Tag Archives: #crisisenVenezuela

Freír cabezas…

Por Sandra Caula

A veces me parece que todavía muchos no saben qué enfrentamos.
Esta historia comenzó con alguien que ofreció, a modo de justicia, freír cabezas en aceite. A la gente le pareció bien, seguro creyeron que era un decir. Lo votaron, lo apoyaron. Aquí estamos. Era verdad literal: están dispuestos a freír cabezas en aceite. Las nuestras. Y no por justicia, sino por maldad y por ambición.

Estos meses han sido duros e importantes. Se han conseguido cosas. Muchas, como nunca. Hemos perdido a muchos también. Nos hemos deteriorado más aún. Y ahí están los que prometían freír cabezas en aceite, tambaleantes pero con vida, bloqueando la salida con una roca enorme.

Lo cierto es que no aguantamos mucho más a este ritmo, en las calles, con escudos de cartón contra armas refinadas y gorilas dispuestos a todo. Saliendo a buscar comida y medicinas en cada ratico libre. Con los negocios, los estudios, las vidas destruidos, con más gente que nunca yéndose. Hay que calmarse, hay que pensar, hay que ver con realismo cómo seguir y soportar más dolor con inteligencia y entereza. No queda otra.

Se nombró un nuevo TSJ y allí está buena parte en la Embajada de Chile y dos presos. Lo mismo pasaría con un CNE, con un Defensor del Pueblo, con lo que sea.

Hay que seguir, pero no a esta mecha. Esa es la verdadera fortaleza. No va a ser fácil. No va a ser rápido, no será sin dolor, pero será. Se han dado pasos decisivos y la razón nos asiste, como diría Jenofonte.
Ir a elecciones regionales es necesario. También seguir defendiendo la Asamblea Nacional y la MUD, aunque las critiquemos. Pero no critiquemos a quienes tanto han hecho y arriesgado por frustración con la realidad difícil que nos ha tocado (y nos hemos buscado). Nos enfrentamos a algo de verdad terrible, es posible que perdamos, aquí todos perderemos mucho cada día en todo caso, eso es seguro.

Lo único firme que tenemos para seguir enfrentando esta pesadilla, lo único organizado, lo único que se ha mostrado eficaz, son esos dirigentes y esas instituciones que ha costado muchos años reorganizar después del deslave que ha sido este régimen millonario y sin escrúpulos apoyado por una izquierda y una comunidad internacional muy idiotas que despertaron hace dos días.
Tengamos confianza, no en que saldremos de esta, porque nadie puede asegurarlo, sino en esos dirigentes que bien podrían estar viviendo fuera del país o tranquilos en sus casas. Nos han traído hasta aquí. Tengamos un poco más de paciencia. Por los que han muerto, por lo que tanto hemos sufrido y resistido, soportemos el dolor por lo devorado en estos malditos años y por lo que les falta por devorar. Ese cíclope incivil, capaz de todo, cada día volverá a sellar la salida de la cueva con una roca gigantesca que no podemos mover. Hay que buscar la manera de que él mismo la quite, nosotros no podemos. Hay que hacer que duerma y apuntarle bien al único ojo. En eso estamos.

El mundo reacciona a la constituyente de Maduro



En los días previos a la convocatoria a votar por la Constituyente de parte del gobierno de Nicolas Maduro, las protestas en el país no han cesado, tampoco las denuncias de la parte de medios internacionales y personalidades de todos los estratos ni los mensajes de la diplomacia en el mundo. En la jornada del domingo 30 de julio 2017 se multiplicaron los mensajes de rechazo y desconocimiento al proceso Constituyente, juzgado como antidemocrático, y, a pesar de la creciente censura a los periodistas, los medios del mundo han dado una excepcional cobertura a este nuevo capítulo de la historia reciente venezolana.

El relator especial de la ONU advierte sobre el impacto de las sanciones contra Venezuela

 

 

http://www.infobae.com/america/venezuela/2017/07/31/la-lista-de-los-40-paises-democraticos-que-hasta-el-momento-desconocieron-la-asamblea-constituyente-de-venezuela/?outputType=amp-type

 

http://prodavinci.com/2017/07/31/actualidad/como-se-mueve-el-tablero-internacional-ante-la-constituyente-por-mariano-de-alba/?platform=hootsuite

 

http://peru21.pe/politica/peru-desconoce-elecciones-constituyentes-venezuela-2291581

 

http://www.elcomercio.com/actualidad/peru-colombia-mexico-panama-desconocen.html

 

http://www.eldeber.com.bo/bolivia/Evo-critica-a-quienes-desconocen-la-votacion-en-Venezuela-20170730-0005.html

 

https://www.presidencia.gob.pa/Noticias/Comunicado-

 

https://www.mrecic.gov.ar/argentina-no-reconoce-la-eleccion-de-la-asamblea-constituyente-en-venezuela

 

http://prodavinci.com/2017/07/30/actualidad/que-implicaciones-tiene-el-desconocimiento-internacional-de-la-constituyente-por-mariano-de-alba/

 

http://www.exteriores.gob.es/Portal/es/SalaDePrensa/Comunicados/Paginas/2017_COMUNICADOS/20170731_COMU184.aspx

 

http://www.elpolitico.com/mercosur-analiza-expulsion-de-venezuela-tras-elecciones-de-la-constituyente/

 

http://www.minrel.gob.cl/comunicado-sobre-situacion-de-venezuela/minrel/2017-07-30/184157.html

 

http://cnnespanol.cnn.com/video/cnnee-vo-romo-reacciones-internacionales-una-a-una/#0

 

http://www.dw.com/es/alemania-constituyente-en-venezuela-fue-sin-garant%C3%ADas/a-39905102

 

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-40772187

 

http://www2.mre.gov.py/index.php/noticias/paraguay-no-reconoce-ilegal-convocatoria-ni-resultados-de-la-inconstitucional-asamblea-constituyente-en-venezuela

 

https://www.wsj.com/articles/u-s-freezes-assets-of-venezuelan-president-nicolas-maduro-1501529960?mod=e2tw

 

http://www.notimerica.com/politica/noticia-gobierno-venezuela-instalara-polemica-constituyente-pesar-masivo-rechazo-20170731135020.html

 

 

 

Escrito de la Madre de Wuilly Arteaga:

Foto: Leo Alvarez. https://www.instagram.com/p/BUfzcLVjv4u/?taken-by=oelzer

“Después de horas de espera en el Destacamento de la GNB 433 tratando de obtener algún resultado positivo que llevara a la liberación de WUILLY, me tocó desplazarme hasta el CICPC con Alfredo Romero, su abogado y otro compañero, a quien por respeto y por medidas de seguridad no mencionaré. Al llegar allí, automáticamente fui su madre, sin que hubiera dudas. Nos permitieron el acceso…pero allí me derrumbé. En instantes mi mundo se volteó al revés, ante su cuerpo diminuto, su voz entrecortada, su cabello quemado, sus ropas ensangrentadas, rotas y sucias y su rostro desfigurado. Sólo alcanzó a pronunciar en voz muy trémula: “QUE VERGUENZA QUE TENGAN QUE VERME EN ESTE ESTADO”.

Y su figura se me volvió de nuevo ese gigante muchacho, valiente y orgulloso patriota, pacifista de naturaleza, sensible, de alma sencilla y de verbo fácil. Su espíritu indomable se vistió de gloria porque sus heridas sanarán y su música volverá a sonar. Mañana este luchador inédito será presentado a tribunales de control, en el Palacio de Justicia. Desconocemos cuáles serán los cargos que le imputará el Ministerio Público en manos de sus Fiscales, pudiera ser Terrorismo, Detentación de Armas, Alteración del Orden Público, sí, tal vez todo eso lo pueda producir un violín.”

Evelyn de Arteaga

De Laureano Márquez

EFE/Miguel Gutiérrez

Maduro: has dañado cuanto es hermoso y bueno en Venezuela.

Has contribuido como pocos a destruir la convivencia, la democracia y la libertad. Tú pasarás y serás solo un mal recuerdo del peor país que podemos ser, de lo bajo que podemos caer con la brutalidad y la ignorancia encumbrada. Serás emblema de la barbarie que ancestralmente arrastramos. Te aseguro que la civilización y la civilidad volverán a Venezuela, también la cultura y la bondad. Los acordes de los violines de nuestros jóvenes anunciarán la patria nueva y -para alegría de nuestra tierra-tú habrás pasado, como pasan las pesadillas al amanecer y serás eso: solo un triste recuerdo de lo viles que podemos llegar a ser, una frontera de barbarie que nunca más debemos volver a cruzar.

 

EN VENEZUELA, LA TIRANÍA DEL CLAN MADURO

Le Monde, Editorial 22.7.2017

Traducción de Juan Luis Delmont

Foto de Andrés  Martínez Casares / REUTERS

Un pueblo agotado, un país desangrado, presa del caos y la miseria, bajo la bota de un régimen que cayó en el hamponismo: ¿cuánto tiempo más puede durar la tragedia venezolana? Heredero del “chavismo”, vale decir de un desastre económico y social de proporciones históricas, el presidente Nicolás Maduro se aferra al poder, en una huída hacia adelante en la que la violencia de Estado es el pan de cada día de los ciudadanos.

Pero los ciudadanos plebiscitaron a la oposición al régimen el domingo 16 de julio durante un referendum informal y simbólico organizado por el parlamento, controlado por los oponentes. Desde su derrota en las legislativas de diciembre de 2015, el sucesor del ex presidente Hugo Chávez (1999-2013) aplazó sine die todos los escrutinios previstos por la ley. El poder chavista, durante mucho tiempo inderrotable en las urnas, es ahora minoritario en el electorado, pero se niega a la alternancia.

