Tag Archives: crisis en Venezuela

“Yo era un hígado”

Por Leonardo Padrón

leonardopadron.com – Mayo 25, 2014

cronica-cut

“Mamá, ¿estás ahí?”, preguntó con un hilo de voz. “Sí, hija, aquí estoy”, le respondió Gloria a la menor de sus hijas. Estaban solo a dos metros de distancia, pero ninguna podía ver nada porque tenían vendados los ojos. Ella, con un trapo maloliente. La hija con el propio suéter que vestía el día que el ejército la detuvo en una calle de Rubio, Estado Táchira. La hija respiró aliviada. Estaba en mitad del horror y saberse junto a su madre hacía todo menos amargo.

El miércoles 19 de marzo, como todos los días de su vida desde que está desempleada, Gloria Tobón, de 47 años, se quedó lidiando con el trajín del hogar. Katheriin, la hija, fue a la tienda de bisutería donde gana un sueldo de 3.500 Bs. mensuales que penosamente alcanza para la supervivencia de ellas y tres nietos de Gloria (el mayor de 7, la menor de 4). La madre de esos niños los abandonó para irse con un hombre del pueblo. Gloria no perdió el tiempo quejándose y se dispuso a criar a los nietos. Pero ese es otro cuento. El miércoles, el Táchira entera ardía en protestas contra el gobierno nacional.

Katheriin (así, con dos “i”) la llamó a las 9 y 30 de la mañana y le contó que unos motorizados habían llegado al negocio a decirles que tenían que cerrar. Aprovecharían para ir a San Cristóbal a hacer mercado. “En Rubio no se consigue nada. Usted viera. Eso da vergüenza”, me comenta. Yamilet, otra de sus hijas, se quedó al cuidado de los niños. “Acordamos en vernos en la farmacia. Había una protesta pacífica. De hecho, algunos muchachos hasta conversaban con los guardias. Un militar me dijo que no me fuera a San Cristóbal porque eso estaba muy feo. Entonces nos sentamos un ratico a apoyar la protesta”. Gloria habla con marcado acento andino. Su voz tiene la templanza de las serranías. Solo en los riscos muy empinados se agrieta.

No pasó mucho tiempo para que apareciera una nube de motorizados, me cuenta. Habla de más de veinte, con sus respectivos parrilleros. “Arremetieron contra todo el mundo. Salimos corriendo y oí unos gritos espantosos. Yo me volteé a ver y era una muchacha. La estaban cacheteando horrible. La agarraron por el cabello y la iban a arrastrar por el suelo con la moto andando. Yo me devolví a defenderla”. Un gesto intolerable para los efectivos. Uno se bajó de la moto y la empujó contra la reja del terminal de autobuses.  Le cayó a patadas. Una. Dos. Tres. Muchas veces. El otro le puso una pistola en la frente. El primero, encolerizado, le gritaba: “¡Mátala, mata a esa perra. Dispara!”. Katheriin intercedió. Era su madre, por dios. Los hombres entonces giraron el periscopio de su violencia hacia la muchacha de apenas 21 años. “La golpearon muchísimo. Yo les gritaba que me mataran a mí y la soltaran a ella”. Madre e hija en encarnizada defensa una de la otra. La calle entera era un caos. Los soldados distrajeron sus golpes en otra gente. Alguien las sacó de ahí en una moto hasta la entrada de Rubio. “Fuimos adonde la suegra de mi hermana a pasar el susto”. Faltaba lo peor.

***

Luego de un largo rato salieron, con ánimo de volver a su casa. Pero vino una nueva arremetida: “Salimos corriendo todos otra vez. En mitad del gentío se me perdió mi hija”. Se desesperó. Gritaba su nombre. Corría de un lado a otro. La autoridad era una jauría hambrienta. Vio la reja abierta de una casa y se metió. La gente de la casa la sacó a patadas. La entregaron a los efectivos. “Uno me empezó a ahorcar. Yo me estaba asfixiando. Otro me echaba vinagre en la cara: “¡Te gusta el vinagre, guarimberita! Abre los ojos, coño de tu madre!””. Una mujer de uniforme le propinó otra ración de patadas. La tiraron dentro de una camioneta, de cabeza. “Vamos a ver si cuando te pongamos electricidad no vas a decir quién te financia”. Ella no  entendía nada. Mientras se la llevaban detenida, solo pensaba en su hija.

***

Apenas entró al salón vio a Katheriin, vendada, descalza. Pero no tuvo tiempo de mucho. La trasladaron a un cuarto: “Allí me echaban agua encima. Eso era a cada rato. Luego me colocaron descargas eléctricas en las uñas y en los pies. Unos corrientazos muy fuertes. También me lo hicieron en los senos…”

(Gloria dejó de hablar, se le atascaron las palabras en la garganta, en el cielo de la boca, en el recuerdo. Se puso a llorar, como partiéndose en  pedazos. Se excusó conmigo: “Ay, discúlpeme, es que esto es muy fuerte”. Narrar los hechos le hizo exhumar el pánico. Tomó aire. Y siguió.)

“Entonces llegó una mujer que regañó a los soldados. Me llevó junto a mi hija. Ahí nos tenían esposadas. Y nos fueron pasando a otro cuarto una por una. Nos tomaban fotos. Yo no sabía para qué. Cada vez que traían a un estudiante detenido era horrible, los gritos, lo que le hacían. A mi hija la pusieron a ver cómo golpeaban a un muchacho, un enfermero. Katheriin lo conocía. Lo arrodillaron y le daban patadas en la cara. Le partieron la nariz y casi la mitad de la dentadura. Sangraba tanto que mi hija casi se desmaya. Se burlaron de ella. Decían: ‘¡Malditos, los vamos a llevar a una fosa, los vamos a picar en pedacitos!’. A mi hija le decían que la iban a trasladar para la cárcel de Santa Ana para que la violara un pran. Yo era puro llorar, estaba demasiado asustada. Duré doce horas con los ojos vendados, imagínese eso. A cada rato pasaban y nos golpeaban. Había uno que se paraba encima de los pies descalzos de mi hija, por puro gusto. Nos agarraron los teléfonos y ponían cosas horribles. Cuando alguien me llamaba le decían que ya yo estaba muerta”. Gloria se detiene. El llanto le tapa la boca otra vez. Le amarra las frases. Es devastador cuando se calla.

