Tag Archives: heroes

UN PAÍS POR PEDACITOS

Recopilación realizada por: Guaritoto González
Agosto 31, 2015

01. Cuando era chiquita sufrí un poco de discriminación por parte de algunos venezolanos por ser colombiana, ahora me va a suceder lo mismo acá en Colombia por ser venezolana. Maria Alejandra Morillo

02. Me encantaría saber por donde anda Piedad Córdoba. De que lado del alambrado habrá quedado. Ekt Ana

03. Y qué van a hacer con todos los bachaqueros venezolanos que pasan todo el día haciendo colas de productos básicos por todo el territorio nacional para rebuscarse? Los van a expulsar también del país ? Circo, pan y circo. Gabriela Odreman

04. Dos casos aislados, ayer a las 6 de la tarde asesinan a un artesano de 19 años en la Plaza de los Museos… Hoy a las 5:30 A.M. se escuchan 13 disparos en La Carlota, asesinaron a un joven para quitarle la moto frente al Museo del Transporte. Dirán que son los Paracos? Francisco Murmullo García

05. “ObamaDerogaElDecretoYA”,‬ ‪‎”ElEsequiboesVenezuela”‬ y la nueva ‪‎”VenezuelaExigeRespeto‬” a Colombia. Todas estas “batallas” se han dado en los últimos seis meses y ninguna se ha ganado. Cual será la siguiente? Nélida Fernández

06. Señores, el chiste de “deportar a Maduro” no es un chiste, es un acto tan fascista como lo que el gobierno hace ahora con los colombianos en Táchira. Por si no se han dado cuenta. Graisa Molina

07. Yo sé de uno que ha estado fronterizo siempre. Nacho Suárez

08. La baja del precio del petróleo le servirá de coartada a Nicolás. Elías Pino Iturrieta

09. Si la frontera de Cúcuta está cerrada, cómo hicieron el cálculo de hoy nuestros compatriotas de DolarToday. Andrés Kerese

10. Saben que me da miedo… Cuando me llega una notificación al celular de Dolartoday. Mary Hoepp

Bonuscrack
Venezuela país border…
El trastorno límite de la personalidad o borderline también llamado limítrofe o fronterizo, es definido como «un trastorno de la personalidad que se caracteriza primariamente por inestabilidad emocional, pensamiento extremadamente polarizado y dicotómico y relaciones interpersonales caóticas». El perfil global del trastorno también incluye típicamente una inestabilidad generalizada del estado de ánimo, de la auto-imagen y de la conducta, así como del sentido de identidad, que puede llevar a periodos de disociación. Se incluye dentro del grupo trastornos de la personalidad, los llamados «dramático-emocionales». Isabel Hernández

Héroes de la buena nota por Macu Miguel

Florencio 1 copia

La buena si nota viaja en moto

“Mi hermano es un renegado… porque es motorizado”. María Rivas (años 90)

Al pana lo veo casi todos los días. Es el motorizado que trae a la oficina los almuerzos “Delivery”.

Al principio su porte inspiraba respeto: Actitud plantada, mirada esquiva, lentes oscuros y casco bajo el brazo. Entregaba, daba el vuelto y se iba.

Poco a poco su cara se hizo amigable y un día, buscándole la sonrisa le pedí una foto. Me dijo que eso no le gustaba, pero… sonrió. Le expliqué que era para una campaña que estaba haciendo sobre gente chévere, y me dijo, en tono “malandro”: – “Yo ando con Dios… El que hace bien, está bien. El que hace mal termina mal… más nada”. Su filosofía pues.

Florencio debe tener unos 50 y pico, sus compañeros de cuadra le dicen “El Chino”. Vive en San Martín , una de las 32 parroquias que forman parte del Distrito Metropolitano de Caracas  y una de las 22 que se encuentran dentro de la ciudad Capital en el Municipio Libertador. Allí nació, se crió y se casó con Magaly. Tienen una hija, ex alumna de liceo militar y recién graduada en criminología de La Central. Ella acaba de tener un hijo y está preparando los papeles para irse a Argentina.

El Chino se levanta tempranito todos los días, todavía de noche, para salir a la calle a “buscarse el sueldo”. Antes de irse a Los Chorros donde busca los almuerzos, se reúne con sus colegas taxistas en la Plaza O’Leary: – “Salgo a taxear de 6 a 11 de la mañana y luego vuelvo a las 5 hasta las 7 de la tarde. Con la inseguridad, hay que recogerse temprano”. “A los paisanos los dejan sin moto a diario”.

Antiguamente (hace 2 o 3 años), todavía jugaban dominó en la placita con los compadres de la vecindad. Desde el miércoles, tipo 5, se armaba la cavita, hielo, cerveza y comenzada la pachanga.

A veces se acercaba uno que otro policía y se quedaban con ellos viendo el final de la partida. Luego, desaparecieron los policías y llegaron los malandros, quienes no dejaban que la cochina trancara el juego. Lo trancaban ellos con el respectivo: “bájense con lo que tengan”.

La plaza la cambiaron por la casa del vecino. Ya no se reúnen tanto. Todo cambió. Las cosas ahora son más complicadas. Pero él no se amilana. Ahora anda con una moto prestada, la suya tuvo un problema mecánico, pero como no hay repuestos, la tiene parada. Si el nuero la necesita “le toca salir a pie” y hacer lo que puede. Prácticamente se la turnan.

Pero Florencio es un abuelo feliz, está chocho con su nieto de cuatro meses, siempre tiene un cuento nuevo, pero no tiene foto, prometió traérmela la próxima vez. Tiene una bella familia por la que se parte el lomo todos los días. Ahora, es un gusto encontrárselo en Recepción. Anda orondo, derechito e impecable. Es otro sobreviviente que anda por ahí cabalgando caballos de hierro, evitando retrovisores y esquivando policías y peatones. Está acostumbrado a que le suban los vidrios o le pidan licencia y papeles. Normalmente tiene sencillo en la cartera por si hay que mojar alguna mano corrupta de soldado raso, de esos que ponen en “Alcabalas Seguras”.

Es mi héroe de cemento: Tiene ojos en la espalda porque nunca deja de mirar pa´tras, caballo propio y una voluntad de piedra.

Macu Miguel

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

Héroes de la buena nota por Macu Miguel

Aquí suena la buena nota

Pianista

El Sr. Ricardo es el pianista de una reconocida clínica caraqueña. Tiene varios años en ese plan. El piano está en el lobby por donde pasan diariamente miles de personas: alegres embarazadas, enfermos terminales, niños con o sin chupetas, abuelos en sillas de ruedas y a pie, promotores con sus maletas y no precisamente de sueños; enfermeras, empleados, accidentados con o sin muletas, hipocondríacos, familiares apurados, floristeros, obreros, ascensoristas, pacientes, gente común y corriente... Todos con el motivo de su visita acuestas, llenos de angustias, corre corre, un si y un no, con la vida en los dedos y la esperanza en un piso más arriba, mientras suben la cuesta por la escalera o por es ascensor.

Es un lobby difícil, particular: tiene un “FarmaAhorro”, que nunca tiene cola, ni medicamentos, el cafetín, el módulo de Información, una tiendita- kiosco y un área tipo lounge que precede a las oficinas administrativas. Debe ser por eso lo del piano.

En el medio de todo está el simpático pianista, con una partitura debajo de la manga, una nota de aire fresco y la melodía que apacigua el espíritu del pasajero en tránsito.

Puede que te pase algo cabalístico porque así es la música aleatoria, siempre suele significar algo que, para los que andan buscando fe, la consiguen.

Entre Franco de Vita, Chaikovski, El réquiem de Mozart o “Tus ojos” de Diveana… todo puede pasar: “El pianista quizás traiga noticias en el mensaje de esa canción”, oí en forma de murmullo esa cursilería. Y ¡zas! a mí me pasó. Bueno, me pasa siempre… ando con un “Qué significa?” para arriba y para abajo.

Siempre lleva una sonrisa por delante, entorna los ojos y pronuncia el rostro, marcando la sensibilidad musical que la armonía requiere, como todo un buen actor, mientras toca. Sube y baja acordes llenos de buena vibra, que apenas unos pocos aplauden, porque absortos, ausentes y abstraídos tratan de entender el ilegible récipe que la vida le recetó. Pero igual, lo levantan del asiento para hacer su referencia llena de gratitud como si de un poliedro se tratara.

Definitivamente una labor llena de buena nota que, el Señor Ricardo alterna los medio días con su trabajo oficial de Contador, el que lo mantiene.

No les menciono la canción que escuché porque no la recuerdo, les mentiría si les contara. Pero si sé que me resultó la cábala.

Son los héroes anónimos, sea el que fuere, los que tienen poderes de verdad.

Macu Miguel

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

Héroes de la buena nota por Macu Miguel

Aquí se vende buena nota

El chamo del kiosco

Mike es el chamo del kiosco. Vive en el Barrio el Pedregal, un barrio sano, donde la gente se ha organizado y lo tienen como tacita de plata. Como en cualquier zona de Caracas, nunca falta el malandro, el borrachito de la esquina, la loca de ambulante y el perro callejero, pero aquí la mayoría es gente tenaz, de los que se fajan día a día con trabajo y 100% actitud.

Hay una bodega, guardería, licorería y la quincalla, donde en otros tiempos conseguías de todo. No puede faltar el perrocalentero y la señora de las empanadas, que los sábados, si pasas tipo temprano, puedes sentarte, en mesitas y todo, a comerte un mondongo o una contundente sopa de pollo.

Ellos son algunos de los vecinos de Mike, quien atiende el kiosco del barrio con su prima. Lo heredaron del abuelo que lo tenía hace todos los años del mundo, los mismos que tienen viviendo en el barrio, aunque él tenga solo 23. Oloroso y sonriente, Mike siempre está de punta en blanco para venderte: cigarros detallados, refrescos, galletas, chuquerías varias y a veces, unos yogures de muerte.

Hay tardes adictivas donde el exceso de trabajo necesita un respiro y uno sale a caminar un rato para toparse con el amarillo número 5 de Frito Lay, en cualquiera de sus variantes. Últimamente la escasez golpea también el rubro de la chatarra y ahí está Mike que, con una pícara sonrisita te dice: – eso “no se consigue mijita” – y sale orondo de la penosa situación, en donde todos estamos inmersos, pero él lo hace más vivible que otros.

Parece de 15 pero tiene 23. La tremendura se le ve en los ojos, la viveza se le asoma en la piel. Quisiera comerse el mundo, pero tiene que cuidar a sus sobrinas, tres, en escalera descendente… 10, 5 y 3… Unas muñecas que ayuda a mantener, pues su prima es madre soltera, con dos trabajos y una gran familia a cuestas. A veces, están jugando en el kiosco, o las consigues durmiendo la siesta en una colchonetica, pequeñita como ellas.

Él tiene algo en la mirada, algo que produce un pequeño vértigo que se contagia. Yo la llamo “la adrenalina veinteañera”, esa que no cansa, que te hace superhéroe. Siempre se despide de los panas con su grito de guerra: ¡“Pórtate mal y niégalo todo”!

Hay días que paso distraída y oigo ese eco de lejos, que me hace cosquillas en el alma, e inevitablemente me saca una sonrisa.

Son los chamos del hoy, el futuro, echados pa´ lante, jodedores, alegres y muy conscientes de la situación que vivimos en estos tiempos de furia. Hablan mal del gobierno con conocimiento de causa, porque antes les creyeron. Vivieron en carne propia de las falsas promesas gobierneras y ahora padecen, como todos nosotros, el periodo de las vacas flacas.

Chamos como Mike agradecen al que les tiende la mano y reconocen a quién los ayuda a surgir. Con trabajo, Mike estudia y se supera. Está sacando el bachillerato en un Parasistemas. No quiere estar en ese kiosco para siempre. Quiere viajar y conocer las discotecas del mundo. Para ir a las de Caracas, espera por tiempos más seguros.

Es mi héroe preferido, sobre todo por su grito de guerra. : ¡“Pórtate mal y niégalo todo”!