Las prostitutas venezolanas ganan más vendiendo dólares que sexo

Por Anatoly Kurmanaev

http://www.bloomberg.com

Publicado el Jun 9, 2014 5:44 PM GMT+0200

La llegada de un carguero liberiano con marineros ucranianos, árabes y filipinos significa sólo una cosa para Elena: dólares. Y las lechugas son las reinas en Venezuela, asegura esta prostituta venezolana de 32 años de edad.

A pocas horas de enterarse de la inminente llegada del barco, ya empacó sus cosas y va camino a la desmoronada ciudad de Puerto Cabello. Se trata de un viaje de 450 km (unas 280 millas) desde su hogar en el estado Zulia, al oeste de Venezuela; y Elena hace esta travesía cada vez más frecuentemente a medida que la economía se contrae, el Bolívar se devalúa y los precios se disparan.

Las prostitutas ganan más del doble desempeñándose también como traficantes de divisas en Puerto Cabello. Ellas son las casas de cambio para los marineros en un país donde comprar y vender dólares en la calle es un delito, pero la prostitución no lo es. En el mercado negro, el dólar vale 11 veces más que su tasa oficial, ya que se han vuelto cada vez más escasos en una economía que importa el 70% de los bienes que consume.

“Hoy en día el dólar es el rey, pero conseguirlos tiene su precio”, comenta Elena (quien usa un pseudónimo para proteger su identidad), desde una habitación en un burdel de Puerto Cabello. “Sí, conseguimos dólares para cubrir las necesidades de nuestras familias, pero tenemos que vender nuestros cuerpos para conseguirlos.”

Los beneficios de su oficio están amontonados en la habitación del burdel Blue House – paquetes de arroz, harina, azúcar y aceite – productos que otros venezolanos tienen que hacer largas colas para comprar a precios regulados en el mercado, si es que logran conseguirlos.

Mercado negro

El bolívar ha subido de 23 a 71 por dólar en el mercado negro desde que el presidente Nicolás Maduro sucedió a su mentor Hugo Chávez en abril de 2013. El gobierno endureció el cambió de divisas para frenar la salida de reservas, que están lo más bajas que han estado en una década. La tasa de cambio oficial, reservado para las importaciones de alimentos y medicinas, es de 6,3 bolívares por dólar.

La escasez de dólares está convirtiendo a Venezuela en una sociedad de dos niveles, similar a la Unión Soviética y Cuba, comenta Steve Hanke, profesor de economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. Los que tienen acceso a dólares, como las prostitutas, los agentes de viajes, los taxistas de aeropuerto y los expatriados logran protegerse de la inflación vendiendo sus billetes verdes a tasas cada vez más altas. Los que no lo logran, están viendo decaer su nivel de vida.

En un país donde la prostitución es legal, Maduro tilda de “perverso” al mercado negro de dólares, alegando que fue planeado por la burguesía para destruir su gobierno socialista.

Industria en crecimiento

En un intento por detener el aumento de la tasa no oficial en estos 11 años desde que Chávez comenzó a controlar el precio del bolívar, las autoridades han tratado encarcelando a los comerciantes, cerrando las casas de cambio y creando cuatro sistemas de cambio paralelos.

La prostitución se ha convertido en la única industria en auge en el puerto más grande de Venezuela. El burdel Blue House está limpio y bien cuidado, con patio y cocina, y donde las mujeres reciben tres comidas al día. En el exterior, las plazas y las calles adoquinadas del centro colonial están en ruinas, y el olor de las aguas negras impregna las pilas de basura.

“Antes trabajaba para mantener a mi hijo y a mi madre, ahora mantengo a mi familia entera”, dice Paola, otra porstituta que, como Elena, viene del Zulia y prefiere no decir su nombre real. “Los dólares son la única manera de sobrevivir. Los salarios en bolívares de mis tíos y primos no significan casi nada hoy en día”.

Las prostitutas de Puerto Cabello cobran una tarifa fija de $60 por hora. También ayudan a los extranjeros a conseguir habitaciones, tarjetas telefónicas y taxis; les cobran en dólares y luego le pagan a los dueños de los hospedajes y conductores en bolívares.

Escasez de dólares

Un típico intercambio de ese estilo con un extranjero que paga en dólares, hace que una prostituta gane cerca de 6,800 bolívares en honorarios y como mediadora de cambio de divisas en el mercado negro. El mismo servicio pagado en bolívares, el cual  Elena y sus amigas aceptan como último recurso y a regañadientes, les representa apenas 3000 bolívares.

“Podemos ganar más en dos horas aquí que trabajando en una tienda durante un mes”, comenta una prostituta que se hace llamar Giselle, mientras bebe un whisky de 12 años en el Club de Striptease 440.

La escasez de dólares ha llevado a una escasez generalizada en los supermercados, desde agua embotellada hasta papel higiénico, y disparó los precios en un 59% hasta marzo de este año, último mes del cual se tienen datos disponibles.

Este aumento en los precios, la creciente escasez y olas de crímenes han alimentado tres meses de protestas contra el gobierno, y que han costado la vida de al menos 42 personas.

Proteccionismo cambiario

El precio pagado por los inversionistas para protegerse contra el impago de la deuda venezolana subió 3 puntos base en el último mes hasta llegar a 987 puntos, la más alta del mundo, después de Argentina, según datos compilados por Bloomberg. El coste del incumplimiento crediticio implica un riesgo del 49% de que Venezuela deje de pagar a los poseedores de bonos del Estado en los próximos 5 años.

La economía se contrajo un 0,5% en el primer trimestre en comparación año pasado, de acuerdo con una estimación promedio de siete economistas encuestados por Bloomberg. Los economistas de Goldman Sachs Group Inc. pronosticaron el mes pasado que la economía venezolana se contraería un 1,3% este año. El producto interno bruto se expandió un 1% el año pasado, asegura el banco central.

“Venceremos al dólar paralelo” aseguró el 20 de marzo el vicepresidente de economía Rafael Ramírez al anunciar un nuevo mercado cambiario. El sistema, conocido como Sicad II, permite a las empresas y los particulares comprar dólares en cantidades restringidas a un precio aproximado de 50 bolívares por dólar, lo que representa una devaluación del 88% de la tasa de cambio oficial.

Retrato de Chávez

El bolívar se ha desplomado un 17% en el mercado negro desde que se inició Sicad II, de acuerdo con la tasa de seguimiento de dolartoday.com.

Un portavoz del ministerio de finanzas de Venezuela, quien no puede ser nombrado debido a políticas internas, no respondió a las llamadas telefónicas ni a un email solicitando su opinión sobre la tasa de cambio del mercado negro. Un portavoz de la oficina de Maduro, quien también pidió no ser identificado debido a políticas internas, se negó a comentar sobre el plan del presidente venezolano para frenar el aumento de la tasa del mercado negro, la inflación y la escasez.

Luis Alberto Paredes es proveedor de bebidas, vive con su hermana y su madre de 85 años de edad bajo los restos de una casa colonial cubierta por una chapa de aluminio ondulado en el viejo distrito de negocios de Puerto Cabello. Sus paredes y techo están adornados con banderas y carteles de Maduro, Chávez y el Partido Comunista de Venezuela, y su quiosco móvil está cubierto de fotos del alcalde oficialista Rafael Lacava.

Sin embargo, este hombre de 52 años de edad, está perdiendo la confianza en el sucesor de Chávez. “Maduro ha sido un fracaso total”, dice mientras se toma un café en casa. “La gente se está hartando. Creo que esto va a explotar más pronto que tarde”.

Estanterías vacías

El señor Paredes, quien vive con un salario mínimo de aproximadamente de 4.200 bolívares al mes (unos 60 dólares al cambio de mercado negro), dice que tiene que comprar los granos de café para su quiosco a revendedores ambulantes y paga por lo menos 9 veces más del precio regulado, ya que los supermercados están escasos de alimentos.

La última vez que el banco central publicó cifras de escasez fue en enero, y para entonces, uno de cada cuatro productos básicos no se encontraba en las tiendas.

El porcentaje de hogares que viven por debajo de la pobreza aumentó 6 puntos porcentuales, para llegar a 27,3% en el segundo semestre del año pasado, siendo el primer incremento desde el 2010, según el Instituto Nacional de Estadística. El 3 de junio, Maduro aseguró que las cifras de la agencia del gobierno no son oficiales.

Para mujeres como Giselle, Elena y Paola, la prostitución por dólares se ha convertido en un salvavidas que las mantiene a flote de la pobreza.

“No hemos estudiado, no tenemos educación. ¿Qué haríamos ahora si paramos? “, se pregunta Giselle. “¿Trabajar por un salario mínimo que ni siquiera alcanza para la comida? Si no estuviéramos aquí vendiendo nuestros cuerpos, estaríamos viviendo en la calle”.

 

Fuente Original: Kurmanaev, Anatoly.” Venezuelan Prostitutes Earn More Selling Dollars Than Sex”.

http://www.bloomberg.com. . . 16.06.2014.

http://www.bloomberg.com/news/2014-06-09/venezuela-prostitutes-earn-more-selling-dollars-than-sex.html

Foto principal: Vladimir Marcano/Bloomberg

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl