina roja es una imagen arquetipal en nuestra cultura, es una imagen arcaica.

–Esto de involucrar a los militares en la política no ha dejado de sorprender afuera. Nadie imagina a un general argentino tildándose de kirchnerista o un coronel brasileño identificado como lulista…
–Mientras más retrocedemos en la historia, el rol de los militares se hace más importante. Mientras más avanzamos hacia la modernidad, encontramos más gobiernos civiles. Brasil y Argentina son países con sociedades civiles mucho más robustas, más complejas, con instituciones más fuertes. El crecimiento demográfico venezolano se ha caracterizado por una acumulación de carencias y una población excluida y marginada sumamente dependiente del Estado y que, sin principios fuertemente internalizados, es mucho más débil y vulnerable a la autoridad coercitiva. Una población mantenida en niveles de supervivencia responde mucho más a la fuerza bruta que a instituciones sofisticadas fundadas en las leyes, el conocimiento, el respeto o el desarrollo intelectual.

–Entre tanto, prosigue la corrupción y cierta complicidad de los organismos contralores. La fiscal Ortega se ha propuesto  encarcelar a los viajeros que, a su regreso, no llenaron el formulario de divisas. ¿Qué le diría el general Carvajal de los $20 mil que estaban en sus bolsillos?
–Luisa Ortega Díaz debería ser la primera procesada. Ella ha convertido la Fiscalía General de la República en un instrumento represivo del gobierno, en el perro guardián de la revolución. Y el uso de las instituciones públicas para fines de grupos particulares es un delito. El servilismo de los poderes públicos y su supeditación de los demás poderes al poder ejecutivo es uno de los principales problemas de la Venezuela actual. El sistema de dominación de la revolución ha convertido a todos los habitantes de Venezuela en delincuentes potenciales para que el peso de la ley pueda ser utilizado contra todo aquel que no se someta a los designios del gobierno. Hay una persecución sistemática contra el ciudadano que lo debilita mientras que las elites que mandan se sienten protegidas y pueden hacer y deshacer lo que les viene en ganas. El sistema legal de Venezuela no expresa los arreglos institucionales y acuerdos básicos para el buen funcionamiento de la sociedad sino que es una camisa de fuerza para doblegar a la gente.

–El caso Carvajal amenaza con pasar por debajo de la mesa, oculto quizá por algún nuevo escándalo. ¿Cuán nefasto para la moral de los ciudadanos ha resultado el hecho de que nadie (ni el mismo Carvajal) haya dado una explicación a los venezolanos de este incidente?
–Esa ha sido una práctica sumamente dañina fundada en una debilidad de la memoria colectiva. Siempre un escándalo tapa otro escándalo y una especie de frivolidad e inmediatez nos monta en la ola pasajera de la próxima noticia. No exigimos resultados ciertos a las investigaciones nominales que surgen de las denuncias. El término que mejor designa el tipo de gobierno que existe en Venezuela es “pranocracia”. Tenemos un gobierno de pranes. Y el gobierno está muy claro en que su principal recurso es la solidaridad ciega, la defensa de sus principales piezas. Es uno de esos casos poco frecuentes en las sociedades occidentales donde la sociedad debe protegerse del Estado. El déficit moral de la sociedad venezolana se ve, precisamente, en que haya soportado un gobierno signado por la figura del malandro. El malandro es la constelación dominante en la psicología.

–Por otro lado, se ve como una resignación en el ciudadano de a pie, como si estos escándalos les resbalaran; pero también cierta lasitud de la oposición para denunciar estos casos. ¿Está todo el mundo abarrotado de tantos escándalos que prefiere hacer la cola del supermercado?
–Una de las consecuencias de los métodos de dominación de los gobiernos autoritarios es el síndrome de aislamiento y escape. En una sociedad fracturada, el individuo pierde la fe en la efectividad de su acción personal y se abandona a la inercia colectiva. Vivimos entre la resignación y la complicidad. Venezuela se ha convertido en una gran mina donde cada quien anda con un pico en el hombro para ver de dónde saca un pedazo de algo valioso. Es duro decirlo, pero ha habido una normalización de la patología y un adaptación acomodaticia. Estamos otra vez en un mundo repartido entre la viveza y la fuerza bruta.

–A veces, hay quienes se preguntan si el país está peor con Maduro que con Chávez. ¿Se pueden hacer este tipo de comparaciones?
–Sí, estamos peor, pero era de esperar. Lo que vivimos es parte de un proceso. Tenemos años en un tobogán deslizándonos hacia el fondo de un largo túnel. La destrucción institucional ha llegado al alma. Estamos peor con Maduro que con Chávez porque el proceso de decadencia sigue ineluctablemente su camino descendente. Necesitamos una fuerte convulsión para volver a activar lo positivo venezolano. Ahora sí hace falta una revolución, una revolución liberal que pueda cambiar radicalmente el rumbo que tomó  la Venezuela del subdesarrollo.

–¿Qué le está faltando a la MUD para convertir en aciertos los errores del gobierno en materia económica y social?
–La MUD ha cumplido una función muy importante para unificar operativamente una sociedad política desagregada. Pero, más allá de la pragmática, no hay una visión verdaderamente unificadora. Muchos de los políticos activos en la MUD tienen una orientación clásicamente populista y buscan hacer lo que creen es más popular aunque ello sea contrario a las exigencias del desarrollo. En ese sentido, imitan muchas de las prácticas chavistas. A la MUD le faltan ideas, ideas que den una visión de un país totalmente distinto del que plantearon adecos y chavistas, dos variaciones de una misma identidad. Hace falta, también, sacrificio, sacrificio de egos individuales que sólo piensan en la vieja política de zancadillas. Dentro de la MUD permanece el espíritu del adequismo que en mi parecer es antecedente y prelación del chavismo. En los períodos críticos de transición se necesitan nuevos ideales y grandes ideas más que un aparato de operación práctica.

–Todas confían de que el país saldrá de una pesadilla tan terrible que hasta los funcionarios gubernamentales son vistos en EEUU como personas no aptas para un visado. ¿Cuál sería la manera de poner fin a estos momentos vergonzosos?
–Sin duda el país saldrá en algún momento del hueco en el que se encuentra. Pero necesita tiempo y un recomposición de los factores políticos que puedan convertir y darle dirección a la fuerza del descontento acumulado. Necesitamos un símbolo que pueda dar expresión a la capacidad transformadora de la sociedad venezolana, capacidad menguada por un liderazgo que se apoyó en los elementos más destructivos y arcaicos de nuestra psique colectiva

 

 

Fuente: Tal Cual Digital.

http://www.talcualdigital.com/Nota/visor.aspx?id=106136&tipo=AVA,

Acceso verificado el 20 de Agosto de 2014.

Derechos de publicación cedidos por Tal Cual para InfoVnzla.

#infoVnzla

@infoVnzl

Traduciendo a López

Por Alberto Barrera Tyszka

El Nacional – Junio 8, 2014

En una magnífica crónica, aparecida esta semana en este periódico, Hernán Lugo-Galicia cuenta que “un informe de 120 páginas, elaborado por un ex funcionario del Minci, experto en semiología, es la clave del proceso” judicial que se sigue en contra de Leopoldo López. Ya el 19 de febrero, a muy pocos días de comenzar los sucesos, la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, afirmó que iban a investigar los “mensajes subliminales” para llegar y atrapar a los “autores intelectuales” de unas protestas que, por supuesto, ya no eran protestas sino crímenes.

El tránsito de la justicia a la hermenéutica es un síntoma del derrumbe institucional que estamos viviendo. Para encontrar la verdad no hace falta indagar en los hechos y presentar evidencias; tan solo es necesario saber interpretar lo que el sospechoso dijo, lo que quiso decir, lo que en realidad dijo como subtexto, lo que no dijo pero sí está diciendo de otro modo… Ante la insuficiencia de elementos fácticos, ante la carencia de pruebas determinantes, se acude a una peculiar exégesis para que, finalmente, sus propias palabras lo acusen. Para condenar a López hay que traducir a López.

Es un precedente fatal, un paso más en el proyecto autoritario del gobierno. El chavismo lleva años construyendo un nuevo tipo de dictadura, una sociedad disciplinada, regida por la vigilancia mutua y por el miedo. Es una forma de llevar la autocensura a la intimidad. Cuidado con lo que dices. Puede ser interpretado de cualquier manera. Cuidado. Tú ni siquiera controlas tu propio lenguaje.

Visto con cualquier distancia, se trata de un proceso delirante. En algún momento de algún futuro, una futura Inés Quintero se asomará a investigar las ruinas de estos días y quedará pasmada. Un autonombrado Alto Mando Político de una autoproclamada revolución se sienta frente a un micrófono y denuncia un intento de magnicidio y de golpe de Estado. Las pruebas son, nuevamente, un ejercicio de interpretación de lenguaje. Correos sueltos, con fragmentos subrayados en amarillo, transforman a la cúpula del poder en un comité de análisis literario. Pero no presentan ninguna frase soluble, una mención de plan concreto, una referencia a un cuartel, el nombre de un general o de un comandante. En algunos casos, francamente, se trata más bien de la clásica correspondencia entre dos ciudadanos de un país experto en hablar pendejadas.

Pero el Alto Mando Político se convierte de pronto en un club de ex alumnas de las monjas ursulinas y muestran el escándalo del verbo “aniquilar”. Agitan la palabra en el aire como si fuera un arma homicida. El asunto no sería tan paradójico si el chavismo no se hubiera destacado, justamente, por el uso de un lenguaje beligerante y desmedido, en permanente estado de amenaza. No estaría mal prepararle al gobierno su propia antología de verbos peligrosos, de frases dignas de cualquier sospecha. En febrero de 2012, para no ir demasiado lejos, el entonces presidente Chávez, en cadena nacional, dijo que iba a “pulverizar” a Henrique Capriles. ¿Dónde estaba la fiscal ese día?

También podríamos ayudar a la justicia en su cacería de “mensajes subliminales”. Pongo un ejemplo que no deja de asombrarme: cuando Ernesto Villegas, tras su derrota electoral, es designado ministro para la Transformación de Caracas, Maduro le lanza una enorme bofetada subliminal a todos los caraqueños. Más allá del umbral consciente nos dice: Sus votos me importan un carajo. La democracia soy yo.

La industria de la verdad oficial está de nuevo en marcha. Sin mostrar evidencias contundentes, de un día para otro hablan como si ya hubieran más que probado y requetedemostrado todas sus acusaciones. Convierten la verdad en un asunto sensible que no guarda ninguna relación con la racionalidad. No importa lo que diga la oposición. El gobierno repite que, en el fondo, la oposición está diciendo otra cosa. Aun antes de que hables, el poder ya te ha traducido.

 

Fuente Original: Barrera Tyszka, Alberto.”Traduciendo a López”. El Nacional. Junio 08, 2014. C.A. Editorial El Nacional.

http://www.el-nacional.com/opinion/Traduciendo-Lopez_0_422957747.html

Derechos de publicación cedidos a #infoVnzla por Alberto Barrera Tyszka

@infoVnzl