Anda con rodeos, busca derivativos. Como la convocatoria de una asamblea constituyente, que debe ser designada el 30 de julio según un modo de escrutinio corporativo, contrario al sufragio universal y a la propia Constitución chavista. Esta constituyente está destinada a remplazar las instituciones que escapan del poder del ejecutivo, como el parlamento.

Desde abril, los venezolanos le dicen “¡basta!” a la supuesta “revolución bolivariana”, que arruinó a una nación riquísima en petróleo. La ruina de la economía no la provocó la caída de los precios del petróleo, sino el despilfarro populista, la estatización de los sectores clave, muchas veces confiados a militares incompetentes, la corrupción en proporciones nunca antes vistas: la mitad de la renta petrolera de los últimos veinte años desapareció sin dejar huella.

El “chavismo” es la máscara de un Estado mafioso, involucrado en todos los tráficos, desde las drogas hasta las armas. El país es una de las principales plataformas de exportación de estupefacientes hacia Europa. Último pilar del régimen, las fuerzas armadas tienen en sus manos una tercera parte de los ministerios y una parte de la economía. Algunos sectores militares hacen negocios jugosos gracias, entre otras cosas, a un control de cambios instituido desde hace unos quince años.

El destino de los venezolanos es menos envidiable. Recesión, hiperinflación, devaluación de la moneda y pérdida vertiginosa del poder de compra: el empobrecimiento es general. El 16 de julio, los 7.5 millones de participantes en el referendum provenían tanto de las zonas de clase media como de los suburbios y barrios más pobres.

A la oposición que exige elecciones libres anticipadas, Maduro responde con una represión brutal, el uso desproporcionado de la fuerza, detenciones masivas y el recurso a los tribunales militares contra civiles. Desde mayo la soldadesca del régimen abatió con disparos de bala a un centenar de manifestantes. Dos jóvenes más fueron asesinados durante las manifestaciones que acompañaron, el jueves 20 de julio, una jornada de huelga general en el país.
En ese enfrentamiento desigual, los oponentes necesitan la solidaridad internacional. Los grandes vecinos de Venezuela, como Colombia, deben imponer una mediación y, luego, una retirada ordenada del clan Maduro. No hay otra solución. El populismo versión Hugo Chávez devastó al país, arruinó a sus habitantes, desgarró un tejido social ya frágil. Es una alianza entre la incompetencia y el bandolerismo de Estado sobre un fondo de tiranía política. Es eso y nada más.

Versión original: http://www.lemonde.fr/idees/article/2017/07/21/au-venezuela-la-tyrannie-du-camp-maduro_5163360_3232.html

EL PAÍS TOMA LA PALABRA

Por: Leonardo Padrón

Usted puede darle el nombre que quiera. Puede decirle consulta popular. O soberana. O, como dicta la tradición, llamarlo plebiscito. También puede asumirlo como la gran encuesta nacional, la que recogerá la opinión de todo el país electoral, el país que tiene edad para votar y elegir, para respaldar o rechazar, para elegir otro destino o persistir en la pesadilla. En realidad no importa el nombre que le de. Importa el sentido que tiene ese día. Importa que todos nos hemos puesto de acuerdo para -en un mismo domingo- expresar nuestra opinión, para responder tres preguntas que contienen el talante definitivo de nuestro futuro. Importa que la democracia, a pesar de lo sangrante y herida que está, le pide hoy a los ciudadanos que la invoquen, que digan lo que piensan sobre sus gobernantes, que lo expresen de la forma más sencilla posible: con un lápiz, con su cédula laminada y su verdad. Para que el mundo, y nosotros mismos, y los hombres que rumian su poder en Miraflores, oigamos la opinión de todos y cada uno de los que forman parte de un mapa, un gentilicio, una razón de ser llamada Venezuela.

