Tag Archives: conflicto estudiantil

Usted es mercancía ya negociada

Para el que tiene buen olfato, el culo siempre queda demasiado arriba. Siento la nariz saturada hasta el punto de casi estar insensible al hedor de la conspiración. Ni siquiera los aireados pasillos que flanquean el hemiciclo de la Asamblea logran despejar el aletazo fétido de la traición. El estancamiento de nuestras esperanzas como país se puede otear en el ambiente bajo el olor del plomo y lacrimógenas. No tengo certezas, pero sí corazonadas. También tengo “gente”. Desde adentro y desde afuera, mucho periodista, mucho político, mucho intelectual, mucho amigo, comenta escondido tras el trago, lo que siente, piensa y a veces hasta lo que sabe, y a diferencia de tanto articulado comentarista de los medios, lejos de decir lo que dicen todos –no sin antes hacer un recuento histórico, como si repasar la cagada que pusimos nos fuera a exorcizar del fantasma que nos tiene presos–, dicen otra cosa. Lo que dicen, lo dicen encapillados, porque es lo que casi nadie se atreve a decir. Lo mismo que yo creo sentir y saber: Nos vendieron.

Entonces su dolor y el de la familia venezolana se ha hecho susceptible de regateos de mercado y de las rebatiñas desprolijas de los bachaqueros de la miseria humana, que en este caso son sus propios representantes electos. Mientras familias enteras pasan hambre, niños mueren en los hospitales y padres de familia son asesinados a sangre fría por ejercer su legítimo derecho a la protesta pacífica, la agenda que se está empujando no es la sacar al presidente y tomar el poder de manera inmediata para implementar los dolorosos correctivos necesarios para superar la crisis. La verdad es que nadie quiere tomar las riendas del caballito brioso que de tanto dar, terminó por reventarse. Nadie quiera sentarse en el cojín apestado con los gases corpóreos del mórbido obeso en la silla de Miraflores. Nadie quiere tomar este perol viejo para tratar de hacerlo volver a funcionar. Al menos no “por ahora”. Por ahora es mejor tomar opciones blandas, half measures y correr la arruga. Para asegurarse quién sabe que dádivas contractuales. Quién sabe que causas legales remendadas. Quién sabe que cambures manipulados por los genetistas de la política nacional. Así, ante la vista apacible de los lagos artificiales –o de la cancha de Polo–, bajo cocoteros como los nuestros –pero extranjeros– entre aromáticos vinos de cosechas inaccesibles, los rones más amaderados del Caribe y whiskys de añadas ancestrales, las cabezas de los venezolanos se sirven en bandejas plateadas para ser disfrutadas como exóticos condumios.

Usted y yo somos mercancía ya negociada y llevamos en la frente un numerito que indica, entre otras cosas, la fecha en que caducaremos, ya sea por enfermedad –que no podremos tratar–, hambre –que no se saciará–, tiro, puñalada o arresto cardíaco producto de alguna arrechera mal administrada. También corremos el riesgo de caducar como ciudadanos de nuestra nación, y tengamos que sufrir las indignidades del exilio forzado y los desamores de pelar bola lejos de tus amigos y familiares como cualquier fugee. No quiero ni empezar con las ciertas posibilidades de una secesión que acabe con el país tal y como lo conocemos.

Este es mi parecer y es lo que me dice la cabeza –también el corazón–. Una cosa. No deje de actuar en pro del objetivo, porque es sano y las cosas, en la vida –y en la política–, cambian todos los días. Vaya y confirme su firma, pero vaya a sabiendas de que, por lo pronto, lo que va a hacer es validar la entrada de Aristóbulo a la historia republicana –de una república perdida–.

Espero, luego de este ejercicio expiatorio, los comentarios sobre “cuanto daño estoy haciendo al decir esto”, pero –y esto lo escuché por ahí y se me quedó pegado como un chicle– pienso que el que crea que la ciudadanía es demasiado inmadura para enfrentar la verdad, es demasiado inmaduro para asumir la política. La verdad siempre te hará libre. Me rehúso a permitir que otros negocien con lo que es mío y aunque ya esté facturado, aún me siento libre.
¿Tú qué?

Cesar Oropeza

Derechos de publicación cedidos por el autor a InfoVzla.

Los virolos del Caracas de Naky Soto Parra

Como el tema del Esequibo no ha tenido el impacto esperado -porque nuestros problemas sociales y económicos distorsionan el amor patrio-, el Psuv inventa nuevos frentes. Toca convencernos que al margen de nuestro fervor democrático, el poder es para abusar, para distorsionar lo que sea. Por eso, la fracción de concejales del Psuv del municipio Libertador, introdujo una propuesta para cambiar los símbolos de la ciudad de Caracas, agregándole los ojos virolos del finado, una boina roja y la fecha “4F” al escudo de la capital.Santiago de León de Caracas suena a conquistadores. Es posible que quitándole el león al escudo de la ciudad, venzan a Diego de Losada, le ganen a la historia, a lo que ya fue; a lo mejor, el 25 de julio de 1567 le quedó corto a una ciudad que según estos concejales, se refundó con un golpe de Estado fallido, y la boina selle el talante militarista que los define, y los ojos virolos nos azucen para rechazar aún más, el culto a un muerto que necesitan resucitar para fines electorales.

En el imaginario chavista, los 2 años de siembra superan los 448 años de la ciudad. No ha sido suficiente cambiarle la nomenclatura a todo el aparato del Estado, a monumentos, parques y plazas, al huso horario, al escudo y a la bandera. ¿Por qué no le encasquetan el trío de íconos sugeridos a la bandera de la Academia Militar? ¿No es más pertinente? Que cada egresado del Ejército, lo haga con la convicción de que la boina lo habilita para atentar contra quién sea y así será legitimado por la narración alternativa de una parranda de irresponsables.

Obviamente los concejales opositores no tienen los votos para impedir el cambio sugerido. Lo mínimo que podemos demandar es una consulta ciudadana para decidir esta abominación. El Psuv cree que gana; pero la falta de sindéresis obra en su contra.

Ganó Granger
No importa lo que diga Telesur. Más divertidas son las crónicas de los diarios brasileros.

A pesar de las jaladas de mecate que Nicolás dedicó a Dilma Rousseff ante cada medio que le colocó un micrófono, hubo un desplante que lo encolerizó y estimuló -en clara correspondencia con su formación diplomática- el recorte de su agenda en Brasil, impediendo a la delegación venezolana disfrutar del almuerzo de sus anfitriones.

Justo antes de la cumbre, Dilma recibió David Granger en una reunión bilateral. Nicolás trató de sumarse a la conversación, pero Dilma no autorizó su entrada. Granger solicitó el apoyo de Brasil para mediar una solución pacífica por el Esequibo y Dilma aceptó. Más tarde, Nicolás usó su discurso en la cumbre para repetir su performance de imitador del finado, sin mencionar a Guyana. Pero Granger -que habló inmediatamente después- sí sacó el tema, apuntando que el rol del Mercosur es vigilar el desarrollo del conflicto e instó al foro a defender la integridad de su territorio.

Nicolás aprovechó su salida temprana para anunciar que a finales de agosto se celebrará una reunión especial para tratar el diferendo en Paraguay. Tuvo el tupé de asegurar que Granger no está gobernando Guyana (como si se tratara de un ardid más contra Capriles Radonski) y afirmó que: “ahorita en Guyana hay grandes inundaciones y él anda por el mundo contra Venezuela”. En solidaridad con los guyaneses, enviará ayuda humanitaria porque “Venezuela es el país que más ha ayudado a Guyana en los últimos 10 años de su historia”. La gente de Guasdualito agradece con hondura la coherencia del humillado en Brasil.

No más guiso, Nelson Merentes
Transparencia Venezuela acudió a la Sala Político Administrativa del TSJ para interponer una demanda contra el presidente del BCV por incumplimiento de la obligación de rendición de cuentas establecida en el artículo 319 de la Constitución. Solicitan al TSJ que le ordene a Merentes cumplir con su deber, haciendo de acceso público los informes periódicos sobre el comportamiento de las principales estadísticas económicas del país.

Transparencia Venezuela actúa con responsabilidad por la correcta y transparente aplicación del ordenamiento jurídico en el país, por la defensa de los principios constitucionales de justicia y la necesaria rendición de cuentas.

Mientras Merentes hace lo suyo
El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, declaró a EFE: “Venezuela sigue experimentando una profunda recesión, y se proyecta una contracción del PIB del 7 % y una tasa de inflación superior al 100 % en 2015″. Francisco Faraco fue menos optimista, y aseguró este viernes que la inflación cerrará en 300% en 2015. Nuestras reservas internacionales alcazaron hoy los $15.631. El impulverizable se cotizó a 624 bolívares por dólar, y, el petróleo venezolano cerró en 49,89 dólares.