A la medianoche llegaron el alcalde de Rubio y varios concejales a ver el estado de los detenidos. Previamente, los efectivos se encargaron de desesposarlas, quitarles las vendas, limpiar los golpes, peinarlas. A los estudiantes los vistieron con cualquier franela a mano. Un concejal, cuando vio el estado de la madre y la hija, no dudó en decirle a un sargento: “Yo me cambio por esas dos mujeres”. Lo ignoraron por completo. A las dos de la madrugada llegó el CICPC. A Gloria le dieron para que firmara una declaración donde reconocía que le habían respetado todos sus derechos. Ella se indignó, dijo que no lo iba a firmar porque era falso. Demasiado falso. De paso, ya le había contado Yamilet, en un momento que logró verla, que un guardia había montado en el facebook una foto suya, vendada, rodeada de bombas molotov, morteros, clavos y botellas de vinagre. La postal de una terrorista.

***

Eran 22 detenidos, dos profesores, un fotógrafo, estudiantes, gente que no estaba protestando y un discapacitado con la pierna llena de perdigones. Entonces las montaron en un convoy. Las llevaban agachadas. A Gloria le tenían un pie montado sobre la cabeza: “Aquí va esta perra maldita”, decían. Les quitaron los 2.600 Bs. que llevaban para hacer mercado. Las llevaron hasta el comando de San Antonio del Táchira. Allí duraron tres días detenidas. Nunca les dejaron ver a la familia. Les servían sólo arroz en las comidas. Arroz. Arroz. Arroz. “Allí estuvimos, desde el miércoles hasta el viernes, sentadas, sin poder acostarnos, sin bañarnos ni cambiarnos de ropa. Decían que nos iban a hacer un juicio militar, imagínese. Nosotras no entendíamos nada. ¿Juicio por qué? Nos querían llevar al Centro Penitenciario de Barinas”.

“Mamá, estoy asustada”. “Yo también, hija. Vamos a rezar”.

***

Finalmente, gracias a la marcación cerrada de los abogados del Foro Penal Venezolano, lograron salir. Tienen una medida cautelar. Madre e hija deben presentarse todos los 24 de cada mes en la fiscalía de San Antonio.

Gloria, a pesar de tanto, es irreductible. “Yo quería demandar porque me violaron mis derechos”. Cuenta que la hija, aterrada, le rogaba: “Mamá, nosotros somos muy humildes, somos pobres, ¿quién nos va a escuchar?”. La juez le dio un argumento mayor: si demandaba todo sería peor.

Le pregunto si le parece más apropiado que use un seudónimo para esta crónica. “No me importa que diga mi nombre. No quiero que esto le pase a ningún otro venezolano”. Me quedo en silencio. “Claro”, apenas respondo.

Me habla de las secuelas. Contusiones, golpes internos, inflamación de la cervical, dislocación del hombro. Y el sueño, que se le fue no sabe para dónde. Aun conserva algunos morados en el rostro. Entonces me suelta una frase que resume toda la violencia: “Yo era un hígado….Mi cara era un monstruo”.

“¿Tiene miedo?”, le pregunto. Me confiesa que teme que en una de las presentaciones la dejen detenida. “¿No prefiere callar?”,  insisto. “Todo esto tiene que saberse”, explica. Anoté su nombre por segunda vez: Gloria Tobón.

“Yo estudié hasta cuarto año de bachillerato. He trabajado como repostera, en mantenimiento, cosas así. Ahora soy una perseguida política, ¿qué me le parece?”. Un nieto la requiere con llanto y persistencia. Cuando terminamos de hablar me asomo a la ventana. En la calle veo una pancarta: “Maduro es Pueblo”.

Esta es sólo una de las 160 historias de tortura que nunca se han contado en cadena nacional.

 

Fuente Original: Padrón, Leonardo.”Yo era un hígado”. leonardopadron.com. 25 de mayo 2014.

http://leonardopadron.com

Derechos de publicación cedidos a #infoVnzla por: Leonardo Padrón

@infoVnzl

 

 

“Un encuentro con Rayma”

Dossier especial de infovnzla por Paula Cadenas Infovnzla- Publicado el 19 Mayo, 2014

dibujar, trabajo de valientes

Rayma

El 6 de abril, soleado domingo de primavera, asistí con mi pequeña familia a una exposición de caricaturistas en Montpellier, Francia. La cita era en un particular edificio, “Pierresvives” (literalmente piedras vivas), polémica obra recientemente construida para dar vida patrimonial a esas tierras de excluidos a las afueras de la ciudad. Excepcional edificio de vanguardia concebido por el grupo de Zaha Hadid, arquitecta ‘anglo-iraquí’, cuyo mestizaje se extiende a todo su trabajo, y busca comunicar deconstruyendo estructuras. Su objetivo: acoger los archivos patrimoniales, el enorme departamento de deportes, pero también el de extender maravilloso material de todo tipo para la consulta a comunas necesitadas y con la mejor de las infraestructuras.

Rayma1

Bajo este fondo pensado por una mujer para la memoria y el ejercicio ciudadano de primer mundo sucedió el encuentro con la filosa caricaturista venezolana Rayma Suprani. Creo que de ella nos sentimos amigos cercanos todos los que hemos padecido la cotidianidad venezolana, y ya desde hace más de quince años. Día a día ha intentado desmontar y desarticular ideas, clichés y noticias con ingenio y humor. Su obra podría acaso inscribirse como la de Zaha Hadi en el deconstruccionismo, sólo que la de ella, la de la caricaturista se encuentra en el registro de lo pequeño, cotidiano y ‘menor’. Y no pocos entre nosotros nos hemos preguntado sobre ese talento para sintetizar en una imagen la noticia, la reflexión, el conocimiento y además para hacerlo con humor. Más de una vez oí en mi casa o en la oficina decir: “pero ¿cómo es que lo logra?” Sin conseguir imaginarnos su imaginación. Ahora que lo pienso la cercanía se ha construido a partir de sus caricaturas, de esos sorprendentes obsequios cotidianos. Acaso su rostro era hasta hace poco menos reconocible que su trazo. Me aventuro a creer entonces que también ella, como muchos trabajadores, ha ganado fuerza y autoridad, y -como sus creaciones- se ha ido reafirmando a medida que el conflicto en Venezuela avanza. En los últimos quince años, hemos visto pues aparecer también el personaje de Rayma. Rayma2

Y ese día fuimos al célebre encuentro de caricaturistas para darle un abrazo a esta tenaz batalladora de pincel, papel y lápiz y no particularmente por el evento ni la temática en sí. Sin embargo, ya estando allá, descubrimos que el encuentro, “L’Herault trait libre 2014”, estaba dedicado a la mujer, mujeres víctimas, pero también activas protagonistas. Y ¿qué mejor que este filoso arte para extender esa doble mirada?

 

Rayma3

Una vez adentro, nos sorprende de inmediato la recibida: a un extremo, caricaturistas febriles dibujan dedicatorias, al otro, dos mujeres se afanan en poblar de trazos negros rociados de rojos una inmensa superficie en blanco. Una es de Tunes, quien afirma descubrir apenas la apertura democrática, la otra es de Venezuela, quien se afana por hacer ver la cerrazón autocrática que ha ido cercando al país. Paquetes de marcadores negros dispersos y dos cuerpos se afanan.

Rayma4

Allí localizamos a Rayma, nosotros, par de exilados venezolanos, refugiados desde hace más de cuatro años sentimos por la primera vez otro tipo de reencuentro. No sólo el de los afectos, sino el de coterráneos que sufren distinto lo mismo. La tragedia entre el desde aquí y el desde allá, y que no se padece igual. De este momento guardo y agradezco el abrazo enorme de Rayma, su energía, y esa exposición merece, creo, un artículo aparte.

Puedo adelantar que aún no clausura y que le han dedicado un buen espacio de la exposición a la persecución que ha padecido Rayma en Venezuela, las amenazas de muerte y de la campaña en su apoyo que llevó Amnistía Internacional. Fue entusiasta y precipitado el encuentro, nos despedimos al día siguiente en la estación de tren; en torno a un café enunciamos ideas y proyectos, con muchas ganas de seguir haciendo. Nos estrechamos sabiendo que frente a tanta barbarie te haces un poco incansable, o más bien deseando serlo. Se iba a Barcelona, a París y luego volvía a Venezuela. En cada rincón la esperaba y espera un amigo haciendo algo, tomando fotos, pegando recortes, traduciendo, escribiendo, afanados, como queriendo detener lo que sucede, registrarlo y denunciarlo al menos.

http://cartoons.arte.tv/rayma-suprani-venezuela/

Rayma6

Cada una de estas iniciativas de caricaturistas no se queda allí en este rincón de Pierresvives. Intercambios, ruedas de prensa, exposiciones son promovidas por una organización que lidera Plantu, caricaturista que es institución en Francia, “Cartooning for peace”/Dessins pour la paix”, y que fue creada en 2006 en la sede de la ONU, en la época de Kofi Annan, después de dos días de nutridas conferencias con el objetivo de “desaprender la intolerancia”. Mucho trabajo mundial desde entonces, de muestra, la multiplicación de manifestaciones.

Rayma7

Unos días más tarde Rayma se enteraría, ya estando en París, que el documental que cuenta la vida de 12 caricaturistas desde Nueva York, pasando por Caracas hasta Moscú fue seleccionado para ser exhibido y promovido en Cannes este mismo año.

Rayma8

Sí, el documental de Stéphanie Valloatto, “Caricaturistes, fantassins de la démocracie” se centra en seguir las formas de censura y de ruptura de la libertad de expresión en ciertos países, Rusia y Venezuela entre otros. Y el film sobre estos particulares héroes postmodernos nuestros –que parecen organizarse mejor que cualquier institución política- forma parte de la selección oficial. Resulta además que ella, la periodista contemporánea, caricaturista por pasión del periódico El Universal en Venezuela –perseguida a muerte y apoyada por campaña de Amnistía- se encuentra en Cannes hoy. Lo demás ha sido vertiginoso para ella, acaso como la lamentable escalada de violencia que padece nuestro país. De hecho, su trabajo parece cobrar fuerza como su personaje, y desarrolla en este momento una serie de cartas del tarot cargada de fuerza deconstructiva de esta historia nuestra y que creo permanecerá en la memoria.

Rayma9Rayma10

Este 18 de mayo, un mes más tarde ha vuelto al sol del Mediterráneo por la puerta grande, y allí en el Festival de Cannes aparecerá unos minutos de sus días, que son también una parte de los nuestros. En medio de este vertiginoso ir y venir, justo hace unos días, Rayma Suprani, ya con rostro y paso abiertamente decidido, siempre con esa particular timidez generosa, dejaba caer una nota en Facebook (Mayo 12, 2014). Y sin poder imaginarnos aún cómo son los días de Rayma, con este pasaje cerramos o mejor, buscamos abrir el homenaje que infovnzla le dedica hoy, acompañandola en esta, su íntegra batalla por la libertad:

La carta que nos echa hoy camino a la alfombra roja…

10337710_10202855924013596_4295636931064426703_n

Fuente Original: Cadenas, Paula.”Un encuentro con Rayma”. 19 de mayo 2014.

De Paula Cadenas para #infovnzla / @infoVnzl #

 Traducción de esta crónica al inglés

 Traducción de esta crónica al frances

Conociendo a los hambrientos de Caracas

Por Carlos García Rawlins

Publicado Abril 29, 2014

Durante aproximadamente un año, nosotros, los fotógrafos, hemos estado ilustrando la crisis económica de Venezuela con fotos de las estanterías vacías y las colas que se forman fuera de los supermercados. Pero ahora quise hacer algo diferente.

En la búsqueda de una perspectiva más íntima de la historia, me enteré de un centro de alimentación en Caracas que ha estado cuidando a las personas sin hogar durante los últimos 14 años. Al principio, no estaba seguro de si sería capaz de encontrarlo. Las únicas instrucciones que tenía eran: “es en el distrito de San Martín, bajo un puente al lado de unos neumáticos”.

Pero a pesar de que no había nadie en el teléfono que me pudiese ayudar a determinar la ubicación exacta del centro, cuando llegué a la zona un fuerte olor a sopa de verduras flotando desde detrás de una puerta cerrada me hizo saber que estaba en el camino correcto. Efectivamente, allí estaba: Centro de alimentación de la Madre Teresa de Calcuta.

A man grabs a bowl of soup at the Mother Teresa of Calcutta eating center in Caracas

En una calle trasera desordenada del centro de Caracas, debajo de un puente, el centro alberga una serie de largas mesas y bancos de hormigón. Las paredes son de un azul añil desteñido con marcas de las inundaciones que se producen regularmente durante la temporada de lluvias, con sólo un par de bombillas para complementar la poca luz que viene de la única ventana en el lugar. Willy, el gato residente del refugio, ayuda a mantener el suelo limpio de los restos de comida.

Everson Rodriguez, 22, eats lunch at the Mother Teresa of Calcutta eating center in Caracas

La versión venezolana de la Madre Teresa en el centro es Fernanda, una mujer cálida y sonriente, que desde hace más de una década ha estado preparando cuidadosamente sopa en una olla gigantesca. Cuando alguien hace una donación especial o el presupuesto se estira lo suficiente, ofrece un plato de carne. La comida siempre es gratuita, y no se hacen preguntas a las personas que vienen a comer.

Fernanda Bolivar, 54, cleans a table after have been served lunch at the Mother Teresa of Calcutta eating center in Caracas

Como siempre con este tipo de proyectos, la parte más interesante es conocer a las personas involucradas. Pasar tiempo con las 50 personas aproximadamente que llenan el comedor todos los días fue una experiencia muy especial y todo el mundo con el que hablé tenía una historia asombrosa.

Luis Mendoza, 58, poses for a picture at the Mother Teresa of Calcutta eating center in Caracas

Quería tomar fotos de todos los que conocí, pero para empezar no muchos de los visitantes del comedor estaban dispuestos a ser fotografiados o a charlar conmigo acerca de sus circunstancias personales.

Pero cuando los primeros estuvieron de acuerdo, les entregué una copia de su foto al día siguiente, y fue increíble ver cómo se reían a carcajadas de las fotos de ellos mismos. Estaban muy agradecidos cuando les dije que esas fotos eran regalos. Uno de ellos incluso tenía lágrimas en sus ojos cuando me dijo que no se había visto a sí mismo durante muchos años. Después de eso, todos querían fotos y ansiosamente compararon entre sí quien tenía y quien no había recibido una foto aún.

Marisol Gil, poses for a picture at the Mother Teresa of Calcutta eating center in Caracas

En cuanto a Fernanda, su historia es extraordinaria también. Apoyada en su cocina, me contó que había estado tan hambrienta un día que llamó a la casa de un sacerdote pidiendo ayuda. Él le dio comida y – más importante – un puesto de trabajo en el comedor. Ha estado trabajando allí desde entonces.

Fernanda Bolivar, 54, buys greens at a street vendor close to the Mother Teresa of Calcutta eating center in Caracas

Su mayor problema en estos días es encontrar los ingredientes que necesita. Me quedé con ella fuera del supermercado en las colas que se forman temprano en la mañana temprano. Cientos de personas esperan durante horas en estas colas antes de que abra la tienda, algunas antes del amanecer, para comprar todo lo que haya disponible en ese día. A menudo, las comidas básicas como el arroz o lentejas no están disponibles, así que Fernanda tiene que volver al día siguiente y hacer cola de nuevo.

 

Fuente original: http://blogs.reuters.com/photographers-blog/2014/04/29/meeting-the-hungry-of-caracas/

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl

“Un saludo cordial. Soy Teodoro Petkoff y les pido apenas un minuto”

Vida, militancia y periodismo…

Teodoro Petkoff, 82 años, de origen judío, padre búlgaro y madre polaca, es una figura de la izquierda venezolana. Intoxicado por la revolución cubana, desde estudiante se une a las filas del Partido Comunista y desde muy joven alcanza posiciones de dirección en dicho partido. Forma parte de la resistencia estudiantil contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez.

En los años 60 participa en la guerrilla bajo las órdenes de Douglas Bravo. Es encarcelado en más de una ocasión y en dos oportunidades logra escaparse, una de ellas haciendo rappel desde la planta séptima de un hospital. Sobre este episodio de su historia Teodoro no tiene pudor en reconocer “Políticamente, fue un error demasiado grave como para reivindicarlo en nombre de lo que sea. Un error gravísimo que costó vidas, años en la cárcel y que perjudicó enormemente a la izquierda.”[1]

Cuenta Ibsen Martínez, dramaturgo venezolano, en su artículo Petkoff no le tiene miedo al tiempo (El País, 29/04/2014) “Petkoff rápidamente se convirtió en icónico modelo para el revisionismo marxista latinoamericano cuando, en 1971, junto con un distinguido grupo de antiguos camaradas, se separó del Partido Comunista para fundar un nuevo partido, de orientación moderada. En aquella época, Gabriel García Márquez donó todo el dinero del premio literario Rómulo Gallegos, ganado por su obra Cien años de soledad, para la compra de la rotativa del joven partido. En el proceso, Petkoff se ganó las fulminaciones de pesos completos del estalinismo internacional, como el premier soviético Leonid Brézhnev y el filósofo francés Jean-Paul Sartre (…) Durante el tiempo en que mi propia generación fue joven, tuvo en Teodoro Petkoff el mentor emulable que llamó nuestra atención no hacia el mayo francés, sino hacia la primavera de Praga, dando así empuje a una disposición de ‘centro-izquierda liberal’ que no nos ha abandonado.”

