Los venezolanos lloran a Chávez, pero las protestas no se detienen

Por Jorge Rueda, AP

The New York Times – 05-03-2014

Caracas, Venezuela – Miles de venezolanos lloraron el pasado miércoles la muerte del presidente Hugo Chávez, durante el primer aniversario de su fallecimiento, mientras tropas de la Guardia Nacional disparaban gases lacrimógenos y perdigones a activistas opositores del gobierno, que continuaron las protestas en calle a pesar de las conmemoraciones.

Nicolás Maduro, el sucesor de Chávez, anunció con rabia que rompería relaciones con Panamá, país al que acusó de ser un “lacayo” de Estados Unidos, en lo que ha catalogado repetidamente, como una conspiración para derrocar su gobierno mediante diarias protestas callejeras, que han dejado al menos 18 muertos desde mediados de febrero.

Maduro dice que tomó la decisión porque Panamá solicitó a la Organización de Estados Americanos estudiar la situación en Venezuela. El gobernante considera que la OEA está dominada por el gobierno de Estados Unidos, que ha negado estar actuando en contra del gobierno de Venezuela.

“No aceptamos la intervención de nadie, porque nuestra política internacional es una política de paz, de cooperación, de respeto, y de unión latinoamericana anti imperialista”, indicó Maduro.

El Ministerio de relaciones exteriores de Panamá emitió una declaración expresando “asombro” ante la acción de Maduro, y catalogó sus comentarios como “insultos inaceptables.” Negó que la solicitud ante la OEA de discutir el caso de Venezuela fuera injerencia en los asuntos de Venezuela, afirmado que la propuesta tenía “el único propósito de ayudar a juntar a las diferentes partes en el país hermano”.

Venezuela está hundida en una crisis económica y protestas diarias en contra del gobierno, y el miércoles no fue la excepción, cuando estallaron manifestaciones en al menos seis ciudades.

“La Guardia Nacional atacó con mucha furia contra la gente, y usaron tractores para quitar violentamente las barricadas”, dijo Mari Marcano, una manifestante de la turística Isla de Margarita. “Lanzaron muchas bombas lacrimógenas y dispararon perdigones”.

En el inquieto estado central de Lara, el líder de un pequeño partido centro-izquierdista de oposición, Héctor Alzaul Planchart, fue asesinado por asaltantes desconocidos cuando salía de la oficina de su partido en Barquisimeto, según reseñan los medios.

A pesar de las protestas, el pomposo aniversario de la muerte de Chávez fue un momento de tristeza y nostalgia para muchos venezolanos. Miles asistieron al desfile en la capital para honrar al líder socialista quien murió de cáncer el 5 de Marzo del 2013.

“Esto no es un aniversario, es como si estuviéramos de luto,” dijo Gledis Hernández, de 43 años, quien llevó a su hija y a su sobrina al desfile en homenaje en Caracas. Dijo que Chávez le dio un apartamento cuando su casa fue destruida por las inundaciones, pero “ahora estamos viviendo una situación muy triste.”

Los vendedores ofrecían camisetas, prendedores (pins) y sombreros de Chávez. A su llegada al área, los visitantes recibieron un periódico que titulaba “¡Chávez vive!” en la primera página, e insertada había una figura de cartón de Chávez montado una bicicleta. Dentro, tanques y soldados desfilaron frente a Maduro, quien saludaba mientras aviones militares rugían en el cielo.

El desfile militar comenzó una conmemoración de 10 días, y contó con la presencia de amigos de Chávez como: el presidente de Bolivia, Evo Morales; el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega; y el presidente de Cuba, Raúl Castro, entre otros. Luego participaron en una ceremonia en el mausoleo donde se encuentra el cuerpo Chávez, y posteriormente siguió el estreno del documental de Oliver Stone, “Mi amigo Hugo”.

Maduro parece estar en un callejón sin salida con la oposición. Su administración no presenta señales de derrumbarse, pero parece que no puede detener las protestas lideradas por los estudiantes. Mientras, avanza con un esfuerzo de paz que la oposición llama absurda y el canciller rechaza las ofertas de mediación extranjera.

La inflación en Venezuela llegó a 56% el año pasado, reduciendo el poder adquisitivo de los más necesitados, a quienes Chávez sacó de la pobreza usando las ganancias de petróleo del Estado.  Hasta comprar alimentos se ha vuelto una odisea diaria, en la que los venezolanos deben salir de caza para poder encontrar productos como harina, aceite y papel higiénico, además de tener que esperar horas en filas cuando tienen la suerte de conseguirlos.

Luisa Teresa Guzmán, de 64 años, dijo que todavía llora por Chávez. Vistiendo una boina roja, camisa roja y pantalones rojos en la entrada del área del desfile, afirmó que Maduro puede llevar adelante la revolución. “Por eso Chávez lo dejó a cargo”.

Pero un mes de protestas ha llamado la atención internacional a las luchas en el país.

En San Antonio de los Altos, estado Miranda, los manifestantes cerraron vías, pero fueron dispersados por cientos de tropas de guardias nacionales, policía nacional y otras autoridades, con bombas lacrimógenas y perdigones. También se reportaron protestas en Valencia, San Cristóbal, Mérida y Barinas.

Rubén Velásquez, de 44 años, quien se retiraba del área del desfile, dijo que las protestas son simplemente una expresión de lo que vive la gente en este momento en Venezuela.

Explicó que la vida ha empeorado en todos los sentidos desde la muerte de Chávez, especialmente en cuanto a la economía y el crimen. Él apoya a Maduro, pero solo hasta cierto punto, porque trabaja en la agencia de aduana del gobierno.

“Si las cosas se le escapan de las manos (a Maduro), no creo que tenga el apoyo de nadie”, dijo Velázquez.

Fuente original: Associated Press – Rueda, Jorge. “Venezuelans Mourn Chavez but Protests Don´t Break”. The New York Times.  Marzo 05, 2014. http://www.nytimes.com/aponline/2014/03/05/world/americas/ap-lt-venezuela-chavez.html?ref=americas&_r=2