Ellos dicen que no es legal, ni vinculante, que es sedicioso, que solo procura violencia, que si el CNE no participa no vale, que necesita el visto bueno del TSJ, de los hermanitos Rodríguez, del Contralor, del Foro de Sao Paulo en pleno, y hasta algún gesto inequívoco del eterno. Ellos andan nerviosos, inquietos, desajustados. No duermen bien, botan el café, se tropiezan con las vocales. Buscan esquinas oscuras en la constitución, le tuercen la oreja a los artículos, inventan leyes y sentencias de última hora. Quisieran saltarse el domingo 16 de julio, expropiarlo, que sea declarado un día postizo, inexistente, falso en el calendario. Ruegan por un milagro que los ayude a frenar la avalancha, el tsunami, la tormenta. Porque lo que asoma en el horizonte para Nicolás Maduro y su siniestro régimen es un desastre natural de enormes proporciones. Estamos hablando de millones y millones de personas, venezolanos todos, que expresarán de forma cívica, pacífica y organizada su ya basta, su no queremos más dictadura, su exigimos democracia y elecciones libres. Gente en todos los municipios y rincones, en todos los estados y esquinas, en decenas de ciudades en el resto del planeta, que marcará tres veces sí. Sí para expresar su rechazo a la Constituyente. Sí para demandar a la Fuerza Armada Nacional obediencia a la constitución y respaldo a la Asamblea Nacional que nosotros mismos elegimos. Sí para renovar los Poderes Públicos, para conformar un Gobierno de Todos, para realizar elecciones libres, para restituir el vapuleado orden constitucional. Tres veces sí para ser enfáticos, para que no queden dudas, para dejarle claro a la dictadura nuestro multitudinario deseo de volver a vivir en democracia.

Todos los muertos que han caído bajo la metralla del régimen, todos los que han recibido perdigones y bombas lacrimógenas en sus ojos, piernas y rostros, todos los que se llenan de oscuridad y oprobio en las cárceles, todos los que han recibido patadas y golpes en su dignidad, todos los ultrajados y robados por los colectivos y la Guardia Nacional, todos los que se tuvieron que ir del país, todos los que se quedaron sin presente ni sospecha de futuro, todos los que han sido saqueados, allanados, violados, humillados, amenazados, intimidados, burlados, todos, absolutamente todos, tendrán la oportunidad de expresar su opinión. Incluso los indiferentes, los temerosos, los replegados. ¿Acaso hay algo más vinculante que el sentir del propio país expresado en cada uno de sus individuos? ¿Hay algo más democrático y honesto que pedirle a todos los ciudadanos que manifiesten su opinión, sin manipularlos, sin obligarlos o amenazarlos con despedirlos de su trabajo o no darles la limosna de los CLAP?

Eso es lo que va a pasar el domingo 16 de julio, en más de dos mil puntos soberanos y más de catorce mil mesas de votación en toda Venezuela. Eso es lo que va a pasar en más de 70 países del mundo y 430 ciudades del exterior, por donde andan tantos venezolanos, errantes y melancólicos, huérfanos de país y de rumbo, con la nostalgia atragantada en el alma. Es imposible no participar en el evento más democrático de los últimos tiempos. Es un nuevo e inmejorable chance para ser protagonistas de nuestra historia. Es un gesto colectivo que expresará nuestra aspiración de volver a ser un país normal y decente, y no la región más sórdida del continente. Hemos marchado sin descanso. Hemos dejado la piel en la calle. Hemos manifestado de todas las formas posibles. Han sido más de cien días de protesta febril, más de noventa muertes dolorosísimas, mas de mil heridos y cientos de presos políticos. Ahora nos toca enfrentar una cifra más pequeña pero decisiva. Nos toca decir tres veces SÍ. Tres veces en una planilla. Millones y millones de personas diciendo tres veces SÍ.

Y que se exprese el deseo multitudinario de los ciudadanos. Que el país tome la palabra. Que la dictadura termine de entender que se ha vencido su tiempo. Que es el momento de irse y darle el paso de nuevo a la democracia.

Es hora de levantar el sol.

De atizar la dignidad.

De volver a empezar todos de nuevo.

Tomado de: caraotadigital.net

CIEN DÍAS

Por: Hector Torres

Hay quien no se ha perdido una marcha. Hay quien ha ido cada vez que puede. Hay quien ha estado en la primera línea. Hay quien ha cobijado a los que protestan. Hay quien ha arrebatado a muchachos de las garras de los represores. Hay quien ha hospedado a los que vinieron de lejos a protestar. Hay quien ha recibido a los que han marchado a Caracas desde diversos puntos del país. Hay quien ha fabricado implementos de manera artesanal para que las lacrimógenas no maten a los muchachos. Hay quien ha divulgado. Hay quien se ha informado y ha informado. Hay quien alertó y desmontó noticias falsas. Hay quien ha investigado y desmontado ollas del poder. Hay quien ha grabado y subido a la red videos de represión y de violación a los derechos humanos. Hay quien ha escrito. Hay quien ha organizado a sus vecinos. Hay quien ha estado, desde ya, pensando el país del futuro. Hay quien ha buscado llevar nuestra realidad a otros medios y otros lectores. Hay quien ha preparado comida para los desatendidos por la mafia en el poder. Hay quien ha rezado con fervor. Hay quien ha ayudado a los presos políticos. Hay quien ha asistido a los que necesitaron ayuda psicológica. Hay quien ha adoptado campañas sobre temas específicos. Hay quien se entregó a visibilizar casos de presos políticos olvidados. Hay quien asistió legalmente a esos presos. Hay quien llevó estadísticas. Hay quien lloró la muerte de un hijo, aunque no fuese el suyo. Hay quien llevó la cuenta. Hay quien organizó foros. Hay quien creó listas e informaciones de utilidad para la resistencia. Hay quien ha documentado. Hay quien, desde el exterior, ha protestado e informado acerca de lo que ocurre acá. Hay quien ha sustentado expedientes a violadores de Derechos Humanos. Hay quien se ha dedicado a cazar bots chavistas y los ha denunciado. Hay quien ha documentado fortunas mal habidas. Hay quien las expuso. Hay quien ayudó económicamente a causas comunes en esta lucha. Hay quien curó a los heridos de la represión. Hay quien localizó medicinas y las puso a disposición de la gente. Hay quien no estaba en la protesta y, gracias a eso, grabó una abuso que luego circuló por las redes. Hay quien, por tampoco estar, salió de su negocio a rescatar a un muchacho de las manos asesinas. O lo escondió de los perseguidores…

Venezuela nunca ha estado más unida ante un interés común. A lo largo de estos cien días cada quien ha obedecido con fidelidad a una voz dentro de su corazón que le ha dicho lo que es correcto. Y ha actuado en consecuencia. Lo importante es que todos, desde la obediencia a esa voz, estamos construyendo esta historia. Entre todos hemos llegado a este punto. Todos somos esa Venezuela que lucha por su tierra y por su vida. Todos tenemos algo que aportar. Y todos lo estamos haciendo. Lo importante, como dice mi querida Dira Martinez Mendoza, es que cada quien mantenga encendida la llama dentro de su corazón. Aunque falta por ver el horror del que son capaces de generar los que están sintiendo la proximidad de su fin, no nos dejemos distraer ni confundir. Esta convicción es irrevocable. Que no se apague esa llama.

Hoy no “escracheo” mañana sí

Lo que sucede en Venezuela no es una guerra, es una cacería, son fusilamientos, son persecuciones, son maltratos. Angela Bonadies

Nada de psicología social, matemática pura: 30 detenidos hoy son 60 nuevos activistas civiles mañana en la calle. La Dictadura se equivocó. Félix Allueva

Que el Ministerio Público investigue (o diga que lo hace) los desatados actos de violencia ordenados por el Estado es como que un asesino le pida disculpas a su víctima después de matarla. Ana Chin A Loy

Capriles no puede viajar porque no tiene pasaporte. Se lo robaron. Diosdado no puede viajar. Cristina Müller

Ser hijo de chavista no es delito. El delito es robar y disfrutar de esa riqueza a sabiendas de su origen delictivo. Alé Yánez Valarino

En esto sí que soy radical… ¡Que se jodan todos! ¡Todas y todos y cada una y cada uno! ¿No que El Imperio es como la demonia y el demonio? Pues entonces váyanse a Corea del Norte. Sergio Machado

Yo no espero justicia divina. Lo divino es hacer justicia ya. Victor Villalba

Y con ustedes… los analistas del escrache. Esos, que tienen toda la vida estudiándolo y hasta doctorados de escrache han hecho. Fedosy Santaella

Me estoy poniendo muy obtusa. Al punto de que el próximo que me diga que repudiar a los ladrones y expoliadores de nuestro patrimonio nacional, no es bonito, ni legal ni elegante… Lo voy a mandar a bañarse, en el Guaire, mínimo … Carlota Sosa

El límite para el escrache a un enchufado de la dictadura que viva en el extranjero es… el respeto por las leyes del país en cuestión. Cabeza fría…y calculadora! ok! Leonardo Rodriguez

Me declaro inmune al “buenismo”. Escrache a quien escrache merece. Marie Claire Kushfe

El escrache es un ejercicio del libre albedrío. No jodan tanto. Ivoly Noguera

Todos los “ninis” apoyan la dictadura. Paul Atreides Rodriguez

Bonuscrack

El FMI dice que Venezuela no debería estar solicitando prestamos, debido a que en los principales Bancos del Mundo existen mas de trescientos cincuenta mil millones de los dolares depositados a nombre de personas naturales “Venezolanos”, sin herencias, empresas, o negocios que respalden el origen del capital.

Paolo Merlini Fiore

Recopilación realizada por Guaritoto González

Banquetes de amor por Monito Underwood

Este fin de semana fui requerida para sendos banquetes de amor, esas madres de manos calidad de tanto fogón que el lugar donde más cómodas están es en la cocina y orgullosas liderando su mesa.

El sábado disfruté una causa limeña, ensalada de quinoa y polvorosa de pollo. En otra, el domingo, cerdo horneado, la especialidad de mi madre, con la baranda de tu preferencia. Una torta de queso el sábado, un cotillón de tarta de Santiago que hace mi hermana el domingo. Leí un libro corto del sueco Henning Mankell y vi una película de acción- suspenso por casualidad sueca también de taquicardia ( en Español de películas piratas Redención), solo salí de la casa para el consabido paseo dominical a Lupe y mis invitaciones a comer en casa de otro. Mis huesos adoloridos de tratamiento médico no daban para más. Hace el calor de julio- agosto.

Y estamos aquí, agazapados, explorando lo mejor de nosotros, la vida, que es el detalle y la entrega, la comida caliente de casa, el libro que espera por ti, la música en la mañana ( siempre mi hora preferida para escuchar música) Tiempo de dar y recibir ante el horror.

Resistir.

Resistir la tentación de morir lento de tristeza y paranoia.

Caracas es una ciudad del miedo, desierta de noche, caótica de día. Un lenguaje militar está instalado en todo quehacer. Cada sitio está empapelado a su entrada- salida con prohibido cualquier cosa, indicativos de cómo hacer la cola correctamente, formarse supongo; siguen los niños del hospital de niños tomando sopa de la generosidad criolla sin respuesta del rapaz gobierno, siguen los animales muriendo de mengua en los zoológicos, siguen los abuelos buscando sus medicinas escasas, las madres los alimentos para sus hijos, el hampa asechando sin descanso, se raciona el agua y la electricidad, nadie pregunta por los pacientes psiquiátricos de hospitales públicos, puede ser que sigan ahí, se teme, te agotas. Pero el domingo se puede fingir que paseas en la Cota mil Segura, lees libros suecos, le rascas la barriga a tu perro inglés, y sueñas que eres una ciudadana del mundo y no una víctima de una dictadura militar petro- latinoamericana. Este miércoles marcharé después de mucho tiempo.

S0S Fuerza y resistencia

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

Monito Underwood

Lo sabe quien lo vive. Lo que el chavismo nos dejó

Por Andreina Mujica

Caracas es una ciudad de 7 millones de habitantes. Entre los años 50 y mediados de los años 80 fue considerada una de las capitales más prósperas e importantes de América Latina. Ya hacia los años 90, la economía comenzó a contraerse, en principio, a causa de una baja en los precios del petróleo. Es entonces cuando aparece en el escenario Hugo Chávez, quien aprovecha la coyuntura para persuadir al pueblo de que él es la solución para los problemas de la nación.

Caracas vista aérea. Por AndreínaMujica
Caracas vista aérea. Por AndreínaMujica

Después de 16 años de un mismo gobierno, con la renta petrolera más alta de todos los tiempos, el país se halla hoy en bancarrota y arrasado. No hay obra, no hay ahorros, no hay nada, sólo la destrucción de lo que se hizo en aquellos años del llamado bi-partidismo. Caracas ha sido reducida a óxido, violencia y sucio. Y recordemos que Caracas se halla en mejores condiciones que el resto del territorio.

…………….

El 7 de octubre del 2012, estaba aterrizando yo en Maiquetía, 8 horas después de haber votado en Francia. Nunca paso más de tres años sin visitar Caracas, y en cada visita es lo mismo, la desconozco. Ya hoy no es la misma economía, hay un sistema perverso que a todos ataca como si de zika o chikunguya se tratase. El bolívar fuerte es un chiste cruel que lleva a los venezolanos a rebuscarse la vida bachaqueando (revendiendo productos regulados).

Los salarios no valen nada, apenas llegan a 10 $, y así se gane cuatro sueldos mínimos se sigue sin poder alcanzar una calidad de vida aceptable. Las enfermedades no pueden ser atendidas por falta de medicamentos básicos, no se consigue ni siquiera para enfermedades crónicas, mueren niños enfermos por falta de activos anticancerígenos; para conseguir una medicina es un via crucis que da literalmente para un film italiano en semana santa.

Caracas. Pintura de uñas alcanza el precio del salario mínimo. Por AndreinaMujica
Caracas. Pintura de uñas alcanza el precio del salario mínimo. Por AndreinaMujica

 

El gobierno revolucionario, con la dupla Chavez-Maduro a la cabeza, logró desaparecer alrededor de 2 mil millones de dólares en 16 años (datos de Orlando Zamora, ex funcionario del Banco Central de Venezuela, Runrunes 11/09/15 @robertodeniz) Sin embargo, se pretende hacer ver que la responsabilidad es de una supuesta guerra económica dirigida por fuerzas extranjeras de la que el gobierno no ha rendido pruebas hasta hoy.

Cinco días en Caracas

Lunes:

Una señora con la cabeza más blanca que un algodón de azúcar hala insistente el brazo de su hija paralítica para que pueda llegar al “capta huellas” en una farmacia de un centro comercial. Le pide con más dolor del que la muchacha siente físicamente que colabore, que haga un esfuerzo por estirar el brazo, de lo contrario la medicina que ha buscado durante tres días no será para ella. Perderá el chance. Así está Venezuela, morir o vivir es cuestión de suerte, de oportunidades, lo único que igualó la revolución de Chávez fue el derecho a pasar penurias, calamidades, tropiezos diarios, sí, el derecho a una vida miserable para todos por igual.
Cabe destacar que los “capta huellas” son unas máquinas que fueron importadas desde China con un costo aproximado de 1200$, han sido diligentemente instaladas en todos los establecimientos de alimentos y medicinas del territorio. Las colas inmensas para pagar (no son las mismas que para entrar al establecimiento) se deben a la lentitud e ineficacia de los aparatitos. No permiten comprar los productos que la gente necesita o desea adquirir, sino los que el gobierno ha decidido que se pueden llevar, todo esto gracias a la huella digital que indica si la persona votó, pero ahora también indican si la persona ya ha comido, y cuánto ha comido  o si se ha enfermado, y cuándo se ha enfermado.

 

Caracas. En una cola…Por AndreinaMujica

 

Caracas. Supermercado con máquina captahuellas. Por AndreinaMujica
Caracas. Supermercado con máquina captahuellas. Por AndreinaMujica
Martes:

Elena Cancejo trabaja como servicio en una casa, lleva más de 25 años con esa misma familia, trabajando tres veces por semana. Hace 3 años con los 300 bolívares fuertes (BsF) que le pagaban por día hacía un pequeño mercado para ella, ahora con los 1500 Bs F que le pagan no puede comprar un cartón de huevos. Ella se niega a perder el trabajo para ir  a “bachaquear”.
“Los bachaqueros” se dedican a madrugar para llegar antes de que aparezcan los productos regulados, un ciudadano sabe si van a llegar alimentos o productos de aseo personal cuando ve un ejército de motos estacionados fuera del establecimiento. El venezolano se ha caracterizado históricamente por ser cuidadoso en su aseo personal, aprecia verse bien, sentirse limpio y perfumado. Un pote de un champú regulado cuesta 35BsF, esto con una cola de no menos de tres horas, “los bachaqueros” que ya la hicieron lo revenden en 700 bolívares fuertes. Sí, “fuertes”, así tituló Chávez una de las tantas devaluaciones de la moneda, le quitó dos ceros y la fortaleció según decreto. La señora Jacinta lleva tres horas y media en una cola para comprar productos de este tipo, dice que ya nada le importa, que el dolor de sus varices es lo de menos, piensa en sus nietas y le da fuerzas pensar que estarán “bañadas” para ir limpias al colegio y al trabajo.
La señora Jacinta votó varias veces por Chávez, hoy piensa que todo esto es parte de su castigo, acaso piense también que su forma de pagar la pena es haciendo colas. Fue ella quien le echó esta vaina a sus nietas, asegura, su hija tiene un trabajo con sueldo mínimo, con eso no hacen mercado sino es regulado, sortean las comidas; nadie en casa come tres veces. Los que trabajan piden que la cena les sea apartada. La señora Jacinta rompe a llorar en la cola, maldice a quienes gobiernan su país y ruega a Dios que se los lleve.

Miércoles:
Caracas. Por AndreinaMujica

La gente lleva fajas de billetes amarradas con ligas recicladas (no se consigue pabilo). Hay colas en los bancos para guardar el dinero. Un día ganado por un taxista no da para un mercado, pero es tan voluminoso que lo tiene que meter en una bolsa de hacer compras. La economía se mueve con una fragilidad de cristal. Sin embargo no es lo más frágil, es la psiquis la que ha sido profundamente afectada.
Armando es un señor de frondoso bigote blanco, con sus tonalidades amarillentas por el cigarrillo, maneja un taxi y va disparando con su mano arrugada convertida en un revolver, le pregunto de que va semejante gesto, que qué tipo de juego perverso es ese, responde que él no es un resentido, que no le envidia los carros lujosos y blindados a quienes tienen poder, pero que uno de esos lo atropelló, que estando él en el taxi lo chocó, mejor dicho, arrolló el taxi con la excusa de que estaba atravesado; le incomodaba en su camino. La gente que vio su carro pensó que el chofer había muerto. El señor del bigote blanco-amarillento no quiere decir su nombre, dice que lo persiguen, no quiere fotos, no sabe si quiere seguir en ese taxi, tampoco sabe porque sigue vivo.
La ciudad de la eterna primavera no contaba con el odio de sus propios gobernantes, el chavismo, que tanto alardeaba de tener la mayoría, ahora cuenta con la desaprobación de un 80% de la población votante, esto a juzgar por la nueva Asamblea Nacional, elegida por el pueblo, pero constantemente atacada e invalidada por los “revolucionarios”, que, asustados, van viendo cómo pierden apoyo, y en paralelo parece haber ido en aumento las agallas de destrucción con las que iniciaron el siglo XXI.

Caracas. Santos sin cola. Por AndreinaMujica
Caracas. Santos sin cola. Por AndreinaMujica
Jueves:

Los estudiantes salen de liceos y colegios pasadas las doce del mediodía. El distrito de Chacao ha sido castigado fuertemente por tener mayoría opositora, hasta en los barrios con mínimos recursos. Les cortan el suministro de agua y luz, entorpecen la recolección de basura, les quitan funcionarios policiales para quebrar la seguridad. En plena avenida Francisco de Miranda, que une al Municipio Sucre con el Municipio Chacao, montaron una suerte de terminal de autobuses. Sin reglas de urbanismo, sin lógica ni coherencia con la ciudad. Los usuarios lucen confundidos y el metro ha sido marginado.
Maria Eugenia y su pequeño hermano salen de clases, su casa no queda lejos así que van caminando, comienza un ruido que se convierte en gritos y golpes, en una bomba de gasolina de la prestigiosa zona de Altamira un grupo de ciudadanos se unen para “linchar” a un delincuente, hasta hace sólo un año esto no pasaba sino en zonas populares, pero la gente ha decidido tomar la justicia en sus manos en cualquier rincón. Los liceístas toman el camino contrario al linchamiento, sus padres y maestros ya les han advertido de forma casi pedagógica: “Si ustedes ven situaciones de linchamiento tomen distancia, estas ejecuciones son un acto de brutalidad a causa de la impunidad y la falta de vigilancia en el país, de un alto grado de peligrosidad tanto para la víctima como para los victimarios.” En el 2015, se denunciaron alrededor de 30 linchamientos sólo en la zona de Caracas, según el diario La Voz 4/9/15, lvalera@diariolavoz.net

Caracas. Pobreza Venezuela. Por AndreinaMujica
Caracas. Pobreza Venezuela. Por AndreinaMujica
Viernes:

A las 4 de la tarde de un día de semana uno se topa con la nueva hora pico, la inmensa cantidad de carros a los que no se les consigue repuestos ha impactado en el tráfico urbano, esto, aunado al terror de estar en la calle cuando cae la noche, así las famosas trancas capitalinas han mermado; otro logro más de la revolución. En Caracas, no hay papel para dar un recibo en los tele-cajeros, no hay papel higiénico, pero tampoco hay tráfico como antes, puesto que no hay repuestos. Las colas están en los hospitales, los enfermos esperan un verdadero milagro para sanar, que aparezca no ya un donador de organos, alguién que lleve algodón e inyectadoras ya es un avance.

Caracas. Tercera edad Venezuela. Por AndreinaMujica
Caracas. Tercera edad Venezuela. Por AndreinaMujica

 

Sábado:

Ya caída de la noche, pasadas las ocho, me atreví a salir en la zona, una vez la más segura de Caracas (Los Palos Grandes), a tan sólo unos metros del edificio donde me encontraba, unos hombres que cerraban un restaurante libanés me detuvieron. Parecían asustados, como si hubieran visto un ánima deambulando solitaria por la ciudad, con asombro me preguntaron que creía yo que estaba haciendo, comenté que a tan sólo dos cuadras vivía una amiga y quería ir a visitarla, llamaron a un taxi desde su celular y me rogaron que me montara en él, mi vida estaba en riesgo, a las ocho de la noche de un día sábado en la zona más segura de Caracas. Aborté de inmediato el plan de ir a visitar a unos amigos.
La vida nocturna de una de las ciudades más movidas de Venezuela se cubre de un velo oscuro, tiene una transparencia por la cual se ve borrosa la fisonomía de sus calles, los faroles que tienen bombillos apenas ofrecen un mínimo de luz, uno tiende a frotarse los ojos, se tiene la sensación de estar perdiendo la visión, pero no es una sensación, lo que se perdió fue la ciudad, y esto, ante nuestros ojos.
Se apaga así, y luego sólo quedan unos cuantos indigentes, y algunos cazadores de incautos con las fauces enormes listas para comer sus vidas. Hace tan sólo cinco años se salía de noche en Caracas, con miedo, pero con luz y ganas de vivir. Hace apenas una década se trasnochaba la ciudad, entre un amplio menú de bares y restaurantes, una ciudad viva, donde jóvenes y adultos jugaban con el menú nocturno.

En la calle Las Acacias, donde los grandes árboles dan su sombra generosa al día, en la noche temprana se pueden ver cientos de prostitutas vender sus cuerpos, no llegan siquiera al hotel más cercano. Los árboles no alcanzan a protegerlas, no hay sombra que cubra tal virulencia.
La ciudad cede ante una violencia que avanza y crece inerte; hay silencios que sólo los rompen una bala, ese es el caso de la ciudad de Caracas.

Venezuela puede cambiar. Por Andreina Mujica
Venezuela puede cambiar. Por Andreina Mujica

 

El reportaje completo (texto, fotos) ha sido realizado por Andreina Mujica quien ha cedido amablemente los derechos a InfoVzla.