¿Venezuela abandonará el Chavismo?

Por David Frum, colaborador de CNN. 19 de febrero, 2014.

Nota del Editor: David Frum, colaborador de CNN, es editor colaborador en The Daily Beast. Es autor de ocho libros, incluyendo la novela Patriots, y el libro electrónico post electoral Why Rommey Lost. Frum, fue un asistente especial para el Presidente George W. Bush desde el 2001 hasta el 2002.

(CNN) –  Una semana de demostraciones en Venezuela. Tres personas asesinadas, docenas de heridos; y docenas más arrestados o encarcelados. Esbirros en pro del régimen intimidan a los estudiantes de escuelas y de universidades. La pregunta ya se está formulando: ¿Finalmente se está quebrando el Chavismo en Venezuela?

Hugo Chávez murió de cáncer hace casi un año, y la pregunta que flota sobre Venezuela es cuánto tiempo puede este extraño régimen sobrevivir después de su partida.

Un país con una población menor a la de Canadá, tiene más asesinatos que los Estado Unidos. La inflación excede el 56%. Bienes básicos, desde papel higiénico hasta el vino sacramental han desaparecido de las tiendas. Un régimen que se describe como “socialista” ha enriquecido masivamente a los familiares y amigos del presidente anterior. Las luces de las calles se vuelven tenues por la noche, porque en un país con una de las reservas energéticas más grandes del planeta, no pueden proveer suficiente electricidad.

El régimen de Chávez ha mantenido el poder a través de cuatro herramientas principales, de las cuales todas, menos una, han desaparecido o están despareciendo.

La primera herramienta era la propia personalidad cautivante del presidente fallecido. Venezuela tiene una historia nacional amarga, y nadie había expresado mejor el resentimiento y las necesidades de las clases subordinadas y castas que Hugo Chávez. En una nación donde históricamente la élite era de apariencia europea, el rostro de Chávez proclamaba su descendencia indígena y de esclavos africanos. Hacía chistes, se enfurecía, concedía favores a los barrios y se hizo enemigo de la clase alta tradicional.

Por contraste, la característica más resaltante de la personalidad del sucesor elegido por Chávez, Nicolás Maduro, era su arrastrada sumisión ante el líder que lo elevó de chofer de autobús a uno de los puestos más altos del gobierno.

Venezuela expulsa a tres oficiales diplomáticos de los Estados Unidos

La segunda herramienta de poder de Chávez fue el astuto despliegue de la riqueza petrolera de la nación para comprar el apoyo de los votantes favorecidos. Si apoyabas a Chávez y podías recibir una casa gratis llena de electrodomésticos, un puesto en el gobierno, o por lo menos un nuevo parque infantil.

Chávez mantuvo el precio de la gasolina a centavos por galón, y ofreció arroz y granos subsidiados en los supermercados del gobierno. Al mismo tiempo, retiró la protección policial de los vecindarios más adinerados que lo detestaban, implementando la violencia criminal como una herramienta de facto de represión política.

Ahora, sin embargo, a Venezuela se le está acabando el dinero para pagar estas conspiraciones de apoyo comprado. Las industrias están cerrando sus puertas porque no pueden obtener divisas para comprar partes esenciales. La tasa de interés de la deuda venezolana sobrepasó el 15%. La economía, que logró un crecimiento del 1% en el 2013, ahora se reduce, ya que la producción de la actividad económica, exceptuando el petróleo y el gas, se frenó por completo.

La tercera herramienta de poder de Chávez era el control de los medios de comunicación. Estaciones de televisión independientes se eliminaron. La escasez del papel periódico y otras presiones se usaron para forzar la venta de la prensa independiente a simpatizantes del gobierno. Pero hoy en día, en la edad moderna, es difícil cortar el acceso de información a las poblaciones, especialmente para un régimen en ruinas e incompetente en lo técnico como lo es el de Venezuela bajo el Chavismo. Venezuela no es China, ni siquiera es la Rusia de Putin. Las personas que entienden cómo funciona el Internet, se oponen abrumadoramente al gobierno.

La cuarta y última herramienta de poder era la represión descarada. El propio Chávez siempre usó esta herramienta con moderación. Él prefería la represalia económica ante sus oponentes en lugar de la violencia. En vez de pelear con ellos, los mandaba al exilio. Politizó las Fuerzas Armadas y la policía, pero dudaba en usarlos, quizás porque, al fin y al cabo, no confiaba en ellos completamente.

Cuando visité Venezuela en el 2010, todos hablaban de unas unidades policiales élites de paramilitares cubanos que Chávez supuestamente tomó prestadas de Fidel Castro. Pero el cambio también está llegando a Cuba, y si esas unidades alguna vez existieron, definitivamente no se han visto en las batallas de las últimas semanas. En vez, Maduro se apoya en sus matones locales.

Quizás el ejemplo de Siria inspira a Maduro a pensar que puede aferrarse al poder sí sus fuerzas asesinan a suficientes personas. Pero Venezuela está ubicada en un vecindario muy diferente, no solo está cerca de los Estados Unidos, pero también de las democracias de Colombia y Brasil, que desaprueban una dictadura asesina. (Maduro ha dicho que la oposición está organizando un “golpe en desarrollo” y emitió una orden de arresto por cargos de conspiración y asesinato contra el líder de la oposición; el partido del líder de la oposición culpa al gobierno de la violencia.)

Chávez tenía un conocimiento instintivo de qué tan lejos podía llegar. Si el sucesor de Chávez comparte o no el conocimiento de esos límites, ellos aún existen y, sin haberlos cruzado, el régimen de Chávez puede haber agotado los recursos que necesita para sobrevivir.

Como lo ha demostrado el régimen de los Castro en Cuba, un sistema de autoritarismo moribundo puede tardar mucho en morir. Pero los hermanos Castro se tomaron muy en serio el aferrarse al poder. El chavismo no se tomó en serio nada.

Fuente Original: Frum, David. “Will Venezuela abandon Chavismo”CNN. Feb. 19, 2014.

http://edition.cnn.com/2014/02/17/opinion/frum-venezuela-chavismo-in-trouble

Foto principal: Foto: Joka Madruga / Terra Livre Press

Traducido by #infoVnzla

@infovnzl