Héroes de la buena nota por Macu Miguel

Aquí suena la buena nota

Pianista

El Sr. Ricardo es el pianista de una reconocida clínica caraqueña. Tiene varios años en ese plan. El piano está en el lobby por donde pasan diariamente miles de personas: alegres embarazadas, enfermos terminales, niños con o sin chupetas, abuelos en sillas de ruedas y a pie, promotores con sus maletas y no precisamente de sueños; enfermeras, empleados, accidentados con o sin muletas, hipocondríacos, familiares apurados, floristeros, obreros, ascensoristas, pacientes, gente común y corriente... Todos con el motivo de su visita acuestas, llenos de angustias, corre corre, un si y un no, con la vida en los dedos y la esperanza en un piso más arriba, mientras suben la cuesta por la escalera o por es ascensor.

Es un lobby difícil, particular: tiene un “FarmaAhorro”, que nunca tiene cola, ni medicamentos, el cafetín, el módulo de Información, una tiendita- kiosco y un área tipo lounge que precede a las oficinas administrativas. Debe ser por eso lo del piano.

En el medio de todo está el simpático pianista, con una partitura debajo de la manga, una nota de aire fresco y la melodía que apacigua el espíritu del pasajero en tránsito.

Puede que te pase algo cabalístico porque así es la música aleatoria, siempre suele significar algo que, para los que andan buscando fe, la consiguen.

Entre Franco de Vita, Chaikovski, El réquiem de Mozart o “Tus ojos” de Diveana… todo puede pasar: “El pianista quizás traiga noticias en el mensaje de esa canción”, oí en forma de murmullo esa cursilería. Y ¡zas! a mí me pasó. Bueno, me pasa siempre… ando con un “Qué significa?” para arriba y para abajo.

Siempre lleva una sonrisa por delante, entorna los ojos y pronuncia el rostro, marcando la sensibilidad musical que la armonía requiere, como todo un buen actor, mientras toca. Sube y baja acordes llenos de buena vibra, que apenas unos pocos aplauden, porque absortos, ausentes y abstraídos tratan de entender el ilegible récipe que la vida le recetó. Pero igual, lo levantan del asiento para hacer su referencia llena de gratitud como si de un poliedro se tratara.

Definitivamente una labor llena de buena nota que, el Señor Ricardo alterna los medio días con su trabajo oficial de Contador, el que lo mantiene.

No les menciono la canción que escuché porque no la recuerdo, les mentiría si les contara. Pero si sé que me resultó la cábala.

Son los héroes anónimos, sea el que fuere, los que tienen poderes de verdad.

Macu Miguel

Derechos de publicación cedidos por la autora a Infovzla.

One thought on “Héroes de la buena nota por Macu Miguel”

Comments are closed.