Los virolos del Caracas de Naky Soto Parra

Como el tema del Esequibo no ha tenido el impacto esperado -porque nuestros problemas sociales y económicos distorsionan el amor patrio-, el Psuv inventa nuevos frentes. Toca convencernos que al margen de nuestro fervor democrático, el poder es para abusar, para distorsionar lo que sea. Por eso, la fracción de concejales del Psuv del municipio Libertador, introdujo una propuesta para cambiar los símbolos de la ciudad de Caracas, agregándole los ojos virolos del finado, una boina roja y la fecha “4F” al escudo de la capital.Santiago de León de Caracas suena a conquistadores. Es posible que quitándole el león al escudo de la ciudad, venzan a Diego de Losada, le ganen a la historia, a lo que ya fue; a lo mejor, el 25 de julio de 1567 le quedó corto a una ciudad que según estos concejales, se refundó con un golpe de Estado fallido, y la boina selle el talante militarista que los define, y los ojos virolos nos azucen para rechazar aún más, el culto a un muerto que necesitan resucitar para fines electorales.

En el imaginario chavista, los 2 años de siembra superan los 448 años de la ciudad. No ha sido suficiente cambiarle la nomenclatura a todo el aparato del Estado, a monumentos, parques y plazas, al huso horario, al escudo y a la bandera. ¿Por qué no le encasquetan el trío de íconos sugeridos a la bandera de la Academia Militar? ¿No es más pertinente? Que cada egresado del Ejército, lo haga con la convicción de que la boina lo habilita para atentar contra quién sea y así será legitimado por la narración alternativa de una parranda de irresponsables.

Obviamente los concejales opositores no tienen los votos para impedir el cambio sugerido. Lo mínimo que podemos demandar es una consulta ciudadana para decidir esta abominación. El Psuv cree que gana; pero la falta de sindéresis obra en su contra.

Ganó Granger
No importa lo que diga Telesur. Más divertidas son las crónicas de los diarios brasileros.

A pesar de las jaladas de mecate que Nicolás dedicó a Dilma Rousseff ante cada medio que le colocó un micrófono, hubo un desplante que lo encolerizó y estimuló -en clara correspondencia con su formación diplomática- el recorte de su agenda en Brasil, impediendo a la delegación venezolana disfrutar del almuerzo de sus anfitriones.

Justo antes de la cumbre, Dilma recibió David Granger en una reunión bilateral. Nicolás trató de sumarse a la conversación, pero Dilma no autorizó su entrada. Granger solicitó el apoyo de Brasil para mediar una solución pacífica por el Esequibo y Dilma aceptó. Más tarde, Nicolás usó su discurso en la cumbre para repetir su performance de imitador del finado, sin mencionar a Guyana. Pero Granger -que habló inmediatamente después- sí sacó el tema, apuntando que el rol del Mercosur es vigilar el desarrollo del conflicto e instó al foro a defender la integridad de su territorio.

Nicolás aprovechó su salida temprana para anunciar que a finales de agosto se celebrará una reunión especial para tratar el diferendo en Paraguay. Tuvo el tupé de asegurar que Granger no está gobernando Guyana (como si se tratara de un ardid más contra Capriles Radonski) y afirmó que: “ahorita en Guyana hay grandes inundaciones y él anda por el mundo contra Venezuela”. En solidaridad con los guyaneses, enviará ayuda humanitaria porque “Venezuela es el país que más ha ayudado a Guyana en los últimos 10 años de su historia”. La gente de Guasdualito agradece con hondura la coherencia del humillado en Brasil.

No más guiso, Nelson Merentes
Transparencia Venezuela acudió a la Sala Político Administrativa del TSJ para interponer una demanda contra el presidente del BCV por incumplimiento de la obligación de rendición de cuentas establecida en el artículo 319 de la Constitución. Solicitan al TSJ que le ordene a Merentes cumplir con su deber, haciendo de acceso público los informes periódicos sobre el comportamiento de las principales estadísticas económicas del país.

Transparencia Venezuela actúa con responsabilidad por la correcta y transparente aplicación del ordenamiento jurídico en el país, por la defensa de los principios constitucionales de justicia y la necesaria rendición de cuentas.

Mientras Merentes hace lo suyo
El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, declaró a EFE: “Venezuela sigue experimentando una profunda recesión, y se proyecta una contracción del PIB del 7 % y una tasa de inflación superior al 100 % en 2015″. Francisco Faraco fue menos optimista, y aseguró este viernes que la inflación cerrará en 300% en 2015. Nuestras reservas internacionales alcazaron hoy los $15.631. El impulverizable se cotizó a 624 bolívares por dólar, y, el petróleo venezolano cerró en 49,89 dólares.

Pero la prioridad es cambiar el león del escudo de Caracas.

Naky Soto Parra

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

http://zaperoqueando.blogspot.fr/

One thought on “Los virolos del Caracas de Naky Soto Parra”

Comments are closed.