Pero la prioridad es cambiar el león del escudo de Caracas.

Naky Soto Parra

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

http://zaperoqueando.blogspot.fr/

UN PAÍS POR PEDACITOS

Recopilación realizada por: Guaritoto González

junio 30, 2015

01. “Nosotros los venezolanos vivimos de hablar de problemas.” Mujer en la sala de espera. José Eduardo González Vargas

02. Ser opositor y culpar a la cajera por un límite de compra es como ser chavista y culpar al comerciante por la inflación. Luis Carlos Díaz Vázquez

03. Que jodido es vivir en un país en el cual su población entera tiene déficit de atención, o antiparabolismo celular… Lupe Maes

04. Hoy se cumple mi 5to dia sin agua. Pero viene sendo palo de agua, así que sacare el jabón y el champú al jardín. Pondré a Frank Sinatra a todo volumen para no sentirme tan niche. Ekt Ana

05. EL DESPLOME Histórico del PSUV
2010 MILITANTES: 7.535.719, VOTO: 5.261.945
2015 MILITANTES: 9.123.145, VOTO: 1.767.468

Eduardo Casanova Sucre


06. El pueblo manifestó un apoyo contundente a la Revolución en elecciones del PSUV. Aristobulo Istúriz

07. Las de hoy son colas de verdad. Nada qué ver con las ilusorias colas del PSUV ayer. Elías Pino Iturrieta

08. Tanta habladera de güevonadas y tardaron 16 años en acordarse del pobre Negro. Vicente Corostola

09. Curioso que el imperio tome la iniciativa antes que un país tan revolucionario como el nuestro… Ana Chinaloy

10. Para nuestros “socialistas” los países revolucionarios son los que decapitan a los Gays. Jonathan Jakubowicz

Bonuscrack
Más derechos, más inclusión, más justicia, más gente feliz ‪#‎Lovewins‬ Tamoa Calzadilla

UN PAÍS POR PEDACITOS

Recopilación realizada por: Guaritoto González

Mayo 18, 2015

1. La verdad, para unos amarga, para otros de pinga, es que a pesar de sus 56 años de dictadura, Fidel ganó. Israel Centeno

2. No importa qué diga, si lo dice molesto y convencido, alguien empezará a aplaudir. Luis Carlos Diaz Vázquez

3. Diosdado nos cubre con su gran sombra. A todos. A Maduro también. Yolanda Pantin

4. La inseguridad deja de ser un problema hasta que te matan. Nicolás Maduro

5. Shannon a solas con Nicolás en Miraflores. Alfombra roja para el imperio. Elías Pino Iturrieta

6. En el banco BNC si abres una cuenta te ofrecen una alcancía para que sigas “ahorrando en casa”. Que alguien les diga que el paralelo pasó los 300. Gustavo Alemán

7. ¡Vamos Simadi, solo te faltan 100 bolívares para pulverizar al paralelo! -buenos días- Naky Soto Parra

8. Un país sin desodorante es un país que huele mal. Vicente Corostola

9. En este país la gente tiene las pesadillas antes de dormir. Leonardo Padrón

10. Con tantos apagones, tal vez lo único bueno sea que el último en irse no tendrá que apagar la luz… Anamar González Avendaño

Bonuscrack
La gran mayoría de los venezolanos no emigra para buscar “cosas”, sino un mínimo de civilización. Erik Del Búfalo

SERVICIO PUBLICO GRATUITO
dile [NO] a los hombres con franelas de equipos deportivos. Kiki Pertiñez Heidenreich
dile [NO] a las mujeres con cachucha, jean y tacones. Guaritoto Gonzalez

Estudiante que vive con sus padres surge como líder en las protestas de Venezuela

Por Nick Miroff.

The Washington Post – Marzo 11, 2014.

Tras casi un mes de protestas contra el gobierno y enfrentamientos en las calles, la figura que podría liderar la salida de la crisis en Venezuela es un joven de 24 años, desaliñado y con barba, que vive con sus padres.

Juan Requesens, líder estudiantil, ha saltado en las últimas semanas de la política universitaria al convulso centro de la mayor agitación social de la última década en Venezuela. Su ascenso ha sido impulsado por su talento para hablar en público, pero igual de atractivo sea el hecho de que no pertenece al grupo de los políticos de oposición establecidos.

La semana pasada, el presidente Nicolás Maduro lo invitó reiteradas veces a participar en el diálogo de “paz”, pero Requesens se ha negado y ha insistido en que Maduro libere primero a los protestantes encarcelados y cumpla otras condiciones previas. El ministro de interior de Venezuela ha presionado públicamente a Requesens para que vaya al estado Táchira, en el occidente de Venezuela  —donde se iniciaron las protestas y hay barricadas que impiden la distribución de alimentos—, y convenza a los estudiantes de abandonar su posición.

Incluso políticos de oposición han comenzado a tomar a Requesens como referencia al decir que tampoco se reunirán con Maduro hasta que lo hagan los estudiantes.

Con cientos de heridos y al menos 22 muertos —entre ellos otro líder estudiantil, Daniel Tinoco, quien fue abaleado el lunes en la noche en la ciudad occidental de San Cristóbal—, la carga sobre los hombros de Requesens es pesada.

“Claro, es mucho de qué preocuparse”, dijo Requesens, presidente del centro de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y quien apenas tenía nueve años cuando llegó al poder Hugo Chávez, predecesor de Maduro. “Pero también ha sido muy emocionante”.

Pero lo “emocionante” sólo puede llevar las protestas hasta cierto punto. Canalizar el alzamiento estudiantil hacia un movimiento masivo unido está resultando más difícil.

Los manifestantes anti-gobierno más radicalizados —algunos estudiantes y otros no— siguen atrincherados detrás de barricadas callejeras que comenzaron como una reacción furiosa y emocional ante la represión gubernamental. Desde entonces, se han convertido en elementos semi-permanentes en urbanizaciones de principalmente clase media que obstruyen el tráfico y frustran a muchas personas que, aparte de las barricadas, tienen una posición unificada contra Maduro.

Una mañana reciente, en la exclusiva zona de Altamira, un puñado de protestantes callejeros con la cara cubierta se apostó en una importante avenida impidiendo el paso de vehículos, excepto motocicletas. El límite lo marcaba una montaña de basura y escombros de construcción. Un hombre se acercó en una camioneta todoterreno de modelo reciente y repartió latas de pintura en spray. Poco después, una mujer joven con casco de motocicleta escribía sobre la acera el grito de guerra contra Maduro: “El que se cansa, pierde”.

Un hombre de mediana edad vestido con una camisa polo salió de su automóvil y se acercó a la barricada.

“¿Cuál es el plan?”, preguntó. “Queremos ayudar pero, ¿adónde va esto?”.

La misma pregunta está en la mente de muchos que no ven un fin cercano de las protestas, ni tampoco impulso suficiente para tumbar el gobierno. Maduro mantiene el apoyo de un amplio sector de los pobres y la clase trabajadora de Venezuela, a pesar de la inflación descontrolada y la escasez de leche, azúcar y otros productos básicos.

Requesens dijo que prefiere marchas en lugar de barricadas y quiere convertir la rebelión estudiantil en un movimiento social más amplio capaz de trascender las divisiones socioeconómicas en Venezuela y convencer a quienes antes apoyaban a Chávez y ahora están perdiendo la confianza en Maduro. En un país donde los debates políticos se convierten con frecuencia en insultos, burlas y retórica exacerbada, los líderes estudiantiles parecen a veces más adultos que los funcionarios elegidos.

“Todos los venezolanos se enfrentan a los mismos problemas, la misma escasez, la misma inseguridad”, dijo Requesens recientemente en una reunión nocturna de vecinos en un parque público promovida por los estudiantes para extender su actividad más allá de las universidades. Parecía confiado, animado y gracioso; con bromas frecuentes sobre su amplia cintura.

“Sólo no me pidan hacer una huelga de hambre”, dijo.

Con su barba sin bigote y un abdomen prominente, Requesens parece una versión más joven de Chris Christie, o uno de los visigodos de los comerciales publicitarios de Capital One; pero sin espada. Los discursos y los cigarrillos le han dejado una tos seca; y las suelas de sus zapatos Adidas empiezan a despegarse.

Hace un mes, Requesens tenía 12.000 seguidores. Ahora tiene 450.000. Aunque casi todas las estaciones de radio y televisión de Venezuela están en manos del gobierno o de empresarios pro-gobierno, Requesens puede organizar marchas anti-gobierno mientras la batería de su celular aguante.

Junto a sus dos asesores políticos más cercanos —buenos amigos de la universidad—, pasan los días movilizándose por Caracas en motocicletas entre acalorados debates estudiantiles, reuniones con políticos de oposición e intensas concentraciones contra el gobierno.

Se enfrentan a amenazas desde varios ángulos, y no sólo desde el gobierno. Una organización estudiantil más pequeña y radical —que representa principalmente a universidades privadas y está alineada con políticos de oposición de línea dura— quiere acciones más frontales para forzar la salida de Maduro. Requesens dice que eso no funcionaría e insiste en que el cambio político debe ser constitucional, democrático y pacífico; aunque tarde más tiempo.

“Una estrategia para aumentar la confrontación sólo le dará al gobierno la oportunidad de desacreditarnos y seguir con más represión”, dijo.

Al igual que otros líderes estudiantiles a su lado, Requesens teme que haya infiltrados en sus marchas con la intención de provocar violencia y espantar a los venezolanos que puedan pensar en unírseles.

En su tono y estrategia, Requesens está alineado con el líder de oposición Henrique Capriles, quien perdió una elección presidencial ante Chávez en octubre de 2012 y de nuevo con Maduro, pero por muy poco, en las elecciones especiales de abril de 2013 tras la muerte de Chávez. Representan la rama moderada de la oposición al gobierno. El sector más duro está liderado por la congresista María Corina Machado y por Leopoldo López, ex alcalde de un municipio de Caracas y quien se encuentra en una prisión militar desde que el gobierno lo arrestó el 18 de febrero bajo acusación de incitar la violencia.

Requesens y sus aliados ven un callejón sin salida en los llamados de López y Machado para que Maduro renuncie o sea depuesto.

En cambio, tienen una serie de demandas más conservadoras: la liberación de los protestantes encarcelados, justicia para los asesinados y presuntamente torturados por fuerzas de seguridad, y la insistencia de que cualquier reunión con Maduro sea transmitida en vivo por la televisión nacional; lo que les daría la posibilidad de hablarle directamente a los venezolanos.

Con una oposición dividida y dominada por caras familiares, muchos venezolanos dicen estar ansiosos de ver nuevos líderes que no estén contaminados por las batallas políticas de los últimos 15 años.

“Necesitamos creer en los estudiantes, no en los políticos; porque los estudiantes no están manchados”, dijo Vanessa Boulton, de 32 años, después de escuchar a Requesens en el parque. “Juan puede apelar a mucha más gente”.

Aun así, el reto se hizo evidente en el evento realizado en una urbanización de clase media ante una audiencia la miel más clara y una situación económica mejor que el resto del país. Aunque Requesens se viste de forma discreta y asiste a una universidad pública, muchos en su círculo vienen de familias de élite que se ajustan a la caricatura pintada por el gobierno al referirse a la rebelión estudiantil como una pataleta de niños ricos.

Requesens, con un padre médico y una madre que enseña inglés, dice ser “social demócrata”, creer en la “igualdad de oportunidades” y en “una economía de mercado con objetivos sociales”. Su ídolo político es el ex presidente Rómulo Betancourt, “padre de la democracia venezolana”; un reformador liberal de mediados del siglo 20 y aliado cercano de John F. Kennedy.

Esa referencia resulta atractiva especialmente para los venezolanos que sienten nostalgia de la era pre-Chávez. En particular, pareciera que las mujeres más adultas se ven atraídas hacia Requesens y en las concentraciones le dan consejos maternales sobre su hábito de fumar, la dieta y su seguridad.

“Dios te bendiga”, le dijo una mujer que se le acercó en la calle mientras los conductores que pasaban le manifestaban su apoyo haciendo sonar sus bocinas. La señora rodeó con sus brazos el amplio cuerpo del líder estudiantil y, tras secarse las lágrimas, le dio un beso en la frente.

“Gracias”, le dijo Requesens. “Paciencia”.

 

Fuente: Miroff, Nich. “Student who lives with parents rises as a leader in Venezuela’s protests”. The Washington Post. Marzo 11, 2014.

http://www.washingtonpost.com/world/the_americas/student-who-lives-with-parents-rises-as-a-leader-in-venezuelas-protests/2014/03/11/2029efa0-a866-11e3-8a7b-c1c684e2671f_story.html

Foto principal: Presidente-FCU-UCV-Juan-Requesens. http://www.maduradas.com/tag/ucevistas/

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl