Tag Archives: censura

UN PAÍS POR PEDACITOS

UN PAÍS POR PEDACITOS

 Recopilación realizada por: Guaritoto González

Abril 13, 2015

 

1. Así como pena ese señor en Panamá representando a Venezuela. Mejor hubiese ido una Miss! Isabel Hernández

2. ¿Doble? Sí, imbécil por partida doble. María Gabriela Méndez

3. ¿Cuál es la actitud sana ante la charada patética del doble de Maduro: llorar, vomitar, ca—rse de la risa? Boris Munoz

4. A Maduro lo recibió el ministro del trabajo, ni siquiera el canciller, además del desplante, nótese la fina ironía de los panameños. Erik Del Bufalo

5. Cumbre borrascosa. Jean Marc Tauszik

6. El Gobierno venezolano se ha convertido, con esfuerzo y tesón, en una pesadilla cotidiana. Miguel Mariano Arias

7. En 1998 con mi sueldo de HBO y unos piches ahorritos, me compre un Volkwagen escarabajo… Sin ninguna complicación, hoy con dos sueldos no puedo ni arreglar mi cacharrito. Francisco Murmullo García

8. ¡Nikolái vamos a tener un problema! ¡No hay mayonesa! Vicente Corostola

9. Quién te hubiera dicho, padre
que la tierra que escogiste
iba a ser terco estiércol
mierda roja
y soberana? Sonia Chocrón

10. Estoy muy comprometida con ser venezolana pero cuando las naciones se convierten en cárceles es legítimo pensar en el propio destino. Gisela Kozak Rovero

 
Bonuscrack
“Mientras los gobiernos van de cumbre en cumbre, los pueblos van de abismo en abismo” Chávez. Ana Chinaloy

Estamos mucho peor

ELIZABETH ARAUJO/ FOTO JOSÉ MIGUEL MENESES.

Tal Cual. 9 agosto 2014

Entradilla:

Para el psicólogo y estudioso de la conducta humana, Axel Capriles, el país experimenta una “pranocracia” y define al actual como un “gobierno de pranes”, al punto de que son los mismos venezolanos los que tienen que protegerse del Estado. Aunque reconoce los aportes de la MUD cree que en la oposición hay dirigentes con orientación clásicamente populista, que incluso “imitan muchas de las prácticas chavistas”.

–Sorprendido habrá quedado usted –al igual que quienes leyeron la noticia– de su condición de columnista indeseado en El Universal. ¿De qué trataba el artículo para que los nuevos dueños de este diario lo consideraran inapropiado?
–El artículo era sobre el affaire Carvajal, sobre los manejos oscuros del poder, el cinismo y la hipocresía de un poder que habla de amor mientras, manipula y presiona en torno a un caso vinculado con terrorismo y narcotráfico. Trataba, en ese sentido, sobre la hipocresía y la disociación entre la palabra y la acción.

–¿Ahora sí se podrá hablar de hegemonía comunicacional de la que tanto alardeó el otrora ministro de Información, Andrés Izarra?
–Sí, la hegemonía comunicacional es un hecho cumplido. Los medios de comunicación libres pueden ser contados con los dedos de una sola mano y ya son irrelevantes. Los pocos que quedan en manos privadas se autocensuran. Si algo sabe el gobierno, no es generar bienestar sino ejercer poder.

–Cómo psicólogo, cree que este tipo de respuestas autoritarias tienen más su motivación en la demostración de fuerza que en la de ocultar el miedo?
–Es el afán totalitario de querer controlarlo todo. El dominio revolucionario se fundamenta, primero y principal, en el dominio de la mente, en la explotación de las necesidades de la población, en la confusión, la ilusión y el manejo de la propaganda. Para mantener el poder, necesitan ocultar la realidad, vender, a como dé lugar, la imagen de un mundo ficticio que les permita cierto apoyo popular. La imagen que tenemos de las cosas tiene más peso que la cosa en sí. Al depender tanto de la propaganda para su existencia, el control de los medios de comunicación se hace indispensable. En la mentalidad revolucionaria, si no lo dicen los medios, no existe. Por eso su desesperación por ser siempre noticia. Por el inalterable cinismo ante el doble mensaje ante la muchas veces descarada negación de la realidad que vemos con nuestros propios ojos.

–Hay quienes desde hace tiempo alertan de que el país se desliza hacia una dictadura. Otros, sin embargo, no ven más que signos de un gobierno improvisado, torpe, ansioso de asomar el mazo para amedrentar a la disidencia. ¿Cómo lo observa usted?
–Pienso que el gobierno es mucho menos improvisado y torpe de lo que en ocasiones se piensa. Responde a una de las inteligencias políticas más grandes del siglo XX que es la de los hermanos Castro. Es un proyecto que va más allá de nuestras fronteras. Hay toda una planificación muy sesuda, una manera de actuar que cala y mueve fibras muy hondas en el alma latinoamericana. Es toda una inteligencia volcada únicamente a la obtención y manutención del poder. Por eso parece improvisada porque no les preocupa la destrucción o el fracaso en cualquier otro orden de la realidad.

–Otro rasgo que confunde es el “asalto” al poder de los militares de las instituciones del Estado. No hay ministerio u oficina pública donde no aparezca en el mando un coronel o un general. ¿Un gobierno militarista, para qué?
–Si la gestión económica es mala (pensemos en la inflación crónica o la escasez), si la gestión social es mala (pensemos en el número de homicidios), si no hay realizaciones reales y concretas, ¿qué puede mantener al gobierno en el poder? Llega un momento en que la imagen impuesta por la propaganda produce disonancia con la vida real.  El asalto de los militares responde, entonces, a la estrategia de largo aliento, al fondo del asunto, a que la meta de la revolución no es el bienestar de la gente sino única y exclusivamente la obtención del poder, un poder que no se concibe como realización o logro sino como dominio o fuerza. Sostener la fuerza a cualquier precio más allá del descontento y el fracaso. Desde este punto de vista, tener el monopolio de las armas de su lado es sumamente útil. Por otra parte, la bota del militar con boina roja es una imagen arquetipal en nuestra cultura, es una imagen arcaica.

–Esto de involucrar a los militares en la política no ha dejado de sorprender afuera. Nadie imagina a un general argentino tildándose de kirchnerista o un coronel brasileño identificado como lulista…
–Mientras más retrocedemos en la historia, el rol de los militares se hace más importante. Mientras más avanzamos hacia la modernidad, encontramos más gobiernos civiles. Brasil y Argentina son países con sociedades civiles mucho más robustas, más complejas, con instituciones más fuertes. El crecimiento demográfico venezolano se ha caracterizado por una acumulación de carencias y una población excluida y marginada sumamente dependiente del Estado y que, sin principios fuertemente internalizados, es mucho más débil y vulnerable a la autoridad coercitiva. Una población mantenida en niveles de supervivencia responde mucho más a la fuerza bruta que a instituciones sofisticadas fundadas en las leyes, el conocimiento, el respeto o el desarrollo intelectual.

–Entre tanto, prosigue la corrupción y cierta complicidad de los organismos contralores. La fiscal Ortega se ha propuesto  encarcelar a los viajeros que, a su regreso, no llenaron el formulario de divisas. ¿Qué le diría el general Carvajal de los $20 mil que estaban en sus bolsillos?
–Luisa Ortega Díaz debería ser la primera procesada. Ella ha convertido la Fiscalía General de la República en un instrumento represivo del gobierno, en el perro guardián de la revolución. Y el uso de las instituciones públicas para fines de grupos particulares es un delito. El servilismo de los poderes públicos y su supeditación de los demás poderes al poder ejecutivo es uno de los principales problemas de la Venezuela actual. El sistema de dominación de la revolución ha convertido a todos los habitantes de Venezuela en delincuentes potenciales para que el peso de la ley pueda ser utilizado contra todo aquel que no se someta a los designios del gobierno. Hay una persecución sistemática contra el ciudadano que lo debilita mientras que las elites que mandan se sienten protegidas y pueden hacer y deshacer lo que les viene en ganas. El sistema legal de Venezuela no expresa los arreglos institucionales y acuerdos básicos para el buen funcionamiento de la sociedad sino que es una camisa de fuerza para doblegar a la gente.

–El caso Carvajal amenaza con pasar por debajo de la mesa, oculto quizá por algún nuevo escándalo. ¿Cuán nefasto para la moral de los ciudadanos ha resultado el hecho de que nadie (ni el mismo Carvajal) haya dado una explicación a los venezolanos de este incidente?
–Esa ha sido una práctica sumamente dañina fundada en una debilidad de la memoria colectiva. Siempre un escándalo tapa otro escándalo y una especie de frivolidad e inmediatez nos monta en la ola pasajera de la próxima noticia. No exigimos resultados ciertos a las investigaciones nominales que surgen de las denuncias. El término que mejor designa el tipo de gobierno que existe en Venezuela es “pranocracia”. Tenemos un gobierno de pranes. Y el gobierno está muy claro en que su principal recurso es la solidaridad ciega, la defensa de sus principales piezas. Es uno de esos casos poco frecuentes en las sociedades occidentales donde la sociedad debe protegerse del Estado. El déficit moral de la sociedad venezolana se ve, precisamente, en que haya soportado un gobierno signado por la figura del malandro. El malandro es la constelación dominante en la psicología.

–Por otro lado, se ve como una resignación en el ciudadano de a pie, como si estos escándalos les resbalaran; pero también cierta lasitud de la oposición para denunciar estos casos. ¿Está todo el mundo abarrotado de tantos escándalos que prefiere hacer la cola del supermercado?
–Una de las consecuencias de los métodos de dominación de los gobiernos autoritarios es el síndrome de aislamiento y escape. En una sociedad fracturada, el individuo pierde la fe en la efectividad de su acción personal y se abandona a la inercia colectiva. Vivimos entre la resignación y la complicidad. Venezuela se ha convertido en una gran mina donde cada quien anda con un pico en el hombro para ver de dónde saca un pedazo de algo valioso. Es duro decirlo, pero ha habido una normalización de la patología y un adaptación acomodaticia. Estamos otra vez en un mundo repartido entre la viveza y la fuerza bruta.

–A veces, hay quienes se preguntan si el país está peor con Maduro que con Chávez. ¿Se pueden hacer este tipo de comparaciones?
–Sí, estamos peor, pero era de esperar. Lo que vivimos es parte de un proceso. Tenemos años en un tobogán deslizándonos hacia el fondo de un largo túnel. La destrucción institucional ha llegado al alma. Estamos peor con Maduro que con Chávez porque el proceso de decadencia sigue ineluctablemente su camino descendente. Necesitamos una fuerte convulsión para volver a activar lo positivo venezolano. Ahora sí hace falta una revolución, una revolución liberal que pueda cambiar radicalmente el rumbo que tomó  la Venezuela del subdesarrollo.

–¿Qué le está faltando a la MUD para convertir en aciertos los errores del gobierno en materia económica y social?
–La MUD ha cumplido una función muy importante para unificar operativamente una sociedad política desagregada. Pero, más allá de la pragmática, no hay una visión verdaderamente unificadora. Muchos de los políticos activos en la MUD tienen una orientación clásicamente populista y buscan hacer lo que creen es más popular aunque ello sea contrario a las exigencias del desarrollo. En ese sentido, imitan muchas de las prácticas chavistas. A la MUD le faltan ideas, ideas que den una visión de un país totalmente distinto del que plantearon adecos y chavistas, dos variaciones de una misma identidad. Hace falta, también, sacrificio, sacrificio de egos individuales que sólo piensan en la vieja política de zancadillas. Dentro de la MUD permanece el espíritu del adequismo que en mi parecer es antecedente y prelación del chavismo. En los períodos críticos de transición se necesitan nuevos ideales y grandes ideas más que un aparato de operación práctica.

–Todas confían de que el país saldrá de una pesadilla tan terrible que hasta los funcionarios gubernamentales son vistos en EEUU como personas no aptas para un visado. ¿Cuál sería la manera de poner fin a estos momentos vergonzosos?
–Sin duda el país saldrá en algún momento del hueco en el que se encuentra. Pero necesita tiempo y un recomposición de los factores políticos que puedan convertir y darle dirección a la fuerza del descontento acumulado. Necesitamos un símbolo que pueda dar expresión a la capacidad transformadora de la sociedad venezolana, capacidad menguada por un liderazgo que se apoyó en los elementos más destructivos y arcaicos de nuestra psique colectiva

 

 

Fuente: Tal Cual Digital.

http://www.talcualdigital.com/Nota/visor.aspx?id=106136&tipo=AVA,

Acceso verificado el 20 de Agosto de 2014.

Derechos de publicación cedidos por Tal Cual para InfoVnzla.

#infoVnzla

@infoVnzl

“Un saludo cordial. Soy Teodoro Petkoff y les pido apenas un minuto”

Vida, militancia y periodismo…

Teodoro Petkoff, 82 años, de origen judío, padre búlgaro y madre polaca, es una figura de la izquierda venezolana. Intoxicado por la revolución cubana, desde estudiante se une a las filas del Partido Comunista y desde muy joven alcanza posiciones de dirección en dicho partido. Forma parte de la resistencia estudiantil contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez.

En los años 60 participa en la guerrilla bajo las órdenes de Douglas Bravo. Es encarcelado en más de una ocasión y en dos oportunidades logra escaparse, una de ellas haciendo rappel desde la planta séptima de un hospital. Sobre este episodio de su historia Teodoro no tiene pudor en reconocer “Políticamente, fue un error demasiado grave como para reivindicarlo en nombre de lo que sea. Un error gravísimo que costó vidas, años en la cárcel y que perjudicó enormemente a la izquierda.”[1]

Cuenta Ibsen Martínez, dramaturgo venezolano, en su artículo Petkoff no le tiene miedo al tiempo (El País, 29/04/2014) “Petkoff rápidamente se convirtió en icónico modelo para el revisionismo marxista latinoamericano cuando, en 1971, junto con un distinguido grupo de antiguos camaradas, se separó del Partido Comunista para fundar un nuevo partido, de orientación moderada. En aquella época, Gabriel García Márquez donó todo el dinero del premio literario Rómulo Gallegos, ganado por su obra Cien años de soledad, para la compra de la rotativa del joven partido. En el proceso, Petkoff se ganó las fulminaciones de pesos completos del estalinismo internacional, como el premier soviético Leonid Brézhnev y el filósofo francés Jean-Paul Sartre (…) Durante el tiempo en que mi propia generación fue joven, tuvo en Teodoro Petkoff el mentor emulable que llamó nuestra atención no hacia el mayo francés, sino hacia la primavera de Praga, dando así empuje a una disposición de ‘centro-izquierda liberal’ que no nos ha abandonado.”

El partido al que se refiere Martínez, es el Movimiento al Socialismo (MAS), con el cual Petkoff se presenta a dos elecciones presidenciales en 1983 y 1988 y en 1990 es nombrado, por Rafael Caldera, Ministro de Planificación. En 1998, 27 años más tarde de la fundación del MAS y en desacuerdo con la decisión de apoyar la candidatura presidencial del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, Petkoff decide abandonar dicho partido y se dedica al periodismo.

Comienza a trabajar como Director del vespertino El Mundo. “Petkoff no iba a ser, sin embargo, la figura tutelar de un diario que hace enroques en la plantilla y sugiere inconducentes cambios en la diagramación. Su infatigable espíritu desafiante e innovador llevó a aquel diario en apuros no solo a aumentar espectacularmente su circulación, sino a ser el posgrado de una generación de jóvenes periodistas de investigación que hoy brillan con luz propia en la batalla del periodismo independiente venezolano contra las arremetidas del régimen de Maduro.” (Martínez, El País, 29/04/2014). Pero sus editoriales y titulares no tardaron en convertirse en punto de mira del Pdte. Chávez que acabará presionando a la Cadena Capriles hasta que Petkoff presenta su renuncia. Sin embargo, Teodoro no se aleja del mundo del periodismo. “Movió cielo y tierra y, con ayuda de sus muchos amigos, en poco tiempo apareció Tal Cual, el influyente matutino de periodismo interpretativo que hoy circula en medio de los ataques más violentos a la libertad de expresión que haya visto Venezuela en los últimos cincuenta años.” (Martínez, El País, 29/04/2014).

