Tag Archives: andreina mujica

El asunto de la carta al Embajador de Venezuela en Francia

El día 13 de mayo, la periodista venezolana Andreína Mujica escribe una carta abierta en el Diario TalCual a quien detenta el cargo de Embajador de Venezuela en  Francia, Michel Mujica, personaje público que además es su hermano.

Dicha carta se transcribe íntegramente :

Michel Mujica
Excelentísimo Embajador de Venezuela en Francia
Paris-France

En el nombre del padre, en mi nombre y por la libertad, te pido perdón, hermano. Sé que esto te va a doler, porque una discusión de años ahora la hago pública. No tengo armas con que exigirte. Soy, como el resto de los venezolanos, una mujer “desarmada” pero con el poder de la humildad, te pido que des el paso que ayude a salvar vidas en Venezuela.

Tú, como embajador designado en los tiempos de Maduro; sí, Nicolás, el dictador más perverso, cínico y desalmado en la historia de las dictaduras de nuestro querido continente, te pido que te pronuncies en favor de la democracia, aquella por la cual nuestro padre dejó pegada su salud a punta de torturas, electricidad en los testículos, mientras su cuerpo colgaba sobre un rin afilado para cortar sus pies por cansancio.

Mi padre, nuestro padre, no soportaría tantas muertes, tantas torturas, tal injusticia. Estaría marchando como un abuelo en silla de ruedas. Y aunque él se fue de pie, sólo su cuerpo se convirtió en cenizas. No así su legado por un país al que le dedicó su vida política, familiar e intelectual. Héctor Mujica, es (no fue) ES, esa Venezuela maravillosa que hizo país después de lo que pensábamos sería la última dictadura.

Estos muertos son los nuestros, son tuyos y míos, pero yo no ostento una posición en el poder; tú sí, hermano, y confío en tu rectitud, en tu honestidad. Es preciso que te pronuncies. Es decir, debes ayudarme, ayudarnos y ayudarte. Tienes cinco hijas, mis sobrinas, cuatro nietos, que no merecen cargar con la vergüenza de un padre y abuelo que se quedó en silencio ante la barbarie.

Yo no lloro más que otros, ni rezo más que los creyentes, ni sufro más que los que se levantan en nuestra patria con el poco aliento gaseado para volver a las calles y protestar. También estoy lejos.

Tú, hermano, eres un protagonista de esta terrible época que nos ha tocado vivir. Tus palabras y acciones pueden ser ejemplo para otros funcionarios diplomáticos en el mundo. Esto tiene que parar. Nuestro país vive la muerte a cuentagotas. De miles que salen a protestar cada día pidiendo democracia, elecciones, desarme de los grupos paramilitares, mal llamados “colectivos”, restitución de los poderes de una Asamblea Nacional elegida por votación popular, destitución de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, que dieron un golpe de estado, así como la exigencia de la liberación de más de un centenar de presos políticos, y apertura de un canal humanitario para salvar a los que hoy mueren de mengua.

Mi padre fue un preso político, torturado como los de ahora. Sí, nuestro abuelo, el doctor Pastor Oropeza, no hubiese levantado su voz contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez ninguno de nosotros hubiera nacido. Esto incluye a nuestros sobrinos y nietos. Yo te apoyaré hermano, tu serás nuestro orgullo y no parte del duelo con el cual ya convivimos.

El 4 de octubre de 1968, cuando apenas habían pasado 48 horas de la matanza de estudiantes en la Plaza de Tlatelolco, el poeta Octavio Paz renunció al cargo de embajador de México en India. No podía ser cómplice de un gobierno autoritario que nuevamente utilizaba a Tlatelolco como piedra de sacrificio. Ahora, para asesinar a sus jóvenes.

Cuarenta y ocho horas, Michel, con tan sólo una carta dejo claro en la historia su posición ante los viles que asesinaban sin la menor sombra de arrepentimiento. Estoy fracturada Michel, como todos, ayúdanos a recobrar la dignidad y la esperanza. Venezuela merece, por lo menos, esto.

Con todo mi amor y respeto, hermano, espero tu comprensión, no por mi, sabes que nunca te he pedido nada. Ahora no tengo otra salida. Callar es morir un poco.

Andreina Mujica
Paris-France

La carta se vuelve viral en redes sociales, da la vuelta varias veces al mundo entre estatus compartidos por artistas, periodistas, medios y se cataloga como un acto de valentía similar al llamado realizado por el hijo del Defensor del Pueblo Tarek William Saab a su padre el 27 de abril.

El 31 de mayo la carta, traducida al francés, se publica, tanto en edición impresa como en edición online, en uno de los periódicos de mayor importancia de Francia, Libération.  Diario que sigue muy de cerca la situación del conflicto actual de Venezuela. Partiendo de la publicación realizada por el periódico francés, la carta se hace eco en otros países. Se comenta y se publica el día 01 de junio en el Corriere della Sera, en Italia 

La Carta abierta, y el llamado de la periodista, se suma a la lista de peticiones de familiares de funcionarios en cargos públicos venezolanos para que se pronuncien sobre la delicada situación que vive Venezuela en estos días.

Noticias publicadas en otros medios:

El embajador sí tiene quien le escriba  

La conjura de los necios por Andreina Mujica

¿Cómo creen siquiera que el venezolano más indiferente puede olvidar de donde viene ? Somos noticia desde hace 15 años por lo absurdo y confuso de nuestro acontecer, no hay cosa más compleja que explicar en lo que nos convertimos.

Venimos de ser un país millonario, conocido por sus misses, su petróleo y Choroní (porque sus « playas », tampoco). Y un día despertamos en un desbole, sin telenovelas, con el petróleo a 100$, donde hasta las misses iban dejando las plumas (literal), pueden recordar, sin aguarsele el guarapo el ballet de Venevisión, porque a estas alturas uno extraña hasta eso.

Los que estamos fuera del país no nos salvamos de esa suerte de « irrealidad nacional », seguimos pendientes de lo que allá pasa, hay incluso quienes dejan de hablarle a un venezolano que sigue pendiente por tildarlo de pavoso y pegado.

Muchos de los que se fueron ni siquiera discuten el regresar porque nunca terminaron de emigrar, ya su retorno físico se hace improbable, han quedado como en una especie de limbo, atrapados por el alambre de púas que divide una frontera con otra, ese alambre que tiene que ver con la memoria, esa que no deja de recordarnos donde nacimos, crecimos y fuimos felices.

¿Felices? Si, hubo un vez una Venezuela donde la educación superior era gratuita (no es ningún invento revolucionario), ayudas como el « vaso de leche escolar » entre otras, eran tan populistas tanto como las ahora llamadas « misiones » y bastante parecidas en su ineficiencia. Existía la desigualdad y también las injusticias, como las hay a lo largo y ancho de todo el planeta azul (si, es azul y no rojo, sino fuese marte y no la Tierra) pero no existía el apartheid político, no había odio entre familias y amigos, tampoco miedo a decir que se era de otro partido político al que estaba de turno en Miraflores. Habían programas de humor, desde Joselo pasando por La Rochela, Telecómico (canal 8) donde se burlaban de frente y no de ladito, de todo cuanto acontecía en el mundo político, farandulero o deportivo. Y no los cerraron, no fueron multados, ni arruinados, ni expropiados. De hecho cada diciembre esperábamos con cierto morbo « star criollo » ver a los artistas de Venevisión, RCTV presentando en cual pugilato sus mensajes navideño.

Los « amigos » invisibles están aquí

El Mercosur (creado en 1998) premia a la imparable periodista científica Acianela Montes de Oca, Eugenio Montejo es recitado hasta por Sean Penn (si, Sean, ese poema era de un hombre libre y antichavista), Rafael Cadenas es propuesto para el Cervantes mientras se gana la FIL de México, a Teodoro Petkoff le es otorgado el tan preciado Ortega y Gasset, Simón Díaz ha sido interpretado en el Carnegie Hall en la voz de Caetano Veloso, Almodovar lo llevo al cine en la “Flor de mi Secreto”, Win Wenders también en el documental de Pina Baush no se resistió a la coreografía de “Only you”, Sofía Imber es premiada en Nueva York en el Linconl Center, el maestro Cruz Diez ha recibido todo tipo de reconocimientos en los cinco continentes, la pianista Clara Rodríguez se gana el premio Lukas del Reino Unido, mientras Gabriela Montero es nominada al Grammy y es invitada a tocar ante el presidente Obama en su primera investidura, y ustedes rolos de insensatos usan la « universidad bolivariana » para dar un doctorado Honoris Causa (¿cuál causa, será limeña ?) De paso, sepan que los títulos de propiedad del juego de Monopolio tienen mayor validez que los de dicha universidad.

Hay que recuperar el país y se puede

Hay que reestructurar la mirada, el esfuerzo titánico es dejar de repetir la enseñanza del perverso galáctico y acusar a todo el que hace un esfuerzo de « traidor », « cómplice » o « vendido ». Bien vengan de la MUD o sean independientes, todo el mundo pretende asegurar, con los pelos del supuesto burro en sus manos, que el otro es un traidor. Si no le paga la CIA entonces es el gobierno, ¿no es cómo demasiado ? Bajarle dos a la soberbia es la meta.

Dictadura no cae con votos, pues tendrá que hacerlo, porque armas no tiene la oposición, o si, el VOTO, así que a votar masivamente, y tal vez buena parte de las FFAA defenderán la constitución o bien, será junto a la presión internacional. Al gobierno le interesa la división, la perdida de fe en todo y en todos, volvernos cínicos y desproporcionados en el juicio, porque eso señores, eso, le corresponde a Maduro y su manga (mango) de corruptos.

Cada quien que cumpla su rol, y de este secuestro histórico que al final es un reto para todos igual de histórico.

Andreina Mujica
Periodista / Fotógrafa