Category Archives: En la prensa…

Todas las noticias, artículos y reportajes sobre Venezuela publicados por medios hispanoparlantes en el mundo.

¿Cómo es que las protestas en Venezuela llegaron a ser tan grandes? Los siguientes gráficos te ofrecen ciertas pistas

Por ADAM TAYLOR  25 de febrero de 2014  3:57 pm

Después de varias semanas de protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro (PSUV), se cree que unas 13 personas  han muerto en Venezuela. Las protestas parecieran ser las más prolongadas desde la muerte del volátil mentor de Maduro, Hugo Chávez, hace casi un año.

Mientras estas protestas se convierten en aún más trágicas y violentas, ¿realmente tienen la fuerza necesaria para deshacerse de Maduro? Cuando el Washington Post consultó a analistas, a principios de este mes, acerca de esta posibilidad ellos expresaron dudas: Maduro todavía parecía tener el amplio apoyo del sector militar del país y de los pobres, dos sectores claves en el polarizado escenario político de Venezuela.

El último grupo puede ser especialmente importante. Estas son las personas que más se han beneficiado gracias a la Revolución Bolivariana de Chávez, un movimiento que ha usado las ganancias del ingreso petrolero para mejorar drásticamente los servicios públicos y reducir la pobreza. Incluso, los críticos del gobierno de Chávez podrían verse obligados a admitir que éste hizo todo lo que pudo para conseguir sus objetivos: El Banco Mundial dice que la pobreza se redujo de un 50% en 1998 a un 25% en 2012. Y eso creó un vínculo emocional pueblo-gobierno.

No obstante, la gran preocupación para el gobierno es que el éxito de la Revolución Bolivariana se está evaporando. Este gráfico de Gallup muestra la opinión positiva y negativa sobre la economía a partir de 2006:

grafico 1

Gráfico 1. La mayoría de los venezolanos perciben que la economía está empeorando. En este momento, ¿piensa que las condiciones económicas en este país, en general, están mejorando o empeorando?  Mejorando (Verde oscuro)    /   Empeorando (Verde claro)
Fuente: Gallup 

Según este gráfico, en 2013 hubo un cambio significativo en la opinión pública, cuando solamente el 12% de los entrevistados dijo que creía que la economía estaba mejorando.

La percepción que el público venezolano tiene acerca de su economía no es equivocada: A pesar de los precios históricamente altos debido a sus enormes reservas de petróleo, existen grandes problemas que han sido causados por la problemática con la moneda local y la falta de dólares. Una economía como ésta no puede pasar desapercibida para los venezolanos, especialmente cuando se ha reportado que la tasa de inflación se ubicó en un 56% (y se ha estimado que ya ha alcanzado un 300%, de acuerdo a CATO, Instituto de Investigación de Políticas Públicas).

El reportero del Washington Post, Nick Miroff estuvo en Caracas el mes pasado y fue capaz de hacerse una idea de lo que esto significa para un venezolano medio: “(Había) multitudes desesperadas en los supermercados, que luchaban para comprar los pocos rollos de papel higiénico restantes. “Esto es muy deprimente”, le dijo una abogada de nombre María Plaza a Miroff.  “Después de una hora y media de espera en una cola para pagar”. “Patético”.

Como señala Miroff, en Venezuela incluso el famoso combustible barato del Gobierno se enfrenta a una subida de precios. Cosas como éstas tienen consecuencias graves en los ciudadanos de Venezuela, ya sean ricos o pobres, todos están sintiendo sus efectos; según otro gráfico de Gallup, así está la situación:

wvraelcbjkkqcklp5zbdda

Gráfico 2. Los venezolanos informan que las mejoras en la calidad de vida, alcanzaron un mínimo histórico a la baja en 2013. En este momento, ¿siente que su calidad de vida está mejorando o empeorando?  Mejorando (Verde oscuro)  /  Empeorando ( Verde claro) 
Fuente: Gallup

La economía no es el único factor por el cual se protesta en las calles: Los críticos del gobierno de Maduro también apuntan a la ola de crímenes en el país, las presuntas violaciones de los derechos humanos, la censura de los medios y la influencia de Cuba (el periodista venezolano Francisco Toro sugiere que los manifestantes están manifestando por su derecho a protestar). Sin embargo, la economía podría ser especialmente importante, ya que afecta la vida de muchas personas.

Las protestas comenzaron a principios de este mes promovidas por el movimiento estudiantil, pero se ha reportado que el apoyo se ha extendido significativamente. Si la base que apoya a Maduro ya está cansada de todo esto, entonces ellos sí podrían ser imposibles de contener.

Fuente: http://www.washingtonpost.com/blogs/worldviews/wp/2014/02/25/how-did-venezuelas-protests-get-so-big-these-two-charts-offer-a-clue/

Traducido por: Tanya May

#InfoVenezuela

Manifestaciones en Venezuela

[Actualidad Internacional France24.com]

Traducción de la entrevista de Renée Fregosi, politóloga de la EHESS y el Instituto de Altos Estudios de AL:

Periodista: [En Venezuela] enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden, enfrentamientos que ocasionaron doce muertos en unas manifestaciones que comenzaron contra la inseguridad y la vida cara, dan lugar hoy a un cuestionamiento más amplio del poder de Nicolás Maduro, el presidente, que convocó para este miércoles una conferencia por la paz en presencia de todas las partes involucradas. Renée Fregosi está con nosotros para hablar del asunto. Usted es directora de investigaciones en el Instituto de Altos Estudios de América Latina en París, politóloga y especialista en que perdura Venezuela. Gracias por estar con nosotros. ¿No es la primera vez que la protesta empieza por manifestaciones estudiantiles en Venezuela?

Renée Fregosi: Sí, no es la primera vez, no sólo en Venezuela, por cierto. Los jóvenes se movilizan más espontáneamente y, en este caso, los jóvenes son blanco privilegiado de la criminalidad y en particular de unos grupos que se podrían llamar secciones de asalto o camisas rojas [como las SA, las secciones de asalto, también llamadas camisas pardas, los colectivos armados de los nazis]. Porque, como se sabe, quien estudia en la universidad suele formar parte de las clases medias que es el blanco privilegiado de la criminalidad, y por lo demás los estudiantes son sumamente sensibles a los ataques a las libertades, a los derechos humanos. Fueron entonces los primeros que se movilizaron, pero en realidad toda la población venezolana está abrumada por la situación económica, la inseguridad, la escasez. La vida es cada vez más invivible, de hecho. Lo cierto es que los estudiantes están apoyados por la mayoría de la población.

P:  Se vio efectivamente a la oposición salir a la calle al lado de los manifestantes.

RF: Por supuesto. Porque se le oye a menudo decir al poder y a analistas en Francia que la oposición política es la derecha. El gobierno los trata de fascistas, de nazis. Lo hace con verdadero cinismo, porque la oposición es una alianza de izquierda y de centro. En la oposición, están por ejemplo desde gente de izquierda, como Tedoro Petkoff, antiguo izquierdista, hasta los partidos descompuestos y recompuestos de Acción Democrática y de Copei. Pero no se trata de ningún modo de la derecha política. La derecha política no existe, no hay una derecha organizada políticamente. Son progresistas, que apoyaron a Capriles, Henrique Capriles, quien por lo demás ganó probablemente las últimas elecciones.

P: Él denunció fraudes.

RF: Sí, Maduro, pienso yo, robó su elección. Está también eso, el sentimiento en la población de que…

P: ¿Es algo demostrado?

RF: Hay un dossier enorme, análisis convergentes, muchos elementos convergentes. El asunto es, en todo caso, que la forma en que se dio el proceso da el sentimiento a gran parte de la población de que le robaron de algún modo la elección, y eso añade al descontento.

P: Usted mencionaba varios motores de la protesta: la inseguridad, la escasez, la inflación.

RF: ¡No es poca cosa! La escasez alimenticia. Pero son el signo de una desidia, una incapacidad para administrar no solamente la economía, sino también lo social y lo político. Venezuela es un país opulento, pero no sólo por el petróleo, sino también por los recursos de su tierra. Ahora bien, cuando uno se percata de que ese país importa ahora hasta más de noventa por ciento de los productos ¡alimenticios! provenientes especialmente, por cierto, de los Estados Unidos, ¡es una locura! Todos los circuitos de producción y de distribución agroalimenticios quedaron perturbados. ¡En fin, parece que uno estuviera en la vieja Unión Soviética! ¡Escasez de papel toilette, de pasta de dientes, de todos los bienes de consumo corriente!

P: La falta de papel toilette se convirtió cuando Hugo Chávez en un símbolo de las carencias sistémicas en la gobernabilidad venezolana. ¿Han cambiado las cosas con la llegada al poder de Maduro? ¿Se consigue papel toilette en los supermercados?

RF: No, de la misma forma que nunca se conseguía en la Unión Soviética. Se trata del mismo tipo de fenómeno, mutatis mutandi, por supuesto, pero no en cuanto a lo esencial. No puede mejorar con Maduro, obviamente, puesto que se trata de la continuación del mismo sistema autoritario que perdura, y se sabe muy bien que, sobre todo en período de crisis, la democracia es la que permite manejar los conflictos pacíficamente. Es la definición misma de la democracia. Ese gobierno no es democrático, y los problemas no se resuelven con autoritarismo, ni se administra con autoritarismo una economía compleja, evidentemente.

P: Pero Chávez podía alardear del apoyo de amplios sectores de la población. ¿Qué hay del paisaje político venezolano de hoy? ¿Sigue siendo así? ¿Quienes apoyaban a Chávez apoyan hoy en día a Nicolás Maduro?

RF: Primero hay que ver que ya Chávez había perdido progresivamente apoyos, a la vez de grandes personalidades, como por ejemplo el general Baduel, que lo salvó del golpe de Estado en 2002, que está en la cárcel ¿sabe? condenado porque se opuso a Chávez, que había fundado el movimiento de Chávez en los años 80, un viejo compañero, que terminó en la cárcel porque tuvo la osadía de oponerse a él, al “socialismo bolivariano”. Perdió el apoyo de personalidades, pero sobre todo apoyo popular. Pero es cierto que Chávez era un hombre inteligente, brillante y que seducía. De modo que conservaba aún un cierto apoyo popular, y sobre todo mantenía juntas las distintas facciones del chavismo. En particular, tenía en sus manos los ingresos de Pdvsa, que le permitían comprar gran cantidad de votos. Cosa que Maduro ya no puede hacer. Maduro no congrega los distintos grupos chavistas. Él pertenece a un grupo. Pero los demás… Por eso mismo asistimos a una especie de escalada en el seno del poder chavista: “¡la culpa la tiene la oposición!” Sobrepujan todos verbalmente para mostrar cuál es el más fuerte, cual es el más supuestamente “de izquierda” contra la “derecha”. Hay conflictos internos también.

P: Maduro no tiene el mismo carisma que Chávez, y no tiene entonces la misma capacidad de seducción de los venezolanos. Maduro convoca para esta semana, para el miércoles, una conferencia de la paz. Todo el mundo se tiene que reunir para negociar. Usted parece escéptica.

RF: Diría: “farsa”. Para que se dé una verdadera conferencia, una verdadera negociación, la oposición tendría que tener al fin el derecho de expresarse. Usted sabe que ya no queda ninguna radio, ni televisión sobre todo, privada, independiente en la cual la oposición pueda expresarse. No hay ninguna libertad de expresión ni para los políticos ni para la prensa en general. Una verdadera negociación significa reconocer a la oposición como un interlocutor en igualdad de condiciones. Pero ese no es el caso. Los intentos de negociación en lo anterior, hace algunos meses, fueron una especie de show. No se reconoce a la oposición. Esa es la dimensión autoritaria. Maduro fue formado en Cuba. No tiene la noción de que la oposición, la minoría, que en este caso puede muy bien ser la mayoría, tenga derechos.

P: ¿Cómo calmar entonces la protesta, la rabia?

RF: Pienso que tendrá que haber probablemente, como pasó en Ucrania, una intervención internacional. Estoy muy asombrada, muy decepcionada por los gobiernos de izquierda latinoamericanos. En Europa es lo normal, estamos más volteados hacia Europa. Pero en América Latina el gobierno brasilero, el chileno podrían enviar a sus ministros de relaciones exteriores, que son gente brillante, que conoce perfectamente a los organismos internacionales, por haber sido ambos embajadores, Muñoz y Figueredo, para hacer por ejemplo una especie de intermediación, como se hizo en Ucrania.

P: Las manifestaciones duran desde hace tres semanas. Dije al principio que habían provocado doce muertos. Es una situación que vamos a seguir de cerca. Muchas gracias por habernos acompañado hoy…

 

Fuente Original:

Traducido por: #infoVenezuela

A la sombra de Ucrania, Venezuela.

“En Venezuela, hay manifestaciones en todo el país contra la situación económica”.

¿Cómo explica usted, Daniel Cohn Bendit, que Venezuela, poderoso país petrolero, esté desangrado económicamente?

— Lejos de Europa, una rebelión popular pasa desapercibida. Desde hace semanas, decenas de miles de venezolanos protestan contra el poder poschavista del presidente Maduro. Jóvenes, burgueses, pobres, intelectuales entremezclados. Denuncian la inflación, la corrupción y la criminalidad. ¿Saben cuántos ministros hay en el gobierno Maduro? Más de cien ministros. Más de diez muertos, centenares de heridos. Escasez de bienes de primera necesidad. Venezuela fue antaño un país de ganadería y de agricultura. Hoy tiene que importar todo. El país sólo vive de la renta petrolera. Resulta que tiene una inflación record, que fue de 56 por ciento en 2013. Desmoronamiento del poder de compra, sobre todo el de los más pobres. Por fin, la inseguridad: 25 mil muertes violentas el año pasado. Hubo 5 mil en 1998, antes de la primera elección de Chávez. En consecuencia, la propaganda del poder poschávez ya no cala: los 15 años en el poder, ya no permiten razonablemente explicar las razones de la crisis achacándosela al poder anterior. Entonces, juegan con el antiamericanismo y el antimperialismo de espanto y brinco. Maduro, el sucesor de Chávez, es el hombre de Cuba como Yakunovich en Ucrania era el hombre de Moscú. Los servicios secretos cubanos se encargan de la formación de la policía política venezolana. La semana pasada, por cierto, Maduro lanzaba una perorata diciendo que Venezuela no era Ucrania, y que se solidarizaba con Yanukovich. Maduro moviliza a sus partidarios y decreta la madre de todos los combates: la lucha antifascista y antimperialista. La rebelión contra él es una rebelión fascista. Esas son sus palabras.

— Daniel, una parte de la izquierda francesa apoyó a Chávez y a Maduro; pienso en Jean Luc Mélanchon (líder del Parti de Gauche).

— Sí, y algo fenomenal es que no se trata sólo de la izquierda europea: la presidenta de Brasil, la señora Roussef, que fue una resistente contra la dictadura, se solidariza con Maduro. Una parte de la prensa de izquierda francesa, Libération, que es mi periódico preferido, habla de la oposición venezolana como de la derecha dura, como si fueran fachos. Fidel Castro y luego Chávez fueron vistos como liberadores populares que provocaron la admiración de tribunos de la izquierda como Jean Luc Mélachon. Que la prensa esté amordazada, que las libertades estén confiscadas, que la corrupción esté desatada para nada los incomoda. Entonces, ante el nuevo movimiento popular de las últimas semanas, o se hacen los que lo ignoran, o retoman el canon antimperialista y antifascista. Si no los escandalizó ver a Chávez agarrado de manos con Amanidhejad, por qué irían a sentir remilgos hoy. La verdad histórica no los molesta. Es su última preocupación. Los enemigos de mis enemigos son mis amigos, sin importar quiénes son ni lo que hagan. Tal es efectivamente la divisa de Mélanchon, quien por lo demás sueña con ser un Chávez o Maduro, que pueden hablar en cadena en la radio y la televisión durante seis horas seguidas.

— ¡Seis horas en la radio! A usted le tocaron tres minutos. Gracias, Daniel Cohn Bendit!”

 

Fuente Original: Cohn Bendit, Daniel.”À l’ombre de I’Ukraine, le Venezuela”. Europe1.fr. Feb.24, 2014. Europe1. Feb.27, 2014. <www.europe1.fr/MediaCenter/Emissions/Daniel-Cohn-Bendit/Sons/A-l-ombre-de-l-Ukraine-le-Venezuela-1810297/?fb_action_ids=723003111065433&fb_action_types=og.recommends&fb_source=other_multiline&action_object_map=%5B679698202073276%5D&action_type_map=%5B%22og.recommends%22%5D&action_ref_map>.

 Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl

 

 

 

Venezuela. Jóvenes fueron golpeados y torturados con electricidad.

Por Elena Brunet.

24 de febrero del 2014.

Nouvel Observateur.

El balance de la controversia (o polémica) en el país no cesa de crecer.

Testimonio de Gonzalo Himiob Santomé, de la ONG Foro Penal Venezolano.

Mientras que una gran ola de protestas masivas se extiende por todo el país desde hace varias semanas, el presidente socialista Nicolás Maduro ha intentado relanzar el diálogo con los manifestantes anunciando el domingo la apertura de una gran « conferencia nacional de paz ». Pero el balance de las protestas crece cada día, ascendiendo a trece muertos, de los cuales por lo menos seis son por balas.

Organizaciones humanitarias y de la oposición denuncian la represión policíaca y tratos bárbaros infringidos a los manifestantes durante las detenciones. El domingo el presidente Maduro negó estas acusaciones, afirmando que se trata de manipulaciones sin pruebas.

Desde el comienzo del movimiento de frente contra el gobierno, hace tres semanas, ciudadanos y estudiantes manifiestan cotidianamente para denunciar la inseguridad, la crisis económica, las penurias, la censura de los medios y la represión policíaca. La ONG Foro Penal Venezolano, creada por abogados y defensores de los derechos humanos, ha puesto en práctica una plataforma en línea para censar las víctimas de arrestos y de abusos, trabajando en relación permanente con el CIDH y los derechos del hombre de las Naciones Unidas. Es así como la semana pasada la ONU hacía un llamado al gobierno venezolano a respetar el derecho a la libertad de reunión pacífica, así que a abrir una investigación sobre los decesos de manifestantes y de los repetidos ataques de las milicias llamadas “colectivos”.

Entrevista con Gonzalo Himiob Santomé, abogado, profesor universitario en Caracas y representante de la ONG Foro Penal Venezolano.

Casos de violación de los derechos humanos han sido reportados. Qué ha podido usted constatar durante las últimas semanas?

-Hasta ahora hemos podido confirmar 544 arrestos, detenciones y “retenciones” ilegales en todo el país. Entre ellos, 23 tienen ya una orden formal de detención de los tribunales y 110 personas están a la espera de un juicio, bajo libertad condicional. El resto está conformado por ciudadanos que esperan ser llevados a justicia y en su mayoría, personas que fueron detenidas y apresadas por períodos de 2 a 24 horas, sin ser autorizadas a contactar ni a sus familias ni a sus abogados. Fueron liberadas después de haber recibido amenazas y haber sido víctimas de abusos.

El esquema de represión de las manifestaciones a nivel nacional se ha generalizado y sistematizado. Ha sido formulado por el gobierno con el objetivo principal de eliminar las manifestaciones y en contra de una población civil identificada por motivos políticos. Todo esto corresponde con la noción de crímenes contra la humanidad  en virtud del artículo 7 del estatuto de Roma de la Corte penal internacional.

Hasta hoy cuál es el balance humano de las manifestaciones que ocurren en el país?

Varias decenas de ciudadanos han sido heridas durante las manifestaciones y hasta el presente hemos confirmado siete muertes de manifestantes: Bassil Da Costa, Juan Montoya, Roberto Redman, Alejandro Márquez, Asdrubal Rodriguez, José Méndez Carmona y Geraldine Moreno Genesis. El número confirmado de personas sometidas a torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes es de 18, pero podría ser superior en vista de que muchas personas maltratadas durante su “detención ilegal” tienen miedo de hacer denuncias.

12 jóvenes detenidos en Valencia fueron golpeados y maltratados, y a uno de ellos, Juan Manuel Carrasco, trataron de introducirle un fusil militar dentro del ano. Estos hechos fueron corroborados por exámenes médicos independientes (pero la oficina del procurador general  negó esta versión). Otros jóvenes detenidos en el SEBIN (el organismo de servicios secretos venezolano) en Caracas fueron golpeados y torturados con electricidad. Numerosos casos han sido documentados.

Quiénes son los “colectivos” que aterrorizan a los manifestantes?

Los “colectivos” son grupos irregulares de civiles armados que actúan en complicidad con la policía y la guardia nacional y cuya única misión  es atacar a los manifestantes con armas de todo tipo para dispersar las manifestaciones. El gobierno no ha abierto investigaciones contra estos grupos, a pesar de que varios videos cuya veracidad hemos verificado atestiguan los ataques.

Fuente original:

http://tempsreel.nouvelobs.com/monde/20140224.OBS7512/venezuela-des-jeunes-ont-ete-battus-et-tortures-a-l-electricite.html

Traducido por #InfoVenezuela

Idiotas útiles de Venezuela

Defensores del régimen venezolano jamás permitirían a la Casa Blanca arrestar a líderes de la oposición y cortar con medios de salida hostiles. Entonces, por qué el doble estándar?

En el punto más al sur de Central Park, en una pequeña franja de acera colindante con la calle 59, cientos de venezolanos ocuparon una estatua de Simón Bolívar, el libertador, nacido en Caracas en América del Sur. Una figura ahora más comúnmente asociada con la revolución bolivariana de Hugo Chávez y su rebautizada República Bolivariana de Venezuela. Pero es una asociación que cuando se menciona en esta multitud produce un ceño fruncido y ojos entrecerrados, seguido por una rápida recapitulación de los muchos crímenes de Chávez.

El simbolismo necesario del punto de encuentro práctico triunfó: la multitud aumentó rápidamente, extendiéndose como una mancha de tinta en torno a la pequeña parcela que rodea Bolívar en un carril del tráfico del centro de Manhattan. Golpearon ollas. Gritaron consignas acerca de la cubanización de su patria, de la que muchos son exiliados. Llevaban carteles que detallan las cada vez más altas tasas de criminalidad (23.000 asesinatos el año pasado), muchas cubiertas con fotos sombrías de las víctimas de abusos y asesinados, y otras con estrepitosas consignas (“En Venezuela todo es escaso, excepto las balas”).

Estamos lejos de las sangrientas calles de Caracas; estos manifestantes no están rodeados por el fuertemente armado y blindado cuerpo de la Guardia Nacional, en su lugar, son acogidos amablemente por un puñado de policías panzones y aburridos de Nueva York. Aquí no había ninguna amenaza de violencia – con la sola excepción de un baboso, desdentado, y posiblemente baloto orador en lengua castellana que, mientras deambulaba entre la multitud, gritó algo que provocó ira y la amenaza de puños voladores de un hombre con una gran bandera de Venezuela atada alrededor de su cuello ; el superhéroe anti-Chávez.

No está claro lo que dijo el arrastrado provocador chavista, pero sin lugar a duda, le dije a una mujer que se encontraba a mi lado, se trataba de un caso de consumo de alcohol y no de un compromiso con la revolución. Pero uno tiene que admitir, continué, que muchos fuera de Venezuela, incluyendo un pequeño segmento de los medios de comunicación, han caído en la burda propaganda que destila del Palacio de Miraflores. En Internet, se encuentra una fuente aparentemente inagotable de idiotas útiles y nostálgicos sandinistas dispuestos a contextualizar la desastrosa Revolución Bolivariana.

Uno pensaría que tal compañero de viaje habría muerto con Chávez. Otra evolución que no evolucionó, otra utopía desarmada. Sin embargo, uno estaría absolutamente errado. Yo no tengo el tiempo ni el estómago para ofrecer una explicación completa de los apologistas occidentales sobre el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, pero algunos ejemplos recientes deberían dar una idea de su putrefacción. Una escritora del Al Jazeera, Belén Fernández, denunció en la red de Qatar la reciente publicación de la “Elitista y derechista blogger Emiliana Duarte”, reventándola por haber narrado una triste historia sobre su “necesidad de visitar 10 supermercados el año pasado en su misión para hacer un pastel”. Duarte meramente catalogaba la escasez masiva de bienes de primera necesidad (arroz, leche, papel higiénico) que han paralizado a Venezuela en los últimos años, su intención no fue la de participar en una burguesa y fascista lucha de repostería.

La propiciamente llamada “Tanqueta de Consejo de Washington para Asuntos Hemisféricos”, cuyos “expertos” son citados con frecuencia en los medios de comunicación, reclamó en su página principal “El gobierno venezolano muestra restricción y resolución ante la barbarie Anti-chavista”. En el Huffington Post, un hombre que se hace llamar “abogado de derechos humanos” lamentó que “sin ironía, los medios de comunicación son fulminantes en su opinión sobre la supuesta falta de democracia en Venezuela… para justificar su apoyo abierto a la oposición élite de Venezuela.” Luego crédulamente acota la apreciación de uno de los leales a Chávez de que “la economía venezolana está muy bien”, a pesar de los estantes vacíos, la fuga de capitales y la galopante inflación. Un escrito académico a favor de Chávez en La Nación sostuvo que las manifestaciones masivas en las calles de todo el país “tienen mucho más que ver con el regreso de las elites económicas y políticas al poder que con su caída.” The Guardian tituló una noticia: “la intransigencia reaparece en Venezuela, Nicolás Maduro expulsa funcionarios de Estados Unidos”. Esa intransigencia no es Maduro, cuyo gobierno está arrestando a los opositores al régimen y estrangulando la libertad de prensa, se le atribuye a Leopoldo López, líder de la oposición quien actualmente languidece en la cárcel. Pasamos a la editorial de The Guardian para leer la bizarra excoriación sobre las declaraciones de Obama por su supuesto “apoyo al cambio de régimen en Venezuela.”

Se trata de un experimento mental que a menudo le presento al chavista occidental, que por lo general termina demostrando que los simpatizantes del régimen, tanto en este país y en Europa, tienen un tinte de actitud colonialista hacia Venezuela. Porque uno no puede dejar de preguntarse por la reacción de estos falsos progresistas si, el Primer Ministro David Cameron, el presidente Barack Obama, la canciller Angela Merkel – escoja su lacayo imperialista -, hubiera arrestado a un líder de la oposición que habría organizado protestas callejeras pacíficas? O si la CIA cortara el internet en las ciudades políticamente inquietas como Berkeley o Brooklyn, bloquearan el tráfico de Twitter que les pareciera políticamente sospechoso, se hicieran cargo de PBS, obligándoles a emitir sólo a favor de la administración, sin permitir al partido de oposición rivalizar al gobierno a través de ondas públicas? O si el presidente forzara la retirada de BBC América de todos los proveedores de cable por ser demasiado antiamericano?

Tal vez las reacciones serían silenciadas si las bandas de motociclistas leales al presidente George W. Bush en círculos de protestas anti-Irak, manifestantes contra la guerra fueran atacados físicamente y en ocasiones asesinados. ¿Qué tal si un juez dictaminara en contra del aparato de espionaje interno del presidente Obama y, a cambio, la Casa Blanca ordenara que el juez fuera arrojado a la cárcel? ¿Cuánto tiempo se le permitiría a un presidente estadounidense mantenerse en el poder con una inflación masiva, a pesar de los ingresos masivos de petróleo que entran en las arcas del gobierno? ¿Cuánto tiempo se puede considerar razonable – y no la responsabilidad del presidente – para presidir más de 23.000 asesinatos en un país de poco menos de 30 millones de personas, una tasa que horrorizaría al residente promedio de Bagdad? ¿Por cuánto tiempo podrían permanecer desiertos de alimentos básicos como el pan y la leche los estantes de  supermercados antes de que La Nación o The Guardian alegremente decidieran que América es un Estado fallido y cleptocrático? O si las políticas económicas de Bush o de Obama significaran que el papel higiénico no se puede encontrar en el mercado libre?

Así que hago una pregunta bastante sencilla a los que pretenden que se preocupan por el pueblo venezolano (muy parecidos a los que milagrosamente perdieron interés en el pueblo de Vietnam a partir de 1975 o el pueblo de Nicaragua a partir de 1990), aquellos que se preocupan profundamente por los pobres y los indigentes en América Latina: ¿Por qué el doble estándar?

Fuente: http://www.thedailybeast.com/articles/2014/02/24/venezuela-s-useful-idiots.html

Traducido por #InfoVenezuela

Venezuela y la hipocresía de la Izquierda internacional

Carlos González

Publicado: 02/24/2014 9:06 am EST / Actualizado: 02/24/2014 9:59 am EST

Los estudiantes y la clase media de Venezuela llevan casi dos semanas protestando en las calles de ese país, pero la Izquierda internacional permanece callada. ¿Cuál es el motivo de las protestas protagonizadas por este amplio contingente de la sociedad venezolana? Según el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, todo responde a la injerencia de Estados Unidos, que pretende allanar el camino para un golpe fascista. Parecen sin duda argumentos tomados del manual cubano-soviético.

Los venezolanos están protestando por una inflación del 56 por ciento, una de las más altas del mundo. Los venezolanos están protestando porque sufren una de las tasas de homicidios más elevadas del mundo: 25.000 muertes violentas el año pasado, o una persona asesinada cada veinte minutos. La tasa de homicidios en Caracas asciende a 122 por 100.000 habitantes, cifras que ni siquiera se registran en zonas de guerra. La gente está en la calle porque no tienen acceso a necesidades básicas como pan, carne, papel higiénico, electricidad… la lista es larga.

Consideremos hipotéticamente la situación con el antiguo Alcalde de Londres, Ken Livingston, partidario de la Revolución Bolivariana desde sus inicios. ¿Creen que reprimiría violentamente a los residentes de Londres si estuvieran manifestando en la calle a causa de una tasa de homicidios como la de Caracas, que es superior a la de Bagdad? No lo creo. Se vería obligado a renunciar.

Tomemos a Sean Penn o a Oliver Stone, también admiradores de la “revolución bonita”, como la solía llamar Chávez. ¿Qué harían si el Presidente Obama ordenara el cierre de periódicos y canales de televisión, y si además encarcelara a sus opositores como lo ha hecho el Presidente Maduro? Creo que harían un llamado a los ciudadanos estadounidenses para que salieran a la calle y protestaran, tal como lo están haciendo los venezolanos.

El gobierno venezolano ha cerrado canales de televisión que critican al gobierno. Le ha negado a periódicos opositores el acceso a las divisas que necesitan para poder comprar papel; algunos han cerrado y otros se han visto obligados a publicar diarios de menor grosor. El gobierno sacó del aire al canal de noticias colombiano NTN24 por su extensa cobertura de las protestas y revocó las credenciales de cuatro periodistas de CNN. ¿Es así como actúa una democracia legítima?

Quienes respaldan al gobierno venezolano mantienen que el Presidente Maduro fue elegido democráticamente. Es cierto, técnicamente lo fue. ¿Pero puede decirse que fueron elecciones justas? Como saben los que siguen la situación venezolana de cerca, el partido de gobierno PSUV utiliza el dinero de los contribuyentes para financiar sus campañas, mientras que la oposición solo puede acudir a los mecanismos de financiamiento contemplados en la ley, lo que supone una enorme desventaja.

No olvidemos el efecto de la “Lista Tascón”. En 2004, en el contexto del llamado a un referendo revocatorio (de la presidencia de Chávez), Luis Tascón, miembro del partido chavista gobernante, publicó una lista en Internet de todas las personas que habían votado a favor del referendo. Aquellos que ocupaban cargos públicos fueron despedidos sumarialmente y perdieron la posibilidad de ganarse la vida por el solo hecho de haber ejercido su derecho democrático. ¿Acaso el voto no es secreto? Hasta el día de hoy, cada vez que se avecina una elección se les recomienda a los empleados públicos que voten por el partido de gobierno so pena de perder sus empleos.

La ONG Human Rights Watch ha denunciado que “la acumulación de poder en el brazo ejecutivo y la erosión de las garantías de derechos humanos han permitido al gobierno intimidar, censurar y enjuiciar a sus críticos”. Tal como lo señala James Bloodworth en su brilliante artículo en The Independent, “En el Reino Unido existe actualmente un debate sobre el uso de las llamadas ballenas, que a juicio del ministro de Interior deberían ser un recurso permitido para la policía a la hora de enfrentar disturbios. La Izquierda británica se opone como cuestión de principios al uso de estos cañones de agua, como lo haría cualquier persona civilizada. Sin embargo, acabo de ver un video de manifestantes venezolanos siendo reprimidos con cañones de agua y no he escuchado ni una sola condena por parte de las personas que seguramente escribirían cartas de indignación a la revista británica New Statesman si esta misma arma llegara a desplegarse en calles británicas. ¿Por qué se produce este doble estándar?” Sr. Livingston, ¿puede explicarlo usted?

Aquellos que militan en la Izquierda internacional celebran la reducción de la pobreza en Venezuela, pero no se dan por enterados que otros países latinoamericanos carentes de la enorme riqueza petrolera de Venezuela han logrado mayores avances en esta materia sin erosionar los principios democráticos. La verdadera justicia social no puede existir fuera del marco de una democracia que funcione en todo sentido.

Es hora de que los que nos consideramos de Izquierda dejemos de defender lo indefendible. Debemos denunciar las acciones de un gobierno represivo que le dispara a sus propios ciudadanos por el hecho de exigir una verdadera democracia y una mejor vida. El Socialismo sin democracia es simplemente dictadura.

El Presidente Maduro continúa llamando fascistas a los estudiantes y a la clase media que protestan en las calles. Quizás sea hora de que se mire en el espejo.

Diccionario Webster
(Definición traducida al español):

Fa-scis-mo sustantivo
: manera de organizar la sociedad en la que un gobierno comandado por un dictador controla la vida de las personas y en la que está prohibido estar en desacuerdo con el gobierno.

: autoridad o control sumamente severo.

Fuente: Venezuela and the Hypocrisy of the International Left (via Huffington Post)

Traducido por #InfoVenezuela

Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional

  • Artículo 7 Crímenes de lesa humanidad

1. A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por “crimen de lesa humanidad” cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque:

  1. a)  Asesinato;
  2. b)  Exterminio;
  3. c)  Esclavitud;
  4. d)  Deportación o traslado forzoso de población;
  5. e)  Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas

fundamentales de derecho internacional;

f) Tortura;

g) Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable;

h) Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género definido en el párrafo 3, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional, en conexión con cualquier acto mencionado en el presente párrafo o con cualquier crimen de la competencia de la Corte;

  1. i)  Desaparición forzada de personas;
  2. j)  El crimen de apartheid;
  3. k)  Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes

sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física.

2. A los efectos del párrafo 1:

a) Por “ataque contra una población civil” se entenderá una línea de conducta que implique la comisión múltiple de actos mencionados en el párrafo 1 contra una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización de cometer ese ataque o para promover esa política;

b) El “exterminio” comprenderá la imposición intencional de condiciones de vida, entre otras, la privación del acceso a alimentos o medicinas, entre otras, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población;

c) Por “esclavitud” se entenderá el ejercicio de los atributos del derecho de propiedad sobre una persona, o de algunos de ellos, incluido el ejercicio de esos atributos en el tráfico de personas, en particular mujeres y niños;

d) Por “deportación o traslado forzoso de población” se entenderá el desplazamiento forzoso de las personas afectadas, por expulsión u otros actos coactivos, de la zona en que estén legítimamente presentes, sin motivos autorizados por el derecho internacional;

page5image25160
page5image25432

5

page6image512

e) Por “tortura” se entenderá causar intencionalmente dolor o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, a una persona que el acusado tenga bajo su custodia o control; sin embargo, no se entenderá por tortura el dolor o los sufrimientos que se deriven únicamente de sanciones lícitas o que sean consecuencia normal o fortuita de ellas;

f) Por “embarazo forzado” se entenderá el confinamiento ilícito de una mujer a la que se ha dejado embarazada por la fuerza, con la intención de modificar la composición étnica de una población o de cometer otras violaciones graves del derecho internacional. En modo alguno se entenderá que esta definición afecta a las normas de derecho interno relativas al embarazo;

g) Por “persecución” se entenderá la privación intencional y grave de derechos fundamentales en contravención del derecho internacional en razón de la identidad del grupo o de la colectividad;

h) Por “el crimen de apartheid” se entenderán los actos inhumanos de carácter similar a los mencionados en el párrafo 1 cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre uno o más grupos raciales y con la intención de mantener ese régimen;

i) Por “desaparición forzada de personas” se entenderá la aprehensión, la detención o el secuestro de personas por un Estado o una organización política, o con su autorización, apoyo o aquiescencia, seguido de la negativa a admitir tal privación de libertad o dar información sobre la suerte o el paradero de esas personas, con la intención de dejarlas fuera del amparo de la ley por un período prolongado.

3. A los efectos del presente Estatuto se entenderá que el término “género” se refiere a los dos sexos, masculino y femenino, en el contexto de la sociedad. El término “género” no tendrá más acepción que la que antecede.

http://legal.un.org/icc/index.html