Manifestaciones en Venezuela

[Actualidad Internacional France24.com]

Traducción de la entrevista de Renée Fregosi, politóloga de la EHESS y el Instituto de Altos Estudios de AL:

Periodista: [En Venezuela] enfrentamientos entre estudiantes y fuerzas del orden, enfrentamientos que ocasionaron doce muertos en unas manifestaciones que comenzaron contra la inseguridad y la vida cara, dan lugar hoy a un cuestionamiento más amplio del poder de Nicolás Maduro, el presidente, que convocó para este miércoles una conferencia por la paz en presencia de todas las partes involucradas. Renée Fregosi está con nosotros para hablar del asunto. Usted es directora de investigaciones en el Instituto de Altos Estudios de América Latina en París, politóloga y especialista en que perdura Venezuela. Gracias por estar con nosotros. ¿No es la primera vez que la protesta empieza por manifestaciones estudiantiles en Venezuela?

Renée Fregosi: Sí, no es la primera vez, no sólo en Venezuela, por cierto. Los jóvenes se movilizan más espontáneamente y, en este caso, los jóvenes son blanco privilegiado de la criminalidad y en particular de unos grupos que se podrían llamar secciones de asalto o camisas rojas [como las SA, las secciones de asalto, también llamadas camisas pardas, los colectivos armados de los nazis]. Porque, como se sabe, quien estudia en la universidad suele formar parte de las clases medias que es el blanco privilegiado de la criminalidad, y por lo demás los estudiantes son sumamente sensibles a los ataques a las libertades, a los derechos humanos. Fueron entonces los primeros que se movilizaron, pero en realidad toda la población venezolana está abrumada por la situación económica, la inseguridad, la escasez. La vida es cada vez más invivible, de hecho. Lo cierto es que los estudiantes están apoyados por la mayoría de la población.

P:  Se vio efectivamente a la oposición salir a la calle al lado de los manifestantes.

RF: Por supuesto. Porque se le oye a menudo decir al poder y a analistas en Francia que la oposición política es la derecha. El gobierno los trata de fascistas, de nazis. Lo hace con verdadero cinismo, porque la oposición es una alianza de izquierda y de centro. En la oposición, están por ejemplo desde gente de izquierda, como Tedoro Petkoff, antiguo izquierdista, hasta los partidos descompuestos y recompuestos de Acción Democrática y de Copei. Pero no se trata de ningún modo de la derecha política. La derecha política no existe, no hay una derecha organizada políticamente. Son progresistas, que apoyaron a Capriles, Henrique Capriles, quien por lo demás ganó probablemente las últimas elecciones.

P: Él denunció fraudes.

RF: Sí, Maduro, pienso yo, robó su elección. Está también eso, el sentimiento en la población de que…

P: ¿Es algo demostrado?

RF: Hay un dossier enorme, análisis convergentes, muchos elementos convergentes. El asunto es, en todo caso, que la forma en que se dio el proceso da el sentimiento a gran parte de la población de que le robaron de algún modo la elección, y eso añade al descontento.

P: Usted mencionaba varios motores de la protesta: la inseguridad, la escasez, la inflación.

RF: ¡No es poca cosa! La escasez alimenticia. Pero son el signo de una desidia, una incapacidad para administrar no solamente la economía, sino también lo social y lo político. Venezuela es un país opulento, pero no sólo por el petróleo, sino también por los recursos de su tierra. Ahora bien, cuando uno se percata de que ese país importa ahora hasta más de noventa por ciento de los productos ¡alimenticios! provenientes especialmente, por cierto, de los Estados Unidos, ¡es una locura! Todos los circuitos de producción y de distribución agroalimenticios quedaron perturbados. ¡En fin, parece que uno estuviera en la vieja Unión Soviética! ¡Escasez de papel toilette, de pasta de dientes, de todos los bienes de consumo corriente!

P: La falta de papel toilette se convirtió cuando Hugo Chávez en un símbolo de las carencias sistémicas en la gobernabilidad venezolana. ¿Han cambiado las cosas con la llegada al poder de Maduro? ¿Se consigue papel toilette en los supermercados?

RF: No, de la misma forma que nunca se conseguía en la Unión Soviética. Se trata del mismo tipo de fenómeno, mutatis mutandi, por supuesto, pero no en cuanto a lo esencial. No puede mejorar con Maduro, obviamente, puesto que se trata de la continuación del mismo sistema autoritario que perdura, y se sabe muy bien que, sobre todo en período de crisis, la democracia es la que permite manejar los conflictos pacíficamente. Es la definición misma de la democracia. Ese gobierno no es democrático, y los problemas no se resuelven con autoritarismo, ni se administra con autoritarismo una economía compleja, evidentemente.

P: Pero Chávez podía alardear del apoyo de amplios sectores de la población. ¿Qué hay del paisaje político venezolano de hoy? ¿Sigue siendo así? ¿Quienes apoyaban a Chávez apoyan hoy en día a Nicolás Maduro?

RF: Primero hay que ver que ya Chávez había perdido progresivamente apoyos, a la vez de grandes personalidades, como por ejemplo el general Baduel, que lo salvó del golpe de Estado en 2002, que está en la cárcel ¿sabe? condenado porque se opuso a Chávez, que había fundado el movimiento de Chávez en los años 80, un viejo compañero, que terminó en la cárcel porque tuvo la osadía de oponerse a él, al “socialismo bolivariano”. Perdió el apoyo de personalidades, pero sobre todo apoyo popular. Pero es cierto que Chávez era un hombre inteligente, brillante y que seducía. De modo que conservaba aún un cierto apoyo popular, y sobre todo mantenía juntas las distintas facciones del chavismo. En particular, tenía en sus manos los ingresos de Pdvsa, que le permitían comprar gran cantidad de votos. Cosa que Maduro ya no puede hacer. Maduro no congrega los distintos grupos chavistas. Él pertenece a un grupo. Pero los demás… Por eso mismo asistimos a una especie de escalada en el seno del poder chavista: “¡la culpa la tiene la oposición!” Sobrepujan todos verbalmente para mostrar cuál es el más fuerte, cual es el más supuestamente “de izquierda” contra la “derecha”. Hay conflictos internos también.

P: Maduro no tiene el mismo carisma que Chávez, y no tiene entonces la misma capacidad de seducción de los venezolanos. Maduro convoca para esta semana, para el miércoles, una conferencia de la paz. Todo el mundo se tiene que reunir para negociar. Usted parece escéptica.

RF: Diría: “farsa”. Para que se dé una verdadera conferencia, una verdadera negociación, la oposición tendría que tener al fin el derecho de expresarse. Usted sabe que ya no queda ninguna radio, ni televisión sobre todo, privada, independiente en la cual la oposición pueda expresarse. No hay ninguna libertad de expresión ni para los políticos ni para la prensa en general. Una verdadera negociación significa reconocer a la oposición como un interlocutor en igualdad de condiciones. Pero ese no es el caso. Los intentos de negociación en lo anterior, hace algunos meses, fueron una especie de show. No se reconoce a la oposición. Esa es la dimensión autoritaria. Maduro fue formado en Cuba. No tiene la noción de que la oposición, la minoría, que en este caso puede muy bien ser la mayoría, tenga derechos.

P: ¿Cómo calmar entonces la protesta, la rabia?

RF: Pienso que tendrá que haber probablemente, como pasó en Ucrania, una intervención internacional. Estoy muy asombrada, muy decepcionada por los gobiernos de izquierda latinoamericanos. En Europa es lo normal, estamos más volteados hacia Europa. Pero en América Latina el gobierno brasilero, el chileno podrían enviar a sus ministros de relaciones exteriores, que son gente brillante, que conoce perfectamente a los organismos internacionales, por haber sido ambos embajadores, Muñoz y Figueredo, para hacer por ejemplo una especie de intermediación, como se hizo en Ucrania.

P: Las manifestaciones duran desde hace tres semanas. Dije al principio que habían provocado doce muertos. Es una situación que vamos a seguir de cerca. Muchas gracias por habernos acompañado hoy…

 

Fuente Original:

Traducido por: #infoVenezuela