Esta historia será la historia

La manifestación de solicitud de revocatoria de un mandato es un acto público. Votar es secreto, pero exigir que te vayas del poder sí es algo que requiere que digas quién eres.
De allí se aprovecha la hegemonía para exigir la revisión de las listas de firmantes. Con eso presionará para generar más temores sobre la próxima recolección de firmas.
Esta era del 1% de los electores, unas 200 mil personas. La segunda, del 20% del padrón electoral, unas 4 millones de personas.
Hacerlo tan público y permitir la revisión del PSUV-Gobierno genera temores entre funcionarios (unas 3 millones de personas), militares, sus familiares, beneficiarios de misiones sociales, becas, cupos, tratamientos médicos, seguros, contratistas, empresas… y un poco más allá, gente que espera aprobaciones de divisas, renovación de documentos, juicios pendientes, amenazas latentes, y muchas cosas. Tantas como el miedo necesite.
Las razones para temer son sólidas: el chavismo ha tenido en el pasado, y sigue teniendo, prácticas de exclusión, persecución y hostigamiento contra ciudadanos por su disidencia. Ya en el pasado violó derechos al trabajo, la salud, la vivienda, la justicia y otros más, sólo por considerar opositora a una persona. Los más vulnerables temen, y vulnerable es cada vez más gente.
Sin embargo hay malas noticias para Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez y toda la galería de villanos que juegan con el miedo de la gente: robaron tanto que hasta el miedo se lo robaron. Tienen a tanta gente cabreada, a tanta gente convencida de que su gestión ha fracasado, que se la van a jugar y van a manifestar públicamente su rechazo con firma, huella, foto, perfil 20, muestra de ADN y lo que pidan. Si exigen una prueba de heces, pues se les entrega un espejo.
Se esperaban 200 mil firmas y se recogieron más de 2 millones 300 mil. Se entregaron menos por logística y por diferencias de formatos, pero se recogieron más de 2 millones. ¿Vieron que a los centros de recolección pautados les salieron hijitos? ¿Vieron a los cientos de voluntarios? ¿Vieron a la gente firmando el segundo y el tercer día aún cuando ya en pocas horas estaban completas las 200 mil firmas? Era el poder individual y el deseo de hacer las cosas en paz, pero presionando a las autoridades. Era hacerse cargo del destino.
Eso significa que en el primer escenario había que buscar 19 personas por cada una que hubiese firmado.
Ahora no… ahora sólo basta que cada firmante busque a otro. Sólo eso. Tú y uno más. Se necesitan 4 millones de personas sin miedo. Y se necesita una buena estructura de acuerdos entre los liderazgos opositores que puedan canalizar esa fuerza y saber jugar políticamente.
Sí, algunos tendrán que sentarse en mesas de diálogo con el Gobierno, otros tendrán que hacer lobby internacional, otros en las calles y otros tejiendo las estrategias para empujar hacia el mismo lado y reducir las trabas que cada día pondrá la hegemonía.
Si se fijan: el mismo Gobierno-CNE-PSUV, con sus decisiones, le ha permitido a la gente construir su propia épica.
Esta historia será la historia.

 

Luis Carlos Díaz Vázquez
Derechos de publicación cedidos por el autor a InfoVzla.

 

 

One thought on “Esta historia será la historia”

Comments are closed.