Teodoro y el chavismo

Como lo señala Paulo A. Paranagua en su artículo Le Combat de Teodoro Petkoff pour la liberté au Venezuela (Le Monde 22/04/2014), Teodoro Petkoff en su libro Las dos izquierdas (Alfadil 2005), ha sido uno de los primeros en identificar y diferenciar las dos izquierdas latinoamericanas. “Una izquierda arcaica, conservadora, falsamente radical autoritaria y mesiánica” es representada por Chávez y sus aliados bolivarianos; opuesta a una “izquierda moderna” capaz de combinar “el reformismo avanzado, la sensibilidad social, el desarrollo económico equitativo y el ensanchamiento de la democracia” en el poder en Chile, Brasil y Uruguay.[2]

Teodoro Petkoff “ha sido un crítico un tanto extraño para el chavismo, porque nunca ha sido un conservador. Alabó a Chávez por haber situado a la pobreza y la cuestión socialista arriba de su lista de prioridades. Pero se ha preocupado mucho tiempo por el giro totalitario de Chávez”[3] Existe hoy la manifiesta voluntad del gobierno de Chávez de controlar nuestros actos y hasta nuestro pensamiento[4], y por la polarización de un discurso de odio que puede llevar a una escalada de la violencia.

En lo que respecta a su sucesor, Petkoff indica “Nicolás Maduro intenta afirmar su liderazgo utilizando un lenguaje agresivo, descalificando a los opositores, porque intenta reproducir el modelo de poder chavista. Pero Chávez tenía un estilo conforme a su personalidad, mientras que Maduro es un impostor, convertido en presidente por azar, a causa de la enfermedad y muerte de su mentor. Maduro no tiene ni la fuerza militar de Chávez ni su popularidad. Durante años él no era más que un burócrata. Los Cubanos no han impuesto a Maduro; este tipo de decision le incumbía a Chavez, no recibían ninguna orden. Maduro fue elegido porque era el más inofensivo, contrariamente a Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional. Diosdado juega su propio juego, pero se abstiene de entrar en conflicto abierto con Maduro, y más ahora. Para defender al chavismo, tienen que enterrar toda divergencia. Su rivalidad latente se expresará en su debido tiempo. Sobre todo ahora que la erosión permanente del electorado chavista está creciendo.” (Le Monde, 22/04/2014)

La causa de Diosdado Cabello contra Teodoro y Tal Cual

En enero, el periódico Tal Cual publica un artículo de opinión escrito por Carlos Genatios, antiguo Ministro de Ciencia y Tecnología bajo el primer mandato de Hugo Chávez, en el que se criticaba la astronómica cifra de asesinatos en Venezuela, en el artículo Genatios citaba una frase supuestamente expresada por el actual Vicepresidente de la República Diosdado Cabello: “si no les gusta la inseguridad, vayanse”. La reacción de Diosdado Cabello, después de exigir que se publicara el vídeo en el que se comprobaba esa declaración, fuedemandar a Carlos Genatios pero también a toda la directiva de Tal Cual por “Difamación agravada”. Los imputados tienen prohibición de salida del país y podrían enfrentarse a una pena de 4 añosde cárcel. En calidad de imputados se encuentran no sólo Carlos Genatios y Teodoro Petkoff sino todos los accionistas del Diario.

Así se expresaba Teodoro Petkoff en un comunicado luego de darse a conocer la acusación “Más allá del fondo del asunto, el demandar penalmente a los directores de un diario por el contenido de un artículo de opinión suscrito por un articulista independiente, constituye un acontecimiento inédito que pone de manifiesto la censura a la libertad de expresión a la que estamos sometidos en Venezuela, política de Estado que se ha manifestado en este régimen totalitario a través de distintos mecanismos: cierre de medios de comunicación, compra de medios, leyes inconstitucionales de control de la información, presiones fiscales, falta de papel para los periódicos, multas y acosos de todo tipo, y en el caso específico, persiguiendo penalmente a los directores del diario TalCual, ajenos por completo al supuesto delito cometido, con penas de prisión de hasta cuatro años.”[5]

A su vez, Teodoro Petkoff presentó una denuncia ante la Fiscalía General en la que “hizo notar que Cabello otorgó poderes a su representante legal 23 días antes de que el matutino Tal Cual presentara el artículo que supuestamente vulnera la reputación del presidente del Parlamento.” Éste ha sido el resultado de su denuncia a más de un mes después de la introducción de la misma en la Fiscalía.

Teodoro y su visión de la oposición

En la entrevista que le hiciera Paulo Paranagua para Le Monde Petkoff habla de la oposición y sus líderes: “La oposición debe juntar fuerzas, recuperar las posiciones perdidas. Forzar una salida rápida inscrita en un wishful thinking es confundir sus deseos con la realidad.

Leopoldo López y María Corina Machado han forzado la mano en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), pero la unidad de la oposición no se ha roto. Leopoldo ha hecho un esfuerzo loable para implantarse en todo el país, su partido Voluntad Popular tiene nucleos en los 24 estados. El adopta un lenguaje popular, quiere tocar a los chavistas, algo que es indispensable para hacer evolucionar la relación de fuerzas. María Corina Machado es diferente. De derechas, valiente, activa, camorrera, y esto le da notoriedad. Estos no son los dirigentes que yo habría deseado, pero no tengo nada contra ellos. Yo lamento que no haya otros. De cualquier manera, Henrique Capriles Radonski continúa siendo el jefe de la oposición. Y las disputas eventuales de liderazgo deberán sera arregladas en elecciones primarias como en 2012. La ventaja de todos estos dirigentes es que son jóvenes en relación con sus predecesores a los que ya les toca, más bien, pasar el turno.

 

[1] Tomado de la entrevista de Paulo A. Paranagua para el blog de Le Monde, publicada el 22/04/2014.

[2] Un amplio e interesante reportaje/entrevista, escrito por Alberto Barrera Tyszka e Ibsen Martínez, ahonda en profundidad este tema: Las izquierdas americanas. Entrevista con Teodoro Petkoff publicado por la revista Letras Libres, julio 2008. InfoVzla recomienda su lectura.

[3] Bello. Venezuela’s progressive conscience. The Economist, 26/04/2014.

[4] En Las izquierdas americanas. Entrevista con Teodoro Petkoff publicado por la revista Letras Libres, julio 2008.

[5] Publicado en la web de Ibsen Martínez el 10 de marzo de 2014, bajo el título Comunicado de Teodoro Petkoff.

 

Fuentes utilizadas por InfoVzla para la creación de este artículo:

The Economist (English)

http://www.economist.com/news/americas/21601275-crude-effort-silence-newspaper-editor-sums-up-countrys-plight-venezuelas-progressive 

Blog Le Monde (Français)

http://america-latina.blog.lemonde.fr/2014/04/22/le-combat-de-teodoro-petkoff-pour-les-libertes-au-venezuela/ 

El País (Español)

http://elpais.com/elpais/2014/04/25/opinion/1398446412_014498.html 

El Universal sobre la causa de Diosdado Cabello

http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/140306/jueza-dicta-medidas-cautelares-contra-directiva-de-tal-cual-y-genatios 

Web de Ibsen Martínez (Español) Comunicado de Teodoro al conocerse la acusación de Diosdado.

http://ibsenmartinez.com/archives/2715 

Letras Libres (Español) Artículo contextual que data del año 2008.

http://www.letraslibres.com/revista/arena-internacional/izquierdas-americanas-entrevista-con-teododo-petkoff?page=0%2C0 

Investigación y recopilación hecha por Oleñka Carrasco para Infovnzla

Foto: Leo Ramirez/AFP

@infoVnzla