El partido al que se refiere Martínez, es el Movimiento al Socialismo (MAS), con el cual Petkoff se presenta a dos elecciones presidenciales en 1983 y 1988 y en 1990 es nombrado, por Rafael Caldera, Ministro de Planificación. En 1998, 27 años más tarde de la fundación del MAS y en desacuerdo con la decisión de apoyar la candidatura presidencial del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, Petkoff decide abandonar dicho partido y se dedica al periodismo.

Comienza a trabajar como Director del vespertino El Mundo. “Petkoff no iba a ser, sin embargo, la figura tutelar de un diario que hace enroques en la plantilla y sugiere inconducentes cambios en la diagramación. Su infatigable espíritu desafiante e innovador llevó a aquel diario en apuros no solo a aumentar espectacularmente su circulación, sino a ser el posgrado de una generación de jóvenes periodistas de investigación que hoy brillan con luz propia en la batalla del periodismo independiente venezolano contra las arremetidas del régimen de Maduro.” (Martínez, El País, 29/04/2014). Pero sus editoriales y titulares no tardaron en convertirse en punto de mira del Pdte. Chávez que acabará presionando a la Cadena Capriles hasta que Petkoff presenta su renuncia. Sin embargo, Teodoro no se aleja del mundo del periodismo. “Movió cielo y tierra y, con ayuda de sus muchos amigos, en poco tiempo apareció Tal Cual, el influyente matutino de periodismo interpretativo que hoy circula en medio de los ataques más violentos a la libertad de expresión que haya visto Venezuela en los últimos cincuenta años.” (Martínez, El País, 29/04/2014).

Teodoro y el chavismo

Como lo señala Paulo A. Paranagua en su artículo Le Combat de Teodoro Petkoff pour la liberté au Venezuela (Le Monde 22/04/2014), Teodoro Petkoff en su libro Las dos izquierdas (Alfadil 2005), ha sido uno de los primeros en identificar y diferenciar las dos izquierdas latinoamericanas. “Una izquierda arcaica, conservadora, falsamente radical autoritaria y mesiánica” es representada por Chávez y sus aliados bolivarianos; opuesta a una “izquierda moderna” capaz de combinar “el reformismo avanzado, la sensibilidad social, el desarrollo económico equitativo y el ensanchamiento de la democracia” en el poder en Chile, Brasil y Uruguay.[2]

Teodoro Petkoff “ha sido un crítico un tanto extraño para el chavismo, porque nunca ha sido un conservador. Alabó a Chávez por haber situado a la pobreza y la cuestión socialista arriba de su lista de prioridades. Pero se ha preocupado mucho tiempo por el giro totalitario de Chávez”[3] Existe hoy la manifiesta voluntad del gobierno de Chávez de controlar nuestros actos y hasta nuestro pensamiento[4], y por la polarización de un discurso de odio que puede llevar a una escalada de la violencia.

En lo que respecta a su sucesor, Petkoff indica “Nicolás Maduro intenta afirmar su liderazgo utilizando un lenguaje agresivo, descalificando a los opositores, porque intenta reproducir el modelo de poder chavista. Pero Chávez tenía un estilo conforme a su personalidad, mientras que Maduro es un impostor, convertido en presidente por azar, a causa de la enfermedad y muerte de su mentor. Maduro no tiene ni la fuerza militar de Chávez ni su popularidad. Durante años él no era más que un burócrata. Los Cubanos no han impuesto a Maduro; este tipo de decision le incumbía a Chavez, no recibían ninguna orden. Maduro fue elegido porque era el más inofensivo, contrariamente a Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional. Diosdado juega su propio juego, pero se abstiene de entrar en conflicto abierto con Maduro, y más ahora. Para defender al chavismo, tienen que enterrar toda divergencia. Su rivalidad latente se expresará en su debido tiempo. Sobre todo ahora que la erosión permanente del electorado chavista está creciendo.” (Le Monde, 22/04/2014)

La causa de Diosdado Cabello contra Teodoro y Tal Cual

En enero, el periódico Tal Cual publica un artículo de opinión escrito por Carlos Genatios, antiguo Ministro de Ciencia y Tecnología bajo el primer mandato de Hugo Chávez, en el que se criticaba la astronómica cifra de asesinatos en Venezuela, en el artículo Genatios citaba una frase supuestamente expresada por el actual Vicepresidente de la República Diosdado Cabello: “si no les gusta la inseguridad, vayanse”. La reacción de Diosdado Cabello, después de exigir que se publicara el vídeo en el que se comprobaba esa declaración, fuedemandar a Carlos Genatios pero también a toda la directiva de Tal Cual por “Difamación agravada”. Los imputados tienen prohibición de salida del país y podrían enfrentarse a una pena de 4 añosde cárcel. En calidad de imputados se encuentran no sólo Carlos Genatios y Teodoro Petkoff sino todos los accionistas del Diario.

Así se expresaba Teodoro Petkoff en un comunicado luego de darse a conocer la acusación “Más allá del fondo del asunto, el demandar penalmente a los directores de un diario por el contenido de un artículo de opinión suscrito por un articulista independiente, constituye un acontecimiento inédito que pone de manifiesto la censura a la libertad de expresión a la que estamos sometidos en Venezuela, política de Estado que se ha manifestado en este régimen totalitario a través de distintos mecanismos: cierre de medios de comunicación, compra de medios, leyes inconstitucionales de control de la información, presiones fiscales, falta de papel para los periódicos, multas y acosos de todo tipo, y en el caso específico, persiguiendo penalmente a los directores del diario TalCual, ajenos por completo al supuesto delito cometido, con penas de prisión de hasta cuatro años.”[5]

A su vez, Teodoro Petkoff presentó una denuncia ante la Fiscalía General en la que “hizo notar que Cabello otorgó poderes a su representante legal 23 días antes de que el matutino Tal Cual presentara el artículo que supuestamente vulnera la reputación del presidente del Parlamento.” Éste ha sido el resultado de su denuncia a más de un mes después de la introducción de la misma en la Fiscalía.

Teodoro y su visión de la oposición

En la entrevista que le hiciera Paulo Paranagua para Le Monde Petkoff habla de la oposición y sus líderes: “La oposición debe juntar fuerzas, recuperar las posiciones perdidas. Forzar una salida rápida inscrita en un wishful thinking es confundir sus deseos con la realidad.

Leopoldo López y María Corina Machado han forzado la mano en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), pero la unidad de la oposición no se ha roto. Leopoldo ha hecho un esfuerzo loable para implantarse en todo el país, su partido Voluntad Popular tiene nucleos en los 24 estados. El adopta un lenguaje popular, quiere tocar a los chavistas, algo que es indispensable para hacer evolucionar la relación de fuerzas. María Corina Machado es diferente. De derechas, valiente, activa, camorrera, y esto le da notoriedad. Estos no son los dirigentes que yo habría deseado, pero no tengo nada contra ellos. Yo lamento que no haya otros. De cualquier manera, Henrique Capriles Radonski continúa siendo el jefe de la oposición. Y las disputas eventuales de liderazgo deberán sera arregladas en elecciones primarias como en 2012. La ventaja de todos estos dirigentes es que son jóvenes en relación con sus predecesores a los que ya les toca, más bien, pasar el turno.

 

[1] Tomado de la entrevista de Paulo A. Paranagua para el blog de Le Monde, publicada el 22/04/2014.

[2] Un amplio e interesante reportaje/entrevista, escrito por Alberto Barrera Tyszka e Ibsen Martínez, ahonda en profundidad este tema: Las izquierdas americanas. Entrevista con Teodoro Petkoff publicado por la revista Letras Libres, julio 2008. InfoVzla recomienda su lectura.

[3] Bello. Venezuela’s progressive conscience. The Economist, 26/04/2014.

[4] En Las izquierdas americanas. Entrevista con Teodoro Petkoff publicado por la revista Letras Libres, julio 2008.

[5] Publicado en la web de Ibsen Martínez el 10 de marzo de 2014, bajo el título Comunicado de Teodoro Petkoff.

 

Fuentes utilizadas por InfoVzla para la creación de este artículo:

The Economist (English)

http://www.economist.com/news/americas/21601275-crude-effort-silence-newspaper-editor-sums-up-countrys-plight-venezuelas-progressive 

Blog Le Monde (Français)

http://america-latina.blog.lemonde.fr/2014/04/22/le-combat-de-teodoro-petkoff-pour-les-libertes-au-venezuela/ 

El País (Español)

http://elpais.com/elpais/2014/04/25/opinion/1398446412_014498.html 

El Universal sobre la causa de Diosdado Cabello

http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/140306/jueza-dicta-medidas-cautelares-contra-directiva-de-tal-cual-y-genatios 

Web de Ibsen Martínez (Español) Comunicado de Teodoro al conocerse la acusación de Diosdado.

http://ibsenmartinez.com/archives/2715 

Letras Libres (Español) Artículo contextual que data del año 2008.

http://www.letraslibres.com/revista/arena-internacional/izquierdas-americanas-entrevista-con-teododo-petkoff?page=0%2C0 

Investigación y recopilación hecha por Oleñka Carrasco para Infovnzla

Foto: Leo Ramirez/AFP

@infoVnzla

Detrás de los videos “Argumentos”

Con la idea de comprender lo que atraviesa hoy día la sociedad venezolana, la gente de Automático Films ha unido fuerzas para presentar al público en general una serie de breves, simples y sobrias producciones que elevan el pensamiento y mensaje, tanto individual como plural de “minorías activas como generadoras de cambio social.”

Argumentos” directo desde la voz de sus productores: Beatriz Bellorín y Carlos París Martín

gente argumentos

Foto: Carlos París y Beatriz Bellorín, equipo de Automático Films y productores de “Argumentos”  

Cuando comenzaron las protestas estudiantiles y ciudadanas sentimos la necesidad de hacer algo pero no sabíamos muy bien qué.  Como buena parte de la población estábamos conmovidos con lo que pasaba y frustrados ante las medidas represivas del Estado. Sin embargo, aunque estábamos (y estamos) en sintonía con ese sentimiento de malestar e indignación que ha llevado la gente a la calle, ya no éramos estudiantes para ser parte de ese movimiento, no compartíamos las guarimbas como estrategia ni estábamos completamente identificados con la dirigencia política que había convocado #LaSalida. Asistíamos (y continuamos asistiendo) a algunas marchas y concentraciones pero sentíamos que debíamos hacer algo más. En principio, pensamos ir a fotografiar y filmar lo que estaba pasando en la calle y contribuir al registro de los sucesos, pero como no somos reporteros gráficos, consideramos que lo mejor era hacer algo desde nuestra experiencia. A diario en Automático Films recogemos testimonios con una cámara de video: desde un estudiante cursante de la escuela básica, una ama de casa empoderada ante la formación que recibió en un programa de desarrollo, hasta el presidente de alguna de las empresas más importantes del país.

Automático Films es un productora pequeña –principalmente un equipo de dos- que se dedica al desarrollo de videos y ensayos fotográficos de contenido social presentados en una manera artística. Desarrollamos videos que traducen metodologías propias de la sociología y la antropología en cortos testimoniales fáciles de comprender. Nuestros videos cuentan historias de vida, promocionan programas de desarrollo social, registran exposiciones u otras manifestaciones artísticas.

Somos Beatriz Bellorín y Carlos París, ambos fotógrafos que comenzamos a trabajar juntos después de haber sido parte del colectivo de fotografía ‘Residencia’ entre el 2004 y 2006. Venimos de ámbitos diferentes, Beatriz es sociólogo, antropólogo visual, fotógrafo y videógrafo y Carlos es ingeniero mecánico, fotógrafo y videógrafo que siempre se interesó por el diseño y el desarrollo de trabajos fotográficos de alto valor estético. Ambos nos complementamos creando productos que reflejan nuestro interés por lo social y el arte. A lo largo de los cinco años que hemos estado haciendo videos y ensayos fotográficos, hemos entrevistado a líderes comunitarios, artistas, representantes de empresas privadas, mujeres emprendedoras, entre otros.  Nos parecía consecuente poner estos saberes al servicio de reflexión sobre los acontecimientos más recientes que se desarrollan en Venezuela. Así ideamos “Argumentos”, una serie de videos que busca, por un lado, ofrecer elementos para comprender el momento que atraviesa la sociedad venezolana y, por otro,  documentar los debates que se dan en algunos espacios de reflexión a partir de los testimonios de sus actores. Apostamos a darle importancia al pensamiento individual y plural en un país donde el Estado ha buscado imponer un pensamiento único restándole voz e importancia a los planteamientos de las minorías activas como generadoras de cambio social. Además, creemos que es muy necesario dar lugar a lo individual en medio del colectivismo.

Como la idea era dar cuenta de la pluralidad de visiones y registrar no sólo lo que tienen que decir las personas sino mostrar las iniciativas que dan espacio a estas voces, pensamos en trabajar en alianza con la Librería Lugar Común y la ONG (Organización Nelson Garrido). Desde sus inicios, ambos espacios han optado por el pensamiento plural y el cultivo del conocimiento de forma altruista y han abierto sus espacios para propiciar la reflexión sobre los acontecimientos recientes. Queríamos hacer eco de lo que se conversa y analiza en estos lugares de encuentro y, con ello, poner a la disposición a un público más amplio reflexiones, debates y herramientas que sirven para forjarse una idea propia de lo que sucede en el país.

Decidimos usar el mismo guión para todos, suponiendo que las respuestas serían diferentes. Le pedimos a los invitados que expliquen brevemente en qué consistió la conversación en la que participaron, de qué manera el tema abordado guarda relación con el conflicto que vivimos, cómo le explicarían a un extranjero que está pasando en el país, cuáles recomendaciones tienen para aliviar de alguna manera la compleja realidad que vivimos o conciliarnos como venezolanos y, finalmente, les preguntamos  qué lecturas recomendarían para acompañar estos tiempos.

Pensando en el formato, decidimos que fueran lo más breves posible, pero siendo muy respetuosos de las ideas y planteamientos de los entrevistados. Acordamos que la estética audiovisual debía ser muy simple y sobria, para priorizar siempre el contenido de la entrevista. De ese modo, todos los videos comparten la misma estructura; las imágenes que se repiten (vistas de detalles de la librería y la ONG)  funcionan principalmente para dar una noción del espacio y del momento y sugerir el cambio entre un tema y otro. Carlos Toledo, ingeniero y músico, colaborador frecuente de Automático Films, fue el encargado de desarrollar un tema original que fuese sutil y pausado.

También optamos por gestionar la propiedad intelectual a través de una licencia Creative Commons, con la intención de promover la circulación de los videos y, en consecuencia, lograr una mayor incidencia en la población.

Una vez que dimos con el tono visual y la estructura, entramos en discusión sobre cómo llamar la serie. Queríamos que el nombre reflejara el interés y la confianza que tenemos en el ejercicio ciudadano, el cual creemos es vital para superar la escisión en el país. Nos paseamos por Comuniones, con el sentido de “participación en lo común”, “circunstancia de tener algo en común”, que jugaba con el nombre de la librería, cosa que estaba bien pero nos limitaba a ese sitio. Además, tiene una connotación religiosa con la cual no acabábamos de sentirnos cómodos. En éste momento, le pedimos a Brenda Bellorín, profesora y editora, que nos diera su opinión y nos ayudara con nuevos posibles nombres. Luego pensamos En tramas, En●tramas, con la idea de entrecruzado y la referencia a trama de una historia, y con la intención de lograr un entramado de ideas a partir de los diferentes testimonios. Sin embargo, lo descartamos por considerarlo un poco críptico e indirecto. Finalmente, llegamos a Argumentos tanto porque lleva implícita la idea de argumentar, de fijar una posición, como su acepción literaria de argumento como trama, historia. Luego de que entre los tres coincidiéramos que Argumentos era el nombre adecuado, Brenda se convirtió en nuestra consultora oficial de la serie.

La cosa realmente arrancó luego de hablar con Rebeca Pérez Gerónimo de Librería Lugar Común y con Gala y Nelson Garrido de la ONG. Desde entonces hemos estado frenéticamente grabando, editando y publicándolos (lo último ha supuesto un nuevo reto porque nunca habíamos hecho una estrategia de comunicación por las redes sociales). Llevamos catorce grabados y diez editados hasta la fecha. Miguel Von Dangel, Nelson Garrido, el Padre Alejandro Moreno, Rafael Uzcátegui, Tamoa Calzadilla, Erik Del Bufalo, Hugo Prieto, Javier Aizpurua, María Angélica Barreto y María Fernanda Palacios, son los entrevistados que ya están disponibles en nuestro canal de YouTube. En postproducción tenemos a Luis Carlos Díaz, Tomás Straka, Miguel Ángel Martínez Meucci y Oscar Castillo. Tratamos de alternar perfiles en el orden en que los sacamos. Por ejemplo, Tamoa Calzadilla, periodista con una visión más práctica que teórica, y después Erik Del Bufalo con una visión más teórica y académica.

Ha sido un verdadero lujo para nosotros conversar con gente tan diversa, preparada y con ideas agudas y estimulantes que, sin duda, contribuyen a comprender lo que vivimos. También contar con la ayuda para difundir y programar nuevos Argumentos por parte del equipo de Librería Lugar Común, la ONG, Brenda y Paula Cadenas de InfoVnzla (https://infovnzla.com/). Con el esfuerzo conjunto empezamos a sentir lo que ha significado correr la bola; comienzan a llegarnos sugerencias de nuevas entrevistas, gente que nos escribe dispuesta a colaborar. Hemos visto en pocos días la construcción de una red de contactos a partir de nuevas y viejas alianzas donde se tejen entramados y  comuniones, tal como queríamos. La serie nos ha permitido tener voz a través de los testimonios y reflexiones de otros. Argumentos ha significado la elaboración de nuestras propias ideas y emociones en torno a lo que pasa.

Por ahora tenemos planeado continuar en esta vía, ampliando aun más el espectro de actores y disciplinas de los entrevistados. Quizás publicando sólo uno por semana, pensando en que cada quien necesita un espacio para pensar y asimilar cada uno de los Argumentos. Algunas de las personas cuyos argumentos nos gustaría conocer son Rafael Cadenas, Margarita López Maya, Guillermo Sucre, Mariana Rondón, Alicia Hernández, Elías Pino Iturrieta, Mireya Vargas, Tulio Hernández, Teodoro Petkoff, Yolanda Pantin, Collete Capriles, entre muchos otros. Pueden ver todos los videos en nuestra web http://www.automaticofilms.com y en nuestro canal YouTube https://www.youtube.com/user/Argumentos2014. Los invitamos a que nos sigan por nuestra cuenta Facebook www.facebook.com/AutomaticoFilms y Twitter @AutomáticoFilms

 

@infovnzla

 

 

La trágica soledad de los estudiantes venezolanos

Por Isaac Nanon-Serfaty

Le Huffington Post Québec – Publicado el 24 de marzo de 2014

Venezuela atraviesa una crisis que es difícil de explicar si partimos de presupuestos propios de la racionalidad político-económica. Un país petrolero que desde hace doce años ha vuelto a vivir un boom en ingresos (la estimación es de 900 millardos de dólares), hoy vive una escasez de productos básicos (falta de todo, harina, aceite vegetal, medicamentos, papel higiénico, y la lista no cesa). Las compañías aéreas reclaman una deuda de 3 millardos de dólares (Air Canadá decidió suspender los vuelos a Venezuela y DHL anunció la cancelación del servicio de correos en ese país), y la industria local se paraliza a causa de la falta de materia prima. Esta crisis económica se combina con una crisis social marcada, a su vez, por una desbordada violencia criminal (24 mil personas asesinada en el 2013), y un malestar que se propaga por todo el país a causa de un gobierno corrupto y torpe.

Los estudiantes universitarios se han convertido en la vanguardia de un movimiento de protesta nacional. Los más jóvenes denuncian el régimen autoritario de Nicolás Maduro, heredero de Hugo Chávez, quien decidió reprimir el movimiento de protesta recurriendo a las fuerzas militares y a milicias paramilitares. Las fuerzas de seguridad han detenido a más de 1600 personas, y alrededor de 50 siguen en prisión. También se cuentan al menos 57 casos de torturas. Los poderes públicos, teóricamente encargados de proteger los derechos de los ciudadanos, obran como brazo jurídico del ejecutivo, yendo en contra de todo principio constitucional, así como de las convenciones de los derechos humanos suscritos por Venezuela.

El gobierno de Maduro insiste en que enfrenta un sostenido “golpe de Estado”, aparte de estas acusaciones sin fundamento, aún el régimen no ha mostrado pruebas de tal conspiración. Sin embargo, Maduro y sus acólitos se sirven de un aparato propagandístico controlado por el Estado para repetir mentiras ad nauseam. El régimen también ejerce una censura directa e indirecta sobre los medios privados. Algunos de ellos han devenido abiertamente progobierno, porque están al servicio de los “boliburgueses”, nombre que se da a los nuevos oligarcas que han hecho fortuna durante la revolución chavista.

La fachada democrática del régimen de Nicolás Maduro, quien ganó una cuestionada elección en abril de 2013 (según cifras oficiales el chavismo habría ganado por el estrecho margen de un 1.5%), ha sufrido fisuras importantes en estas últimas semanas. Ahora vemos el rostro de un régimen militarista que se sirve de la fuerza para reprimir a los ciudadanos que protestan. A todo esto se añade la utilización de milicias paramilitares (conocidos como “colectivos”), financiados y armados por el régimen, y que atacan con total impunidad a los ciudadanos.

A pesar de todas las evidencias, las fotos, los vídeos y los testimonios sobre los asesinatos, represión y torturas que circulan en las redes sociales, los organismos regionales y del hemisferio siguen demorando cualquier condena al régimen de Nicolás Maduro. Los intereses económicos (Venezuela compra votos en estos foros gracias al dinero del petróleo), ciertos cálculos geopolíticos (la inclinación hegemónica de Brasil), y la debilidad de los Estados Unidos en el escenario del hemisferio (Obama frente a la crisis en Crimea y el resurgimiento de la Guerra Fría), contribuyen a la parálisis de un sistema interamericano que debería tomar medidas contra los jefes civiles y militares implicados en estos crímenes y violación de los derechos humanos.

Nicolás Maduro intentó, al menos desde una postura retórica, de articular puntos para un “diálogo” con el gobierno de Barack Obama (Venezuela había decidido retirar a su embajador en Washington en el 2010). Nombró a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y segundo al mando de la “revolución”, como autoridad negociadora. Detrás de esta decisión se sospecha la presión de altos rangos de la armada que tienen cuentas en bancos de los Estados Unidos. Por su parte, el senado americano ya ha asomado la posibilidad de congelar cuentas de ciertos personajes del gobierno. La tragedia venezolana queda en un lugar secundario en el contexto mundial actual. Mientras, las fuerzas democráticas luchan en su soledad contra un monstruo dictatorial sin escrúpulos.

Fuente Original: Nanon-Serfaty, Isaac.”La tragique solitude des étudiants vénézueliens”. Le Huffington Post Québec. 24 de marzo de 2014. La Presse. 24 de marzo de 2014.

http://quebec.huffingtonpost.ca/isaac-nahonserfaty/venezuela-crise-manifestations_b_5000048.html?utm_hp_ref=tw

Foto principal:  Elyxandro Cegarra Gomez

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl