¡Pregúntese por la “causa”!

Por Paula Vásquez Lezama

TalCualDigital.com – Junio 9, 2014

Uno se pregunta por qué el movimiento masivo de protesta que los venezolanos han protagonizado contra el gobierno de Maduro no se ha beneficiado de una simpatía internacional que lo haga visible, audible y comprensible. Sé que me repito con esto, pero es que esta especie de velo sobre lo que ocurre en Venezuela es intrigante y a veces me pregunto si el problema no tiene que ver con la incapacidad que hemos tenido como sociedad opositora para construir una « causa » que se haga inteligible en el ámbito internacional.

¿Cuál es la “causa” que nos mueve? ¿Qué le proponemos a Venezuela y al mundo como alternativa a esta cosa que nos gobierna? Esa ha sido quizás la discusión en torno a la concepción misma de « la salida », que esa noción de “salida” no es una causa porque no mueve una idea-fuerza que sea un proyecto sino que supone una condición sine qua non para proponer un proyecto de sociedad: que Maduro y los treinta tipos que tienen secuestrados los poderes de la republica se vayan. Así pues, nuestras “causas” van evolucionando al ritmo de los desmanes del gobierno.

La reivindicación de ahorita es que liberen a los estudiantes presos y que liberen a Leopoldo López. Eso es lo urgente, claro. Pero se soslaya el debate por la urgencia de sacarlos de la cárcel. No es que la liberación no sea importante, es que el rol de la MUD, por ejemplo, debería ser justamente el de construir una causa. Pero pareciera que ese sector de la oposición venezolana, el más organizado políticamente, ha quedado atrapado en el presente y no tiene un discurso que federe a la sociedad acerca del futuro. Quizás por una razón. Porque la MUD se comporta como si en Venezuela hubiera una democracia que permita hacer oposición, mientras que el régimen instaurado por Chávez y perpetrado por Maduro pareciera que no pueden ser contestados por una oposición sino por una resistencia, ya que no hay instituciones políticas. La MUD tiene un rol de resistente que ha tenido que asumir a pesar suyo. Además, estamos ante una coyuntura que exige un tipo de militantismo para el cual no hemos sido formados. El militantismo que tenemos no tiene muchas retribuciones, es a veces ingenuo y voluntarioso y no quiere sentarse a pensar sino que quiere actuar a como dé lugar. Claro, la provocación, la intimidación y la represión de los que tiene el poder es inmensa. Pero las formas de resistencia han sido estudiadas, concebidas y vividas y la historia de las diferentes resistencias en el mundo enseñaría mucho a esa masa voluntariosa que quiere actuar a toda costa. Veo una especie de eterno presente… se ha instalado un eterno presente en Venezuela desde febrero, el régimen de Maduro secuestra el futuro, los resistentes no quieren saber nada del pasado ni entenderlo. Todos viven pues en el presente, en el día a día, dictado por escasez de alimentos y de medicamentos. A la resistencia venezolana la atrapó el más temible de los presentes, el de la crisis eterna, el del esfuerzo de al menos sobrevivir sin que haya ninguna posibilidad de ejercer la ciudadanía.

 

Fuente Original: Vásquez Lezama, Paula. “¡Pregúntese por la “causa”!”. TalCualDigital.com. Junio 9, 2014.

http://www.talcualdigital.com/nota/visor.aspx?id=103847&tipo=AVA

Derechos de publicación cedidos a #infoVnzla por Paula Vásquez Lezama

@infoVnzl