Tag Archives: inseguridad

UN PAÍS POR PEDACITOS

Recopilación realizada por: Guaritoto González

junio 30, 2015

01. “Nosotros los venezolanos vivimos de hablar de problemas.” Mujer en la sala de espera. José Eduardo González Vargas

02. Ser opositor y culpar a la cajera por un límite de compra es como ser chavista y culpar al comerciante por la inflación. Luis Carlos Díaz Vázquez

03. Que jodido es vivir en un país en el cual su población entera tiene déficit de atención, o antiparabolismo celular… Lupe Maes

04. Hoy se cumple mi 5to dia sin agua. Pero viene sendo palo de agua, así que sacare el jabón y el champú al jardín. Pondré a Frank Sinatra a todo volumen para no sentirme tan niche. Ekt Ana

05. EL DESPLOME Histórico del PSUV
2010 MILITANTES: 7.535.719, VOTO: 5.261.945
2015 MILITANTES: 9.123.145, VOTO: 1.767.468

Eduardo Casanova Sucre


06. El pueblo manifestó un apoyo contundente a la Revolución en elecciones del PSUV. Aristobulo Istúriz

07. Las de hoy son colas de verdad. Nada qué ver con las ilusorias colas del PSUV ayer. Elías Pino Iturrieta

08. Tanta habladera de güevonadas y tardaron 16 años en acordarse del pobre Negro. Vicente Corostola

09. Curioso que el imperio tome la iniciativa antes que un país tan revolucionario como el nuestro… Ana Chinaloy

10. Para nuestros “socialistas” los países revolucionarios son los que decapitan a los Gays. Jonathan Jakubowicz

Bonuscrack
Más derechos, más inclusión, más justicia, más gente feliz ‪#‎Lovewins‬ Tamoa Calzadilla

UN PAÍS POR PEDACITOS (de fútbol)

Recopilación realizada por: Guaritoto González
junio 16, 2015

1. Que alguien le diga a Esquivel el resultado del partido. Gustavo Alemán

2. Venezuela sembró su matica de gol y la cosechó. Luis Carlos Diaz Vázquez

3. Tanto James, tanto Falcao, tanto Zúñiga y vaina, y vinimos nosotros derechito a clavarles el gol. Caro Yanez Valarino

4. Colombia a bailar joropo!!!!!!!!!!! Criollo!!!!! Daniela Aldrey

5. Quizás el desenlace feliz comience así “ganó la vino tinto, llamaron a elecciones etc etc etc…” No? Paula Vasquez

6. Quiero que sepan los amigos colombianos porque solo le hicimos un gol, bueno, en verdad aquí tenemos todo regulado, nos corresponde un gol por juego, más de dos es acaparamiento y más de tres es bachaqueo. El gol lo hizo Rondón, le tocaba por su número de cédula. Francisco Murmullo García

7. Acá se bachaquea hasta ideología. Es increíble. Ana Chinaloy

8. La campaña “Nicolás Maduro venciendo dificultades” qué dificultades, ¿otitis? El pueblo llano es que vence dificultades para sobrevivir. Miguel Mariano Arias

9. El control de cambio fue la alfombra que ocultó toda la basura de la “economía” chavista, pero ya no cabe más inmundicia bajo ella. Erik Del Búfalo

10. Esto que voy a colocar es bien vergonzoso pero no queda otra, alguien me puede vender o cambiar un paquete de toallas sanitarias? Gabriela Odreman

Bonuscrack
Y mientras tanto…. María Gabriela Chávez se levanta todos los días a las 11 de la mañana en el Upper East Side de Manhattan. No vale… Eric Colón Moleiro

Yo ya me fui de Henry Casalta Contreras

Info Venezuela, me ha “exigido” la entrega de este texto que prometí so pena de
enviarme al departamento legal. ¡Qué vaporón!

Introduzco con estás líneas que deberían haber sido las últimas… bondades de
la escritura, pero es que hoy el terminal de mi cédula me permitía peregrinar por los automercados, buscando productos regulados que no conseguí, y no había acabado de decir lo ofrecido, que antes había escrito y ahora está abajo. Así son las cosas: discontinuidad, lo de arriba está abajo y así como el país o estas líneas, el tema de emigrar.

Ya me fui, me quise ir desde que tenía como 15 años. Soñando con una Europa
romántica, repleta de esa cultura refinada, poética, arquitectónica e histórica, en la cual sus gentes, tendrían un sentido de la vida y la civilidad que yo, en ensoñación adolescente, imaginaba llenaría los vacíos que me ofrecía mi entorno venezolano. No fue hasta el año 2000 que pude cumplir mi sueño, ya menos romántico y habiendo aprendido a bailar salsa y a usar esa manera nuestra de expresarnos por ahí, para que no nos jodan.

Me fui a Barcelona, España, llevando mis ahorritos. Compré mis dólares en el banco, en aquella época se podía, y mi querida Yaya, abuela de origen aragonés me cosió en los interiores una especie de bolsillito secreto para portarlos.  Aún con ahorros, pero sólo con papeles de estudiante, apliqué la máxima de ladillar a todo el mundo para conseguir un trabajo en negro. Fue rápido, mi amigo Joaquín, percusionista catire pero caribe, me dijo: “En La Rambla hay una discoteca llamada Panams, ve ahí, pero no te asustes”. ¿Yo? ¿Asustarme?

La discoteca había sido inaugurada por los años 60s, y era toda de madera y terciopelo rojo, como lo sería la Bell Epoque o el Gordon Bleu en Caracas; lugares ya extintos. Y ponían música Indie! ¡Perfecto! Mi primer trabajo en España consistía en llenar neveras de cerveza, recoger vidrios rotos, repartir flyers en la calle y en el peor de los casos, limpiar algún vomito de un cliente borracho. En los flyers que repartía había una invitación un tanto singular: la discoteca Panams tenía otra puerta al lado, adentro solo se separaban por un visillo de esos de tiras que son como una cortina, esa otra “parte” del local daba a un piso inferior en él que se ofrecían espectáculos de striptease y sexo en vivo, heterosexual y lésbico. A eso invitaba yo a la gente repartiendo flyers en La Rambla, en invierno y con frío. Un buen día el técnico de iluminación y sonido del puticlub se fue y yo ascendí! Ya no más limpiar vómitos ni pasar frio en la calle. Ahora un entorno calentito con un trabajo técnico y haciéndome amigo de las artistas que hasta comida me llevaban a veces. Ese fue mi primer trabajo en España y duré  9 meses.

Después de algunos empleos menores llegué a trabajar como educador, como psicólogo y luego hasta en producción de espectáculos para festivales de rock como el de Benicàssim. Fue un desarrollo paulatino hasta que culminó mi estadía luego de ocho años y siendo ya español. La idea es que emigrar es duro pero se puede crecer, mejorar, irse superando. Es duro porque se echa tanto de menos a la familia o se echa de menos encontrarte con desconocidos a los que le oigas decir: “coño, que de pinga najada pana! Agarrado a una botella de guarapita en el malecón de Choroní viendo a esos negros dándole a los cueros.

Para mi también era duro darme cuenta como el verdor, la exuberancia de la vegetación y esa luz reveroniana no existía allá. Allá los bosques son ordenaditos y un tanto desteñidos.  Cada vez que venía a visitar mi país, era como una especie de transfusión espiritual de colores. Y en una de esas me quedé, pensando en algo no definitivo que ya lleva  siete años.

Llegue a Caracas pensando: bueno, no habrá tanta cultura, tantos conciertos, pero me lo puedo pasar en la playa, en el monte. Compartiendo el imaginario colectivo que me vio crecer, abrigándome en todo lo conocido y familiar de nuestro terruño. Y así fue al principio, cuando volví a Caracas en el 2008. ¡Tremendas parrilladas! ¡Unas rumbas bailando salsa sabroso con estás mujeres venezolanas que son únicas!

Pero viendo, como año tras año se van los amigos que quedan o algunos nuevos se quieren ir. Viendo como ya la fiesta no es tan buena, porque la ciudad aterrada se entristece en las noches. Las parrilladas son cada ves más esporádicas, la punta trasera cada día cuesta más y hay que pagar el condominio. Olvidando cómo se ven las estrellas en la playa de noche, porque los lugareños honestos nos previenen del peligro. Viendo como esa familiaridad y camaradería se sustituye por una paranoia,  desconfianza o discriminación. Hasta los árboles de la ciudad los están talando para agrandar las carreteras, hasta los bosques del amazonas o la sierra los deforestan para sacar el oro o el carbón. Un país enguerrillado, engorilado, jalado, arrecho… un país que se insulta y se etiqueta en dos mitades. Un país lleno de la retórica del enemigo, en donde para echar el cuento de uno siempre es necesario interrumpir el cuento del otro. Este es país en el que vivo, y sigo intentando hilar la continuidad, mientras consigo dos jabones en un automercado y una harina pan en el otro.

¿Qué cosas no? Así es muy difícil escribir este país, yo lo sigo intentando… hasta que me toque volver a interrumpirlo por otro.

Henry Casalta Contreras
P. D. Espero que el departamento legal de Info Venezuela no me llame, que el del condominio ya lo hizo.

Derechos de publicación cedidos por el autor a InfoVzla.

UN PAÍS POR PEDACITOS

Recopilación realizada por: Guaritoto González

Mayo 18, 2015

1. La verdad, para unos amarga, para otros de pinga, es que a pesar de sus 56 años de dictadura, Fidel ganó. Israel Centeno

2. No importa qué diga, si lo dice molesto y convencido, alguien empezará a aplaudir. Luis Carlos Diaz Vázquez

3. Diosdado nos cubre con su gran sombra. A todos. A Maduro también. Yolanda Pantin

4. La inseguridad deja de ser un problema hasta que te matan. Nicolás Maduro

5. Shannon a solas con Nicolás en Miraflores. Alfombra roja para el imperio. Elías Pino Iturrieta

6. En el banco BNC si abres una cuenta te ofrecen una alcancía para que sigas “ahorrando en casa”. Que alguien les diga que el paralelo pasó los 300. Gustavo Alemán

7. ¡Vamos Simadi, solo te faltan 100 bolívares para pulverizar al paralelo! -buenos días- Naky Soto Parra

8. Un país sin desodorante es un país que huele mal. Vicente Corostola

9. En este país la gente tiene las pesadillas antes de dormir. Leonardo Padrón

10. Con tantos apagones, tal vez lo único bueno sea que el último en irse no tendrá que apagar la luz… Anamar González Avendaño

Bonuscrack
La gran mayoría de los venezolanos no emigra para buscar “cosas”, sino un mínimo de civilización. Erik Del Búfalo

SERVICIO PUBLICO GRATUITO
dile [NO] a los hombres con franelas de equipos deportivos. Kiki Pertiñez Heidenreich
dile [NO] a las mujeres con cachucha, jean y tacones. Guaritoto Gonzalez

Conoce a los manifestantes de las barricadas que protestan contra el crimen en Venezuela

Por Nathalie Iriarte V.

Vice News — Publicado Mayo 7, 2014

Durante la última semana de abril, la morgue de Bello Monte en Caracas recibió un récord de 56 cadáveres. Ochenta y cinco por ciento de los cuerpos eran de víctimas de asesinato.

Venezuela tiene cinco ciudades entre las 50 más violentas del mundo; con su capital —Caracas— en el segundo lugar.

De acuerdo a los informes de febrero de la organización no-gubernamental mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, Caracas es la tercera ciudad más violenta del mundo. El país tiene un índice de asesinatos de 134 homicidios por cada 100.000 habitantes, de acuerdo con un informe de Seguridad, Justicia y Paz.

Porque más personas son asesinadas en Caracas que en Baghdad. Leer mas aquí. (en ingles)

Detrás de estas estadísticas están personas como Freddy Fragachán, camarógrafo de una estación de TV local que recibió seis disparos por parte de un compañero de trabajo en la terraza del edificio de la estación —aparentemente debido a una discusión por dinero. Pedro López, de 63 años, fue golpeado hasta producirle un edema cerebral durante un robo cuando trabajaba como guardia de seguridad en una empresa metalera.

Junior Martínez, de 20 años, murió porque se encontró con una muchacha cuyo novio le dijo “no te metas con mi chica” y luego le disparó. Y a Rafael Betancourt alguien le disparó desde una motocicleta en la urbanización donde vivía, mientras compraba un pollo asado.

No siempre ha sido así. Hace pocos años, Venezuela era un destino turístico popular; pero la violencia desenfrenada cambió el panorama.

Es esa falta de seguridad lo que tiene preocupados a los venezolanos.

“Violencia y violaciones son nuestro pan de cada día”, dijo Gala Garrido, artista y educadora de Caracas, a VICE News en marzo. “Los primeros linchamientos salieron en las noticias, ahora ya no salen, y eso es malo. Nosotros, como sociedad, nos hemos acostumbrado a la violencia”.

“Los extranjeros ya no vienen, pero ¿y qué pasa con la gente que vive aquí?”, dijo Alberto Aristeguieta, profesor de la Universidad Católica Andrés Bello, con sede en Caracas.

“Yo ni siquiera me atrevo a visitar mi pueblo, sé que viajar de noche por las autopistas venezolanas es una sentencia de muerte”, le dijo Aristeguieta a VICE News.

Aristeguieta se refiere a la muerte de Mónica Spear, Miss Venezuela 2004, que fue asesinada a tiros junto a su esposo a principios de año en una importante autopista costera.

El asesinato de Spear causó un gran revuelo entre la gente de Venezuela y dio más fuerza a las protestas violentas que sacudieron al país durante varias semanas en febrero y marcaron el surgimiento de las “guarimbas”.

Protestas por Falta de Seguridad

En Venezuela, todo el mundo habla de las guarimba —barricadas puestas por los estudiantes en varias ciudades para protestar por la falta de seguridad que amenaza a la nación.

La palabra guarimba viene de un dialecto indígena caribeño y originalmente significa “refugio”, por lo que los estudiantes dicen que las guarimbas son áreas para protegerse de los ataques de la policía durante los enfrentamientos.

Aunque el número de manifestantes ha descendido, las guarimbas siguen activas y se han vuelto parte de la vida diaria en Venezuela.

Muchos vecinos las critican por obstaculizar el tráfico, mientras otros las apoyan y les llevan comida, agua y medicinas a los estudiantes.

“Aquí nadie nos oye; el gobierno trata de señalarnos como ‘sifrinos’ [niños ricos], pero sólo somos estudiantes. Aquí hay gente que es de pueblos pequeños, gente de todas las clases sociales —estamos buscando lo mismo: vivir libremente y en paz”, dijo a VICE News una estudiante apodada como La China.

Colectivos y Guarimbas se enfrentan en Venezuela. Leer mas aquí. (en ingles)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha calificado en varias ocasiones a las guarimbas como intentos vandálicos por parte de la oposición —en su esfuerzo para derrocar al gobierno.

El gobierno también ha asegurado que los guarimberos que encabezan las protestas en Venezuela reciben respaldo financiero del partido conservador de oposición del país.

Además de las guarimbas, los colectivos —chavistas armados en motocicletas que son considerados por una parte como “los defensores de la revolución del pueblo o —por el otro— una pandilla en moto empleada por el estado”— también han estado involucrados en las protestas.

Algunos líderes de oposición —un grupo heterogéneo formado por más de 20 grupos políticos— ya han liderado marchas a lo largo de Caracas y otras ciudades importantes. Leopoldo López, un de los líderes principales, terminó encerrado en la cárcel de Ramo Verde por incitar a la multitud a dañar propiedades personales.

Manifestantes Versus la Policía

Si el problema inicialmente había sido la inseguridad, luego los manifestantes se han quejado de la forma cómo el gobierno y la policía respondieron a las protestas.

En una entrevista con VICE News, La China mostró sus brazos y piernas amoratados tras su último encuentro con la policía.

“La primera vez que me agarraron fue hace dos meses. Hicimos una protesta pacífica, donde todos nos pintamos las manos de blanco. Fui encarcelada por tres días, me golpearon y me envolvieron en goma espuma. Después me arrestaron dos veces más”, dijo. “También me arrancaron la uña de un dedo del pie. Son expertos en guerra psicológica. Dijeron, ‘¿te gusta protestar?, bueno, nunca volverás a ver una guarimba”.

Cuando VICE News intentó hablar con los guardias que vigilan los campamentos de estudiantes, dijeron que “se les había ordenado no hacer declaraciones” y que “sólo estaban haciendo sus trabajo”.

Vladimir Padrino, jefe del comando operativo estratégico de las Fuerzas Armadas Venezolanas, dijo previamente en una conferencia de prensa que “hay varios incidentes de fuerza excesiva que han sido cometido en los últimos días. Podemos decir que 97 oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional han sido investigados por tratos crueles —por tortura”.

En este momento, la cifra de muertes en las confrontaciones entre la policía y los estudiantes es de 41 —nueve eran oficiales de servicio público. Unas 674 personas han resultado heridas y ha habido más de 2.200 arrestos —de los cuales 175 personas están aún detenidas esperando el proceso judicial.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, condenó las acciones de Maduro para limitar la libertad de expresión y las restricciones al acceso a Internet en Venezuela.

“En Venezuela, el gobierno ha usado a las fuerzas de seguridad para perturbar las protestas pacíficas y limitar la libertad de expresión y reunión. Y esto ha incluido impedir el acceso a ciertas páginas web y limitar el acceso al servicio de Internet en ciertas partes del país”, dijo Kerry el 28 de abril en la Conferencia de la Coalición de Libertad Online.

Los estudiantes de Venezuela repiten las denuncias de Kerry cada vez que organizan una protesta a través de Facebook o Twitter y ven que sus teléfonos celulares repentinamente pierden recepción y urbanizaciones enteras se quedan sin Internet.

“Quieren silenciarnos, pero no lo lograrán. Ya no le tenemos miedo a la policía, porque todo aquí está tan mal que es igual de probable que te maten yendo al cine o en una protesta donde los policías te llenan de balas”, comentó un estudiante de 23 años que ha pasado el último mes durmiendo en una tienda de campaña en el Campamento de la Libertad, ubicado en la céntrica urbanización de Chacao.

El 26 de abril, en Caracas y otras ciudades, miles de personas salieron a protestar y llevaban carteles que decían; “La Libertad no es Negociable”, “No Queremos Comunismo”, “No Más Silencio” y “Devuélvanos a Nuestros Muertos y Entonces Podemos Conversar”.

La policía dispersó a los manifestantes y, una vez más, el intercambio de gas lacrimógeno, balas de goma, piedras y canicas produjo docenas de heridos en ambos lados.

Es una escena familiar para una manifestante conocida como La Bomba.

La Bomba —que tiene en la muñeca izquierda un tatuaje de un tirachinas que dice “Venezuela”— comentó sobre las quemaduras por el gas, las costillas rotas y los siete puntos de sutura en la boca como consecuencia de la paliza que recibió por parte de un policía en una protesta pasada.

“Soy más que una muchacha que le tira canicas a los policías con mi tirachinas, quiero ser alguien. Para poder hacerlo, tenemos que vivir en un país libre”, dijo La Bomba.

 

Fuente Original: Iriarte V., Nathalie.  “Meet Venezuela’s ‘Roadblock’ Protesters Who Are Rallying Against Crime”. VICE News. Mayo 7, 2014.

https://news.vice.com/article/meet-venezuelas-roadblock-protesters-who-are-rallying-against-crime

Foto principal: Andrés Kerese

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl