La tasa de inflación real de Venezuela podría ser seis veces la tasa oficial

Por Roberto A. Ferdman

QUARTZ. Publicado el 24 de febrero de 2014

Uno de los reclamos que ha llevado a decenas de miles de venezolanos a protestar en las calles durante las últimas dos semanas ha sido la incapacidad del gobierno para poner freno a la elevada inflación. No cuesta mucho entender el descontento de la gente: las cifras oficiales sitúan la tasa de inflación anualizada en un 56%, una de las más altas del mundo. Existen razones para creer que incluso esta elevada cifra realmente representa una drástica subestimación de la tasa de inflación real de Venezuela.

Según el profesor de economía de la Universidad Johns Hopkins, Steve Hanke, el problema de la tasa oficial de Venezuela es que no tiene en cuenta la intensa actividad que se desarrolla en el mercado negro. El índice de escasez del país, que hace un seguimiento del porcentaje de productos de la cesta básica que son escasos, se acerca al 30%. Esto significa que es difícil para los venezolanos conseguir más de una cuarta parte de las cosas que quieren comprar. La lista actual incluye harina, maíz, mantequilla e incluso papel higiénico. Los controles gubernamentales establecidos con el objeto de mantener los precios artificialmente bajos, han tenido el efecto contrario habiendo desalentado la producción y exacerbado la escasez.

El desplome del bolívar desde que el presidente Nicolás Maduro asumió la presidencia tampoco ha ayudado. La pérdida de valor de la moneda local se ha traducido en una reticencia de los venezolanos a mantener bolívares, optando más bien por acumular divisas extranjeras como el dólar estadounidense.

El resultado ha sido que prácticamente cualquier cosa que se puede comprar en el mercado abierto puede revenderse a un precio mayor, a veces en dólares, en el mercado negro. “Los precios de la economía venezolana son con creces más elevados que los precios controlados que usa el gobierno”, dijo Hanke. “La tasa de inflación se sitúa claramente por encima de lo que muchos están proyectando; alcanza los tres dígitos”. Según un proyecto del Instituto Cato sobre monedas que atraviesan dificultades y que estima la inflación implícita conforme a los precios del mercado negro de un país, la tasa de inflación de Venezuela alcanzó un 330% la semana pasada, lo que equivale a casi seis veces la tasa oficial.

Falta por verse si las protestas, que han recurrido a barricadas en las calles como manera de perturbar el orden, empeorarán los males económicos de Venezuela. Al menos cabe la posibilidad de que este tipo de tácticas exacerben las carencias de productos en el país. Según Hanke, “es probable que las protestas empeoren la situación marginalmente, pero la economía está tan patas arriba que es posible que ni siquiera se perciba su impacto”.

Fuente Original: Ferdman, Roberto, F. “Venezuela’s real inflation may be six times the official rate”.  QUARTZ . 24 de febrero de 2014.

http://qz.com/180390/venezuelas-real-inflation-may-be-six-times-the-official-rate/

Foto principal: Reuters/Susana Vera

Traducido por #infoVnzla

@infoVnzl